Angina bullosa hemorrágica: causas, síntomas y tratamientos

|Estás en: Home » Enfermedades » Angina bullosa hemorrágica: causas, síntomas y tratamientos

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

La angina ampollosa hemorrágica (ABH) es un trastorno recurrente en el que aparecen ampollas de sangre en la cavidad oral, aunque no existe un trastorno sistémico.

Esta condición, que fue caracterizada por primera vez por Badham en 1967, tiene una etiología desconocida; sin embargo, se sabe que este trastorno puede desencadenarse por traumas menores, como los que ocurren durante la alimentación o el tratamiento dental. Además, la ABH puede estar relacionada con el uso prolongado de esteroides inhalados, como probable consecuencia de la atrofia epitelial.

Aproximadamente el 11% de los pacientes con ABH son diabéticos y algunos informes indican que puede haber un patrón hereditario para esta afección. Sin embargo, aún es necesario realizar más estudios para corroborar ambas afirmaciones.

La ABH afecta con mayor frecuencia a adultos y ancianos, sin predilección por la etnia o el género.

Las ampollas no suelen causar dolor y se localizan en la transición entre el paladar blando y duro, pero también se pueden encontrar en la mucosa oral, labios, margen lateral de la lengua, epiglotis, aritenoides, faringe y esófago.

Algunos pacientes tienen ampollas solitarias en el paladar blando, mientras que otros tienen múltiples ampollas pequeñas que se presentan a intervalos regulares o irregulares.

La manifestación clínica más frecuente es una sensación de «escozor» en la ampolla, seguida de hinchazón del paladar blando. Dependiendo del volumen de la lesión, puede provocar la sensación de asfixia (disnea); sin embargo, la obstrucción de las vías respiratorias es poco común.

Las burbujas tienen un diámetro que varía, alcanzando entre 3 cm y 4 cm. Crece rápidamente, rompiéndose a los pocos minutos o pocas horas de su aparición, generalmente durante las comidas, lo que lleva a la extravasación de su contenido. El sangrado resultante de la ruptura de la ampolla generalmente conduce a la curación espontánea, lo que ocurre dentro de 1 a 4 semanas.

Se debe realizar un diagnóstico diferencial para otras enfermedades ampollosas, como el penfigoide de las mucosas, el penfigoide ampolloso, el liquen plano ampolloso y la epidermólisis ampollosa adquirida.

El pronóstico de la ABH es bueno y se suele realizar un tratamiento paliativo. La clorhexidina a menudo se receta para enjuagues bucales para prevenir infecciones secundarias y analgésicos. Sin embargo, según algunos investigadores, las burbujas de sangre que son demasiado grandes deben realizarse una incisión para evitar una posible obstrucción de las vías respiratorias.

AVISO LEGAL: La información proporcionada en esta página solo debe usarse con fines informativos y nunca debe usarse como sustituto de un diagnóstico médico por parte de un profesional calificado. Los autores de este sitio renuncian a cualquier responsabilidad legal que surja del mal uso de la información aquí publicada.
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

17 − 12 =