Bocio –

El agrandamiento anormal de la glándula tiroides se llama coto. Este aumento puede notarse cuando afecta a toda la glándula y forma un bocio (buche) difuso. Cuando involucra parte de la glándula, el bocio es nodular.

El bocio nodular también puede ser uninodular (solo un nódulo) o multinodular (dos o más nódulos). El bocio es más común en mujeres de 20 a 40 años.

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

En estas condiciones, la glándula tiroides puede aumentar (hipertiroidismo) o disminuir (hipotiroidismo) la producción de hormonas.

Hay varias causas posibles de agrandamiento de la tiroides:

– Enfermedades familiares resultantes de defectos en una o más de las diferentes etapas del proceso de síntesis hormonal.

– Falta de yodo en la alimentación.
– Tumores benignos o malignos.
– Multiplicación de folículos glandulares.

Los síntomas del bocio pueden ser estéticos (buche), consecuencias derivadas del aumento o disminución de la producción de hormonas, dificultad para tragar, y otros como tos irritante, dilatación de las venas del cuello, alteración del tono de voz, ronquera y dificultades respiratorias.

El diagnóstico se realiza mediante el estudio de la historia clínica e historia familiar del paciente, palpación de la región que presenta la hinchazón o nódulos, y para confirmar el diagnóstico se realizan dosis de hormonas directamente relacionadas con la tiroides (T3, T4 y TSH) .

Cuando la imagen sugiere la presencia de tumores de tiroides, se realiza una prueba llamada punción por aspiración.

Cuando no hay signos de un tumor, el bocio se puede tratar con medicamentos para controlar la falta o el exceso de hormonas tiroideas.

En los casos de tumores o en los casos en que el bocio esté comprimiendo las estructuras del cuello, está indicada la cirugía. Después de la cirugía, se realizan evaluaciones para averiguar si no hay restos del tumor o si es necesario un reemplazo hormonal para evitar el hipertiroidismo o el hipotiroidismo. Cuando todavía hay signos del tumor, el tratamiento se realiza con yodo radiactivo.

Actualmente, existe una ley que exige la adición de yodo a la sal de mesa, especialmente en lugares donde la dieta de las personas es deficiente en este elemento.

Son alimentos ricos en yodo: mariscos, sal marina, verduras como berros, cebollas y rábanos, y frutas como piñas y ciruelas.

AVISO LEGAL: La información proporcionada en esta página solo debe usarse con fines informativos y nunca debe usarse como sustituto de un diagnóstico médico por parte de un profesional calificado. Los autores de este sitio web renuncian a cualquier responsabilidad legal que se derive del mal uso de la información aquí publicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *