Anatomía vegetal – partes de las plantas – Biología

|Estás en: Home » Definición » Anatomía vegetal – partes de las plantas – Biología

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Como en el hombre y los animales, las plantas también tienen células, tejidos y estructuras organizadas, y el anatomia vegetal estudia todo el funcionamiento y organización de estas estructuras. Estudiará estructuras tanto internas como externas, y su origen se confunde con el descubrimiento de las células por Hook en 1663.

La organización básica de una planta consiste en Órganos Vegetativos (raíz, tallo y hoja) y Órganos Reproductivos (flor, fruto y semilla).

órganos vegetativos

Fuente

Raíz ramificada. Foto: Potapov Alexander / Shutterstock.com

Parte de la planta que en la mayoría de las especies se encuentra bajo tierra pero que en otras puede aparecer en la superficie. Tiene dos funciones básicas: fijación al sustrato y absorción de agua y sales minerales, pero también puede tener funciones de almacenamiento y conducción.

En algunos casos especiales, las raíces pueden adaptarse y terminar realizando otras funciones además de las ya mencionadas, como la fotosíntesis (en el caso de algunas orquídeas), la penetración en el tejido huésped (plantas parásitas), la constricción -estrangulación- del tronco. de árboles (algunas especies de higueras) o soporte aéreo para tronco y/o ramas.

También encontramos algunos tipos de asociaciones con otras especies que son importantes para las plantas, como la Micorriza, una asociación entre la raíz y los hongos. En este caso, el hongo convierte la materia orgánica en materia inorgánica ya cambio la raíz aporta aminoácidos y otros elementos que produce la planta.

Acechar

Estructura de soporte y conducción de plantas. Junto con las hojas forma el Sistema Cauline que les garantiza una buena ubicación para realizar la fotosíntesis de manera eficiente.

Todo el material producido en las hojas es transportado a la planta a través del sistema vascular hasta las raíces, flores y frutos. Así como todo el material que se obtiene de las raíces.

Además, encontraremos unas estructuras llamadas cogollos que se encargan del crecimiento de la planta. Están ubicados justo encima de los nudos (de donde provienen las hojas).

Algunos tallos también pueden realizar otras funciones, pueden ser fotosintéticos (un ejemplo es el espárrago), pueden almacenar agua y carbohidratos (cactus), pueden envolverse en otras plantas y lugares (plantas trepadoras) o pueden proteger ese vegetal (espina formación).)

Sábana

Estructura responsable de la fotosíntesis y el intercambio gaseoso. Está formado básicamente por el pecíolo (base de la hoja), limbo o lámina (la propia hoja) y vaina (que envuelve el tronco y fija la hoja).

Sus formas y tamaños dependen mucho de las condiciones del lugar donde vive esa planta. La disponibilidad de agua y la exposición solar son factores fundamentales e influyen directamente en este aspecto.

Además de la fotosíntesis (producción de alimentos), las hojas también son responsables de la respiración y la transpiración. Para ello cuenta con unas estructuras llamadas estomas, que funcionan como pequeñas puertas que permiten la entrada y salida del aire y el agua. Durante el día captan principalmente dióxido de carbono (un elemento esencial para la fotosíntesis) pero también captan oxígeno (utilizado en la respiración). Y por la noche, solo captan oxígeno. La transpiración es la liberación del exceso de agua de la planta que durante el día acaba evaporándose pero por la noche se acumula en gotitas sobre las hojas, el famoso rocío.

Fotografía de estomas en una hoja. Foto: Dimarion / Shutterstock.com

Al igual que las raíces y los tallos, las hojas también pueden adaptarse para realizar otras funciones en la planta, como defensa (con formación de espinas y producción de sustancias tóxicas), almacenamiento de agua (plantas suculentas), para capturar insectos (plantas carnívoras), proporcionar refugio para animales como hormigas y pequeños insectos, o no existen para evitar la pérdida de agua por parte de la planta.

Órganos reproductivos

Flor

Principal órgano reproductor de las plantas. Surgen de las axilas de las hojas y están formadas por el receptáculo y el pedicelo (tallo floral).

En el receptáculo encontramos el perianto, el androceo y el gineceo. El perianto presentará las estructuras que mejor conocemos de las flores, los pétalos (parte coloreada) y sépalos (pequeñas “hojas verdes” en la base de los pétalos, además de los estambres y carpelos que son importantes para la reproducción.

El androceo es el órgano masculino de las flores, donde encontramos los estambres que producen el polen, que se almacenan en unas estructuras llamadas anteras. Y el Gineceo es el órgano femenino, donde se producen los óvulos y encontramos los carpelos. Los carpelos están formados por el ovario, el estigma y el estilo. El estilo es el encargado de recibir y seleccionar el polen, el estigma conecta el estilo con el ovario que, a su vez, produce y alberga los óvulos.

Los pétalos que aportan el color de las flores, son los encargados de atraer a los polinizadores. En algunos casos, los estambres pueden no producir pólenes y comenzar a producir sustancias (néctares) para atraer también a los polinizadores.

Podemos encontrar flores aisladas (como las rosas) o en racimos llamados inflorescencias (como las flores Flamboyant).

Fruta

Es el desarrollo del ovario después de la fecundación del óvulo y tiene la semilla en su interior. Las funciones básicas del fruto son proteger, conservar y garantizar el desarrollo de las semillas.

Su forma está muy ligada a su forma de polinización, en este caso podemos tener frutos que pueden mantener su interior más húmedo para el desarrollo de las semillas, otros pueden formar alas que se abrirán y soltarán las semillas para que estas se extiendan con el viento. o agua. .

Semilla

Es el huevo fertilizado. Formado básicamente por el embrión y los tejidos nutritivos (endospermo y perispermo).

El embrión ya tiene estructuras jóvenes que darán lugar a la nueva planta, son la radícula (que dará origen a la raíz), el epicótilo (que dará lugar al tallo) y los cotiledones (que darán lugar a la raíz). hojas).

Esta última estructura es importante porque es parte fundamental de la clasificación de las plantas en monocotiledóneas o eudicotiledóneas.

Fuentes:

Judd et al. 2009. Sistemática de plantas: un enfoque filogenético. 3ª ed.; Editorial ArtMed;

Sano, PT, Mori, L., Biología: Botánica, Módulo 6, USP;

Appezzato-da-Glória, B.; Carmello-Guerreiro, SM; 2006. Anatomía vegetal. 2ª ed.; Editorial UFV

Cuervo, PH, RF Evert; SE Eichhorn. 1992. Biología vegetal. 5ª ed. Editores que valen la pena

Referencias en línea:

http://portal.virtual.ufpb.br/biologia/novo_site/Biblioteca/Livro_4/7-Anatomia_Vegetal.pdf

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

catorce − doce =