Cepa o Cepa – Biología

|Estás en: Home » Definición » Cepa o Cepa – Biología

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Los virus son partículas infecciosas, no consideradas seres vivos por la mayoría de los científicos, aunque existe controversia, porque solo se replican en el interior de la célula huésped. Estos microorganismos, invisibles a simple vista, tienen un solo tipo de material genético, ya sea ADN o ARN, y este juega un papel importante en la genética del virus. Tienen una gran capacidad de mutación, es decir, se modifican a sí mismos con gran facilidad, creando nuevos virus con material genético diferente al que les dio origen. Esta alta tasa de mutación significa que prácticamente cada partícula viral contiene un genoma que es diferente de los demás. Así que tenemos lo que llamamos un nuevo presion o presion viral. Los virus, especialmente los virus de ARN, tienen un alto grado de variabilidad, como resultado de fenómenos como mutaciones y recombinaciones de segmentos específicos de su genoma.

Por definición, en biología, la cepa se refiere a un grupo de descendientes con un ancestro común que comparten similitudes morfológicas o fisiológicas.

Estas mutaciones pueden ocurrir espontáneamente en el genoma viral, o ser inducidas por agentes físicos y químicos, creando la nueva cepa con propiedades que la diferencian de los virus parentales o salvajes. Las nuevas cepas pueden identificarse por pequeñas diferencias en la secuencia de nucleótidos, diferencias antigénicas o incluso diferencias en las propiedades funcionales y estructurales. Estas mutaciones pueden o no tener un efecto dañino sobre el virus. Algunas de las mutaciones, que ocurren en genes esenciales, pueden generar resistencia a los medicamentos antivirales y alterar la patogenicidad viral.

También surgen nuevas cepas virales por interacciones genéticas entre virus o entre virus y células.

La virulencia del virus también depende de la cepa viral (algunas variantes son más virulentas que otras), la dosis o carga viral que recibe el huésped, la vía de inoculación y la susceptibilidad del huésped. Las cepas y variantes tienen diferentes propiedades biológicas y diferentes grados de virulencia.

Cuando estamos infectados por un virus, nuestro sistema de defensa (sistema inmunológico) lo reconoce y lo combate, eliminándolo del organismo y generando un recuerdo, es decir, en una segunda infección, el sistema reconoce y combate al patógeno de forma inmediata, impidiendo que causando daño. Sin embargo, cuando los virus sufren mutaciones en su genoma y producen nuevas cepas, es como una nueva especie viral, que puede volver a causar daño. La gripe es un buen ejemplo, el H1N1 es una cepa o cepa del virus de la gripe que es famosa por causar síntomas más fuertes. El virus del VIH es otro ejemplo, ya que muta rápidamente y ha desarrollado muchos serotipos desde su identificación.

Fuentes:

MURRAY, PATRICK R.; ROSENTHAL, KEN S.; PALLER, MICHAEL A. Microbiología médica. 6ª ed. ed. Elsevier, 2009.

TORTORA, GJ, FUNKE, BR, CASE, CL Microbiología. -8. ed.-Porto Alegre: Artmed, 2005.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario