Cáncer de testículo: síntomas, tratamiento y prevención

Los testículos, también llamados gónadas masculinas, son dos órganos ovalados ubicados dentro del escroto que juegan un papel clave en la producción de esperma y hormonas masculinas como la testosterona. Aunque hay dos, es posible vivir normalmente con un solo testículo, en caso de extirpación quirúrgica o atrofia.

O Cancer testicular se presenta con baja frecuencia ya diferencia de otros tipos de cáncer que suelen aparecer en personas mayores, afecta a personas jóvenes, entre las edades de 15 y 50 años. En estos pacientes, es probable que esté confundido, o incluso enmascarado, por la inflamación de los testículos (llamada orquiepididimitis) y el epidídimo, que es el canal ubicado detrás del testículo que recolecta y transporta los espermatozoides.

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

Uno de los factores de riesgo que puede estar asociado con la aparición del cáncer es la criptorquidia, es decir, la permanencia del testículo fuera del escroto después del nacimiento. También se consideran otros factores como el trauma crónico y los síndromes genéticos.

Síntomas

El síntoma más común es la hinchazón de los testículos y la aparición de un nódulo pequeño, duro y generalmente indoloro. A menudo, el cambio encontrado puede ser una infección, lo ideal es buscar atención médica inmediata para su evaluación y obtener un diagnóstico temprano. Otros cambios se consideran importantes para el diagnóstico de cáncer, como dolor en la parte inferior del abdomen y sangre en la orina.

Diagnóstico

Como la principal manifestación clínica del cáncer de testículo es la aparición de una masa dura, el diagnóstico se suele realizar durante un autoexamen o en una cita médica de rutina. Ante la sospecha clínica, se realiza una ecografía escrotal para confirmar la enfermedad. Se solicitan otras pruebas, como el análisis de sangre, que mide los marcadores tumorales que son importantes para el diagnóstico y el tratamiento. La tomografía pélvica, torácica y abdominal son importantes antes y después de la operación, ya que ayudan a determinar la extensión de la enfermedad.

Un punto diferente en el diagnóstico de cáncer de testículo es el hecho de que la biopsia para verificar el tipo histológico del tumor solo se realiza después de la extirpación quirúrgica del tumor, a diferencia de la gran mayoría de tumores que utilizan los resultados de la biopsia para orientar la tratamiento. Esto se debe al riesgo de propagar la enfermedad a través de la aguja que se usa para la biopsia. Si se diagnostica temprano, las tasas de curación son altas.

Tratamiento

Inicialmente, el tratamiento es quirúrgico, por vía inguinal (orquiectomía radical), para extirpar el testículo afectado. La recuperación suele ser rápida y no compromete la potencia sexual ni la función reproductiva si solo se extrae un testículo. Si existen signos de metástasis, el tratamiento indicado es la quimioterapia con o sin radioterapia. La complementación dependerá de la investigación que evalúe la presencia o posibilidad de que la enfermedad se propague a otros órganos.

Un punto importante sobre el tratamiento del cáncer de testículo es el riesgo de infertilidad inducida por quimioterapia o cirugía. Lo que está indicado en estos casos, para pacientes que aún quieren tener hijos, es el almacenamiento de esperma en un banco.

Prevención

Como se desconoce la causa del daño al órgano y tampoco hay forma de evitarlo, se recomienda un autoexamen mensual de los testículos. En la infancia, el examen del pediatra es importante para comprobar si el descenso de los testículos al escroto se ha producido con normalidad.

AVISO LEGAL: La información proporcionada en esta página solo debe usarse con fines informativos y nunca puede usarse como sustituto de un diagnóstico médico por un profesional calificado. Los autores de este sitio renuncian a cualquier responsabilidad legal que surja del mal uso de la información aquí publicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *