Cáncer de vulva: causas, síntomas, tratamientos y prevención

O cáncer de vulva es raro, corresponde al 3 al 4% de los cánceres ginecológicos. Suele afectar a mujeres mayores, sobre todo en la menopausia, alrededor de los 70 años. Puede ocurrir en mujeres más jóvenes, pero generalmente mayores de 50 años y su desarrollo es lento.

La vulva es el órgano más externo del sistema femenino, correspondiente a los órganos reproductores femeninos externos. Los labios mayores, los labios menores, el clítoris, el introito vaginal y las glándulas de Bartholin son parte de la vulva, que ayudan a lubricar la vagina durante las relaciones sexuales.

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

En la mayoría de los casos, el carcinoma de células escamosas es el tipo histológico más frecuente, aproximadamente el 90% de los cánceres de vulva son causados ​​por este tipo.

Como la mayoría de los casos ocurren en mujeres mayores, la atrofia de la vulva está asociada con la enfermedad. La atrofia vulvar, también conocida como vaginitis atrófica, es el resultado de la falta de producción de la hormona femenina estrógeno y provoca sequedad e inflamación de las paredes vaginales. Sin embargo, al igual que el cáncer de cuello uterino, el virus del VPH juega un papel importante en el desarrollo del cáncer de vulva y está presente en varios casos, especialmente en mujeres más jóvenes.

Síntomas

Como el desarrollo de este cáncer es lento, al principio suele ser asintomático. Entre los principales síntomas descritos, el picor, sensación de ardor, dolor al orinar y dolor durante las relaciones sexuales, aparición de heridas similares a verrugas, enrojecimiento y cambios en el color de la piel de los labios mayores son los más reportados.

Diagnóstico

El diagnóstico de cáncer de vulva suele ser tardío, porque al afectar a mujeres mayores y la búsqueda de servicios de salud se ve más comprometida, muchas veces por vergüenza.

Después de la anamnesis, se realiza una biopsia, donde se extrae un pequeño fragmento del tumor para su análisis histopatológico. Al tratarse de una región externa, la biopsia se realiza habitualmente en la clínica, con anestesia local.

Otras pruebas de imagen están indicadas para analizar la extensión de la lesión, como la tomografía, la radiografía de tórax y la tomografía por emisión de positrones, llamada PET-CT, que permite evaluar todos los focos de enfermedad en el cuerpo, para verificar la existencia de metástasis.

Tratamiento

La prescripción terapéutica dependerá del tamaño y estadificación clínica de la lesión. El tratamiento es básicamente quirúrgico, sobre todo vulvectomía simple, enfocado a extirpar el tumor de la vulva y un margen de tejido normal por seguridad, preservando así el órgano. Los ganglios linfáticos de la ingle se analizan y pueden extirparse. Si es necesario, se realiza un tratamiento de radioterapia adyuvante.

En casos más graves, está indicada la vulvectomía radical, que extirpa la vulva, parte del tejido sano circundante y los ganglios linfáticos de la ingle.

En casos de recurrencia, es decir, el regreso de la enfermedad, está indicada una combinación de radioterapia y quimioterapia. Esta misma indicación también sirve para casos más avanzados de la enfermedad, donde se ha extendido. En estos casos, la extirpación quirúrgica aún puede ser una opción, pero asociada con la extirpación de parte del colon, recto, vejiga, útero, cuello uterino y / o vagina, según la extensión de la enfermedad.

En los casos de lesiones precancerosas, denominadas neoplasia intraepitelial vulvar, el tratamiento se basa en la terapia con láser, que es eficaz y elimina las células atípicas.

De manera rutinaria, el examen pélvico se utiliza para analizar la vulva. Por lo general, este examen va seguido de una prueba de Papanicolaou, que se utiliza para analizar el cuello uterino e identificar las lesiones causadas por el VPH.

Prevención

Como el VPH está asociado con el cáncer de vulva, la lucha contra el virus es una medida preventiva, aunque no todos los casos están asociados con una infección viral.

El uso de condones es eficaz y la vacunación contra el VPH puede prevenir la aparición de casos de cáncer en el futuro. El tabaquismo también debe abordarse, ya que está asociado básicamente con todos los tipos de cánceres.

Es importante que la mujer conozca su cuerpo y, ante cualquier cambio, busque un médico especialista.

Lea también:

Fuentes:

https://www.hcancerbarretos.com.br/cancer-de-vulva

https://www.accamargo.org.br/tipos-de-cancer/vulva

AVISO LEGAL: La información proporcionada en esta página solo debe usarse con fines informativos y nunca debe usarse como sustituto de un diagnóstico médico por parte de un profesional calificado. Los autores de este sitio web renuncian a cualquier responsabilidad legal que se derive del mal uso de la información aquí publicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *