Anatomía felina – Anatomía de los gatos domésticos – Biología

|Estás en: Home » Definición » Anatomía felina – Anatomía de los gatos domésticos – Biología

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Los gatos pertenecen a un gran grupo de animales carnívoros, que son representantes populares de jaguares, tigres, leopardos, leones y gatos domésticos. Para entender mejor la anatomía felina, describiremos, de forma general, las anatomía felina más común: el gato doméstico.

Anatomía general del esqueleto.

El esqueleto de los gatos tiene alrededor de 244 huesos y se divide en esqueleto axial y apendicular. El primero contiene el cráneo, la mandíbula, el esternón, 13 costillas y la columna vertebral, que consta de 7 vértebras cervicales, 13 torácicas, 7 lumbares, 3 sacras y de 20 a 24 caudales. El esqueleto apendicular contiene, en cada miembro anterior, escápula, húmero, radio, cúbito, 8 huesos carpianos, 5 huesos metacarpianos y 3 falanges en cada dedo. A su vez, el hueso pélvico soporta los miembros pélvicos, en los que están presentes el fémur, la rótula, la tibia, el peroné, los 7 huesos del tarso, los 4 huesos metatarsianos y las falanges.

Una particularidad de estos animales es que no tienen dedo gordo del pie o son rudimentarios.

Ilustración del esqueleto de un gato. Linda Bucklin / Shutterstock.com

Anatomía del salto y la velocidad.

La combinación de huesos, articulaciones y músculos permite que los felinos, representados aquí por los gatos, sean buenos cazadores y alcancen grandes velocidades.

La columna vertebral carece de ligamentos, que en estos animales son sustituidos por músculos, y los discos intervertebrales permiten una gran flexibilidad. Así, la columna vertebral es muy flexible en sus movimientos, al igual que en el segmento cervical, que permiten un gran giro de la cabeza, facilitando la observación de presas en varias direcciones, así como movimientos precisos durante la depredación.

Los gatos, al igual que otros cuadrúpedos, no tienen huesos de clavícula, solo una región ósea de la escápula unida a los músculos, llamada apófisis coracoides. Esto permite zancadas más largas al correr y la capacidad de retorcerse en espacios reducidos.

El movimiento de las extremidades anteriores ocurre solo hacia adelante y hacia atrás y los codos están opuestos a las rodillas, por lo que es posible que el animal dé enormes impulsos. Además, la musculatura de los felinos tiene la capacidad de contraerse ampliamente como resortes, lo que le otorga una mayor explosión muscular. Estos factores anatómicos les permiten saltar hasta siete veces su altura y alcanzar unos 50 km/h en distancias cortas.

Otros aspectos de los gatos que permiten la locomoción a gran velocidad son: la potencia de los músculos de las extremidades, más robustos en la raíz y más delgados en los extremos; son digitígrados, es decir, se mueven sobre las puntas de los dedos, que están protegidos por densas y sensibles almohadillas y huesos sesamoideos. Estas características hacen que la extremidad sea proporcionalmente más larga, lo que aumenta la velocidad de la marcha.

La pata de un gato. Foto: Photick / Shutterstock.com

Toda esta capacidad corporal es suplida por el oxígeno, entre otros nutrientes, obtenido y distribuido por el sistema cardiovascular, que consta de dos pulmones y un corazón de cuatro cámaras, eficiente a las exigencias del organismo en movimiento y reposo.

Anatomía de la depredación y la alimentación.

Los gatos son depredadores efectivos, no solo en la carrera por capturar, sino en otras formas importantes, como se analiza a continuación.

En estos animales hay un cráneo muy fuerte, una cara acortada y una mandíbula móvil y muy flexible, lo que hace que la masticación sea potente.

La dentición es doble, formada por los dientes deciduos (popularmente llamados “dientes de leche”), que aparecen entre las 2 a 3 semanas de vida, y los dientes permanentes, que sustituyen a la primera dentición en unos 6 meses.

Las arcadas dentarias están compuestas por 12 incisivos, 4 caninos, 8 a 10 premolares y 4 molares. Tienen forma puntiaguda y caninos mucho más grandes que el resto, lo que les permite una alimentación carnívora, ya que pueden matar presas, sujetar, perforar y desgarrar la carne, que es resistente.

Las garras son cortas, curvas y penetrantes. Los gatos tienen articulaciones interfalángicas distales dispuestas de modo que las garras sean retráctiles, lo que las mantiene afiladas.

Los huesos del lomo del felino son más anchos, el músculo cutáneo del tronco tiene mayor extensión y la musculatura es fuerte, lo que le permite soportar el peso del tronco y transportar presas a largas distancias.

Por último, el aparato digestivo tiene estómago, intestino delgado y grueso y el recto, típico de los carnívoros.

Anatomía felina. Ilustración: decade3d – anatomía en línea / Shutterstock.com

Anatomía de la autolimpieza

Los gatos son conocidos por sus buenos hábitos de higiene. Esto lo permiten las extremidades pélvicas, que pueden girar hacia la cabeza, lo que permite la autolimpieza. La lengua es áspera, se utiliza en la alimentación y limpieza corporal, puede formar bolas de pelo y eliminarlas.

anatomía de los sentidos

El pelaje de los felinos actúa como termorregulador, manteniendo constante la temperatura corporal entre 38 y 38,5 °C, pero también tiene una función táctil y actúa en la comunicación, pues cuando despeina los pelos, muestra una reacción de ataque, haciéndolos parecer más grande. Las vibrisas son extensiones de cabello en la región de los bigotes, que actúan como órganos sensoriales, que perciben variaciones mínimas en las vibraciones, como pequeños terremotos.

Las pupilas de estos animales son elípticas, verticales cuando hay mucha luz en el ambiente y redondeadas cuando hay poca, ya que se contraen y dilatan en adaptación al estímulo lumínico. Además, tienen la tapetum lúcido, una membrana detrás de los ojos que refleja la luz hacia la retina y hace que sus ojos brillen en la oscuridad y mejora la visión nocturna. Contienen riboflavina y zinc, la variación en la cantidad de estos compuestos es lo que provoca la variación de color de animal a animal. Además, los ojos tienen párpados y una membrana nictitante.

La musculatura del oído es amplia e independiente, por lo que mueven el oído hacia el sonido y tienen cámaras de resonancia en el cráneo, agudizando la audición, así como el olfato que, además de la nariz, utilizan los órganos de Jacobson, dentro de la boca para percibir el olor y las feromonas.

Por último, el equilibrio de los gatos es notorio, ya que siempre caen de pie. Esto se debe a una combinación de coordinación entre el sistema nervioso, la musculatura de todo el cuerpo, la cola y las garras.

Anatomía de la reproducción

El útero de las gatas es bicorne, es decir, tiene una bifurcación en su cuerpo. Tienen vagina y vulva.

Los machos tienen 2 testículos dentro del escroto, que está fuera del cuerpo y mantiene la temperatura adecuada para la reproducción. El pene es corto y tiene espículas queratinizadas. Así, la ovulación de la hembra no recibe estimulación hormonal y se desencadena por el dolor, que se adapta al pene del macho, que estimula la ovulación durante la cópula, por el dolor desencadenado por estas espículas.

Referencias

DA SILVA, Luana Thamires Rapóso et al. ATLAS VIRTUAL DE ANATOMÍA DEL GATO (AVAG). Disponible: http://www.eventosufrpe.com.br/jepex2009/cd/resumos/r1277-1.pdf. Consultado el 22/01/2020.

DICE, KM libro de texto de anatomía veterinaria. Río de Janeiro: Guanabara Koogan. 1997.

Fiocruz. gatos Disponible: http://www.fiocruz.br/biosseguranca/Bis/infantil/felinos.htm. Consultado el 22/01/2020.

PORTILHO, Gabriela; CASTRO, Marcia L.; CARO, Juliana; NADALE, Marcel. Gatos por dentro y por fuera. Revista Superinteresante, Ciência Mundo Estranho. 2019. Disponible en: https://super.abril.com.br/ciencia/gatos-por-dentro-e-por-fora/. Consultado el 22/01/2020.

ZAMITH, Adiel PL. Lecciones de osteología de animales domésticos. Actas de la Escuela Superior de Agricultura Luiz de Queiroz, v. 3, pág. 173-270, 1946.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

17 + nueve =