Anaphor – Figura retórica

Rueda en vivo

Hay días en los que sentimos
Como quien se fue o murió
Paramos de repente
¿O fue el mundo que creció?
Queremos tener una voz activa
En nuestro destino enviar
Pero he aquí que llega la medusa
Y lleva el destino ahí

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

Rueda del mundo, noria
Hidromasaje, rueca
El tiempo corrió en un instante
En el regazo de mi corazón.
(…)

Letra de Chico Buarque, 1968

En esta canción este estribillo se repite a lo largo de la letra, con cada verso hay una reanudación del estribillo. Toda la estrofa mantiene una estructura de repetición, que se puede llamar Anáfora. La repetición, en esta canción, caracteriza el hecho y su recurrencia, enfatizando el movimiento provocando en el oyente la sensación de los giros que da el tiempo.

El lenguaje ofrece muchos recursos para su construcción, en este caso el autor, Chico Buarque de Holanda, utiliza diferentes figuras de estilo. Vea a continuación lo que el recurso anáfora, o repetición, permite la escritura y la comunicación en general.

Es necesario pensar en el lenguaje como una expresión de pensamiento, emociones y creatividad. En otras palabras, el lenguaje se constituye como un medio que posibilita: la interacción social, la elaboración de tradiciones, la manifestación cultural, el registro de experiencias humanas; más allá de la comunicación diaria.

En este sentido, las figuras retóricas, ya sean de sintaxis o de pensamiento, de sonidos o de palabras, aparecen como una forma de expresar una emoción, de relatar una experiencia, y no solo un hecho, de dar efectos a las narrativas de la vida. o impactando la poesía.

Cabe señalar que las figuras de sintaxis, también llamadas figuras de construcción, corresponden a una disposición inesperada de palabras en las oraciones, o a una concordancia irregular. Esto implica que este tipo de figura retórica resulta de una desviación estructural de la norma gramatical. Sin embargo, existen algunas construcciones que también se caracterizan como figura sintáctica y que no interfieren directamente en la estructura phrasal, y menos aún en la norma gramatical. ANÁFORA es un ejemplo de figura de construcción que no modifica ni altera la estructura sintáctica de la oración.

De esta manera, ANÁFORA se representa en el lenguaje con el propósito de dar fuerza a lo que se quiere expresar, resaltar una situación o un sentimiento. ANÁFORA es la repetición de palabras o expresiones al comienzo de la frase, de un punto o de un verso, cuando se trata de poesía o letra de canciones, por ejemplo. La repetición puede tener como objetivo enfatizar y hacer que el mensaje sea más expresivo.

Siga el análisis de algunos ejemplos:

En esta pieza musical de Chico Buarque, hay una repetición de dos versos que se da a lo largo de la letra de la canción, dando a la narrativa contenida en ella la permanencia del evento. Es el paso de una banda, la repetición del hecho con las mismas palabras da un efecto imaginario a la música, como si fuera posible ver la escena de la banda pasar y cantar:

La banda

Estaba sin rumbo en la vida
Mi amor me llamó
Para ver pasar a la banda
Cantando cosas de amor

Mi pueblo sufriente
Se despidió del dolor
Para ver pasar a la banda
Cantando cosas de amor. (…)

Cabe señalar que en muchas construcciones que utilizan este recurso, la repetición de términos conduce a la lectura hacia una gradación de significado o incluso hacia una idea que se extiende por la palabra. La repetición le da al texto un exceso de ese significado. Tenga en cuenta este efecto en el siguiente texto:

Maneras de sentir el silencio

Se hizo el silencio al tocar las flores fúnebres de la pipa.
Se hizo el silencio mientras la estrella caía en llamas incandescentes.
Se hizo el silencio mientras el globo ardía en el aire.
Esa ausencia fue tan profunda y dolorosa,
no hubo sonido.
Joana pidió que le dijeran algo sobre su madre,
Había silencio.
El silencio ya era tanto que la ensordecía.
Gritó, gritó, gritó
De la desesperación Joana.
Hubo (solo) silencio.

(Leticia Gomes Montenegro)

El uso de anáforas es común, ya que es una estrategia lingüística simple, fácil de usar. La repetición de palabras construye en el texto, la mayoría de las veces textos versificados, una rica expresividad y un ritmo agradable. En la oralidad, la repetición es útil para el hablante que puede volver a la idea que desea reforzar varias veces.

Nótese un ejemplo de anáfora, en la que la palabra repetida tiene su significado modificado.

Parto del principio del cuerpo como metáfora de la vida.
Parto de una nueva vida que resignifica otro cuerpo.
Parto de una madre: luz para un niño.
Parto a otros destinos,
Direcciones de maternidad.
Paradas interminables.

(Leticia Gomes Montenegro)

Cada vez que se repite la palabra tiene un significado diferente al anterior; El “parto” como inicio, punto de partida de un viaje o un viaje. Dejo como el acto de parir, parir, parir. Y finalmente, comienzo con el verbo dejar para irme, seguir otras direcciones.

SOBRE LA ETMOLOGÍA DE LA PALABRA ANÁFORA: Viene del idioma griego. Representación: a-N-A = repetición y phéro = acción de apoyo o acción de mantenimiento. La palabra héroe se clasifica como verbo en griego.

Repetición según la lingüística textual

La repetición se puede utilizar como recurso para construir textualidad. Observe la posición del profesor Marcuschi (1977) mencionado en el libro Introducción a la Lingüística Textual, de la investigadora Ingedore Villaça Koch, las funciones que se destacan:

«Más que una característica del lenguaje hablado, la repetición es una de las estrategias de formulación textual más presentes en la oralidad. Debido a su maleabilidad funcional, la repetición asume un conjunto variado de funciones. Contribuye a la organización discursiva y al seguimiento de la coherencia textual; favorece la cohesión y la generación de secuencias más comprensibles; continúa la organización temática y ayuda en actividades interactivas. Todo ello da como resultado una textualidad menos densa y una mayor implicación interpersonal, lo que hace que la repetición sea fundamental en los procesos de textualización en el lenguaje hablado.”(KOCH, pág. 111, 112)

La lingüística textual también confiere a la repetición un valor persuasivo en los textos escritos, entre sus principales funciones está el refuerzo de la argumentación. Nótese este ejemplo en el que la repetición de la expresión “el modelo tradicional” refuerza el argumento de que la educación está condenada al fracaso:

O modelo tradicional de la educación, históricamente repetida, ya no funciona. El gran problema está en la idea de transmitir conocimiento de forma descontextualizada. Éste modelo tradicional, que niega las relaciones afectivas entre profesor y alumno, y centraliza el proceso en el profesor, devalúa los conocimientos previos de los alumnos y les falta el respeto en su naturaleza creativa y humana. Mientras que la modelo tradicional prevalecerán, la educación estará condenada a la derrota y los jóvenes permanecerán en este lugar no creativo sin acción en el mundo. (Leticia Gomes Montenegro)

Bibliografía:

BECHARA, Evanildo. Gramática portuguesa moderna. – 37. ed. rev., ampl. y actual. – Río de Janeiro: Nova Fronteira, 2009.

CASTILHO, Ataliba T. de. Nueva gramática del portugués brasileño. – 1. Ed., 4ª reimpresión – São Paulo: Contexto, 2016

CITELLI, Adilson. Lenguaje y persuasión. 15. Ed., 4ª reimpresión – São Paulo: Ática, 2002.

CUNHA, Celso y CINTRA, Luís F. Lindley. Nueva gramática del portugués contemporáneo. – 2. ed. Río de Janeiro: Nova Fronteira.

GARCIA, Maria Cecília. Mini-manual compacto de gramática portuguesa: teoría y práctica – 1. ed. – São Paulo: Rideel, 2000.

ILARI, Rodolfo. Introducción a la semántica: jugando con la gramática. 3. ed. – São Paulo: Contexto, 2002.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *