Budismo: origen, características, filosofía y enseñanzas

, |Estás en: Blog Filosofía Budismo: origen, características, filosofía y enseñanzas

Ver en PDFimage_printImprimir

Budismo es una doctrina filosófica y espiritual, originada en la India, en los siglos. VI a.C. y tiene como precepto la búsqueda del fin del sufrimiento humano y así lograr la iluminación. Sus principios se basan en las enseñanzas de Siddhārtha Gautama, conocido como Buda, que significa «Despertado» o «Iluminado».

Los budistas, por lo tanto, no adoran a un dios o dioses, ni tienen una jerarquía religiosa rígida, siendo mucho más una búsqueda individual en comparación con las religiones monoteístas occidentales.

El budismo, nacido en India, ha pasado por numerosas etapas evolutivas. Al principio de su carrera se dividió en dos ramas importantes en su lugar de nacimiento, el Mahayana, el gran vehículo, y el Hinayana, el pequeño vehículo. Su lado tibetano, también conocido como budismo vajrayana o lamaísmo, debido a que tiene un mayor número de miembros en esta división, heredó la línea de pensamiento Mahayana o Maaiana, sostenida y desarrollada por la doctrina de los lamas.

Este budismo tiene como principal protagonismo la venerable presencia del Dalai Lama, aunque no se estructura en forma de institución. El término ‘lamaísmo’ deriva de la palabra tibetana ‘lama’, que tiene el significado de ‘maestro’ o ‘superior’, generalmente relacionado con los monjes tibetanos, particularmente aquellos que permanecen en la cima de la jerarquía monástica. Es tradicional en el Tíbet la existencia de Monasterios, en los que la interacción entre los alumnos y los lamas es notable.

Características del budismo

El budismo se caracteriza por una serie de enseñanzas que guían al ser humano a desprenderse de todos los defectos inherentes a la humanidad, como la ira, los celos, la envidia para desarrollar cualidades como el amor, la generosidad, la sabiduría, etc.

El budismo, por tanto, es una actitud hacia el mundo, ya que sus seguidores aprenden a desprenderse de todo lo transitorio, lo que se traduce en una especie de autosuficiencia espiritual. En el universo budista, que no tiene principio ni fin, el Nirvana sería la etapa ideal, pero esto no se puede enseñar, solo se percibe.

El karma es un tema destacado en el budismo. Según esta idea, las buenas y las malas acciones (que surgen de la intención mental) traerán consecuencias en los próximos renacimientos. En cada uno de ellos, el ser tendrá la oportunidad de soltar todo aquello que le impida alcanzar la perfección.

Por tanto, el renacimiento, proceso en el que atravesamos vidas sucesivas, es precisamente el ciclo donde se busca romper el sufrimiento para ascender a las moradas más puras. Este círculo vicioso de sufrimiento se llama «Samsara«y se rige por las leyes del Karma. Por lo tanto, el camino previsto en el budismo es el «Camino Medio», es decir, la práctica del no extremismo, tanto físico como moral.

Buda

Buda no es una entidad particular para los seguidores de la doctrina, sino un título otorgado a un maestro budista oa todos los que han alcanzado la realización espiritual del budismo. Así, Buda en hindú significa «el iluminado» o «el despierto».

El primer Buda fue Siddhartha Gautama, un príncipe de la dinastía Sakia en India, que lo dejó todo para dedicarse a la vida espiritual. Nacido en 563 a. C., su vida está resumida por sus seguidores en nacimiento, madurez, renuncia, búsqueda, despertar y liberación, enseñanza y muerte.

Buda
Estatua de Siddhartha Gautama

Siddhārtha Gautama se crió en el lujo, se casó y tuvo un hijo, pero en su juventud descubrió la realidad del sufrimiento humano y se sorprendió. Conoció a cuatro personas: una anciana, una enferma, otra muerta y, finalmente, un asceta, y se preguntó por el origen de todo eso.

Sin embargo, fue cuando conoció a este religioso asceta, que se mortificaba bajo un estricto ayuno, que pensó que allí estaba la respuesta a sus preguntas. Entonces, se afeitó la cabeza con humildad, cambió su ropa suntuosa por el modesto atuendo naranja, y se lanzó al mundo en busca de explicaciones para el enigma de la vida.

Después de siete años de privación, Gautama eligió la sombra de una higuera sagrada y comenzó a meditar, permaneciendo así hasta aclarar todas sus dudas.

Durante este tiempo, se produjo el despertar espiritual que estaba buscando. Iluminado por una nueva comprensión de todas las cosas de la vida, se dirigió a la ciudad de Benarés, a orillas del río Ganges. Su idea era transmitir a los demás lo que le había sucedido.

Origen del budismo

El budismo nace cuando Siddhārtha Gautama decide compartir su camino con otros para llegar al final del sufrimiento.

Su doctrina se mezcla con las creencias del hinduismo convirtiéndola en una filosofía que se adapta fácilmente a cada región donde se instaló, así como a todo ser humano que deseaba aprenderla.

En los 45 años que predicó su doctrina, por toda la India, el Buda siempre mencionó las «Cuatro Verdades» y los «Ocho Caminos».

Además, resumió su pensamiento sobre la Regla de Oro:

«Todo lo que somos es el resultado de lo que pensamos«.

Solo siglos después de su muerte se llevó a cabo una reunión que definió los preceptos budistas, donde prevalecieron dos grandes escuelas: Theravada y Mahayana.

Enseñanzas del budismo

Monje budista
Monje budista

Las enseñanzas de Gautama, impartidas en el parque de la ciudad de Benarés, marcaron los caminos a seguir para llegar a la sabiduría de la moderación y la igualdad.

Según el budismo, hay cuatro verdades:

1. la vida es sufrimiento;
2. el sufrimiento es fruto del deseo,
3. termina cuando el deseo termina,
4. Se logra siguiendo las enseñanzas del Buda.

Con estas «Cuatro Nobles Verdades», el hombre tiene los elementos básicos para emprender el «Sendero de los Ocho Caminos».

Exigirán pureza de fe, de voluntad, de lenguaje, de acción, de vida, de aplicación, de memoria y de meditación.

De la tercera y cuarta vía, los seguidores de Buda extrajeron cinco preceptos, similares a los mandamientos cristianos judíos, ya que aconsejaban no matar, no robar, no realizar actos impuros, no mentir y no beber líquidos intoxicantes.

Escuelas budistas

Cuatro son las escuelas budistas más conocidas:

En ellos prevalece el camino de la liberación a través de las Tres Joyas:

  • El Buda como guía;
  • Dharma como ley fundamental del universo;
  • La Sangha como comunidad budista.

La expansión del budismo

Estatua de Buda gigante en Hong Kong.  Foto: Bule Sky Studio / Shutterstock.com
Estatua de Buda gigante en Hong Kong. Foto: Bule Sky Studio / Shutterstock.com

Durante los tres siglos que siguieron a la muerte de Gautama, el budismo se extendió por toda la India antigua. Terminó teniendo más adeptos que el propio hinduismo, la religión tradicional del país.

Pero, tras extenderse por Asia, desapareció del país de origen, dando paso al hinduismo. En el curso de la expansión, tomada por la ruta comercial de la seda, atravesó todo el Este.

La doctrina original difirió, se volvió menos rigurosa, se adaptó a las necesidades espirituales de la gente sencilla. Esta forma de budismo se llamó Mahayana, o «vehículo más grande».

En el Tíbet, la doctrina se fusionó con la religión antigua. bueno po, luego a la deriva hacia el lamaísmo. En Birmania, Tailandia, Laos, Camboya, Ceilán y Vietnam, el budismo siguió siendo ortodoxo, llamándose hinayana, o el «vehículo más pequeño».

Poco a poco, los peregrinos chinos y los monjes budistas hindúes comenzaron a cruzar las montañas, como misioneros. Uno de los peregrinos, Hsuan-Tsang (o Xuanzang), salió de China en 629, cruzó el desierto de Gobi y llegó a la India. Allí, durante 16 años, recopiló datos sobre el budismo y escribió, según la tradición, más de mil volúmenes.

La dinastía Tsang prevaleció en China y miles de personas se convirtieron al budismo. Entre otras religiones, el confucionismo, O Taoísmo, O zoroastrismo, El budismo fue el que tenía los conceptos más profundos y con el tiempo se fue ramificando en muchas sectas. Alrededor del siglo VII, el budismo llegó a Corea y Japón, que después de la conversión del príncipe Shotoku Taishi, se convirtió en una religión nacional.

En el siglo siguiente, el budismo llegó al Tíbet, pero ya ha cambiado mucho. Fue introducido por Padma Sambhava, un monje budista hindú.

La religión oficial ya estaba en grave declive. Se fusionó fácilmente con nuevos conceptos y la lamaísmo. Esto transformó al Tíbet en un estado teocrático, gobernado por el Dalai y Panchen Lamas – Los monjes lamaístas consideraban la reencarnación de las santidades.

El budismo entró en Europa en 1819, donde el alemán Arthur Schopenhauer desarrolló nuevos conceptos, muy cercanos al budismo. En 1875 se fundó la Sociedad Teosófica, que fomentó la investigación sobre las religiones asiáticas. El budismo se ha expandido por todo el mundo y hay templos budistas en varios países de Europa, América y Australia. Los líderes budistas llevan sus conceptos de vida alrededor del mundo, adaptándose a cada sociedad.

Budismo tibetano

El Budismo tibetano , solo lo conocen los investigadores europeos, quienes así se refirieron a esta religión tibetana para diferenciarla del budismo indio, destacando así la naturaleza mágica del lado tibetano. Pero, en teoría, desde el punto de vista de otros historiadores, no hay diferencias notables entre estas dos ramas.

El budismo practicado en el Tíbet tiene como meta un viaje espiritual solitario, ejerciendo la gloriosa función de guiar al viajero por el camino, apoyarlo y ofrecerle un viaje seguro por una escalera que garantiza la posibilidad incesante del progreso del alma. Los rituales y las fiestas ceremoniales llevan al aprendiz a una primera fase de serenidad. Entonces comienza la etapa tántrica, que provoca la desmaterialización de las luchas internas, sublimandolas hasta convertirlas en pura energía.

El budismo tibetano comprende cuatro realidades esenciales: todo es sufrimiento; la fuente del sufrimiento es el deseo; debemos liberarnos del sufrimiento; el camino intermedio, que se traduce en el ejercicio de la paciencia, la vigilancia y el discernimiento de pensamientos desequilibrados.

El ejercicio de la meditación en este aspecto del budismo siempre va acompañado de ritos mejorados, que incluyen la lectura de ‘saddhanas’ o textos litúrgicos, visiones mentales de imágenes y el acompañamiento de instrumentos musicales. También se asocia con la praxis artística, traducida en pinturas, esculturas y otras formas de arte.

El Mahayana se basa en el ejercicio de la compasión y el conocimiento esencial de la vacuidad, que despierta en el Hombre la exigencia de la práctica de la piedad. Surgieron así los Bodhisattvas, entidades correspondientes a los santos del catolicismo, de los que destacan cuatro: Maitreya, Avalokitesvara, Manurri y Amitabha. Esta invasión de los dioses en el cosmos antes deshabitado del budismo original se debe al carácter popular de esta religión en el Tíbet, que a menudo se opone a la vena doctrinal. Es un legado de la religiosidad ancestral de esta región.

Así, el lamaísmo se basa, por un lado, en la doctrina filosófica menos conocida y practicada, y en la expresión que surge de las tradiciones del pueblo tibetano, que tiene una tonalidad mágica intensa, que no está presente en los monasterios. Los principales movimientos budistas en el Tíbet son el nyingma, el kagyu, el gelug, la escuela a la que está adscrito el Dalai Lama, y ​​el sakya.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario