Costillas – Anatomía del cuerpo humano

|Estás en: Home » Definición » Costillas – Anatomía del cuerpo humano

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Las costillas son estructuras encargadas de proteger y estructurar la región torácica. Son huesos en forma de semiarco que se conectan con un hueso central llamado esternón, formando así una gran caja para la protección de órganos como los pulmones y los riñones. Consta de un armazón formado por 12 pares de huesos. Estos huesos se clasifican en tres grupos principales:

  • costillas reales: dividido en siete pares que se articulan directamente al esternón a través de los cartílagos costales;
  • costillas falsas: dividido en tres pares que se articulan indirectamente con el esternón, también conectados por los cartílagos costales, que se unen a través de la séptima costilla.
  • costillas flotantes: divididas en dos pares, son falsas costillas que no se articulan con el esternón y quedan libres, sirviendo de origen e inserción de estructuras musculares y protegiendo órganos como los riñones y parte del hígado. Se articulan solo con las vértebras T11 y T12.

Nombres de los principales huesos de la caja torácica. Ilustración: solar22 / Shutterstock.com

Las costillas, junto con el esternón (hueso situado en la región media del tronco) y los cartílagos costales forman uno de los mayores elementos de soporte del cuerpo en lo que a estructuras anatómicas se refiere. Los arcos costales están unidos a la columna torácica, formando así lo que llamamos en anatomía la caja torácica. Las costillas están unidas a las doce vértebras torácicas, protegiendo así órganos importantes para el funcionamiento del organismo. Cada una de las costillas se articula directamente con la vértebra correspondiente, es decir: el primer par se articula con la vértebra T1, el segundo par se articula con la vértebra T2, y así sucesivamente.

Los cartílagos costales son componentes importantes en la composición estructural de las costillas, ya que ayudan en la movilidad de la caja torácica en su conjunto. Como los primeros siete pares de costillas albergan principalmente los pulmones y el corazón, es necesario que la caja tenga movilidad para que se produzca la expansión durante la fase inspiratoria de la respiración. Están compuestas básicamente por cartílago hialino, que representan las articulaciones esternocostal (costilla 1 a 7) y condrocostal (8 a 10) y se clasifican como anfiartrosis por movimientos respiratorios.

Las costillas también se consideran estructuras de gran importancia en el origen e inserción de la musculatura del diafragma. Este músculo es de gran importancia en la anatomía, siendo el encargado de dividir la cavidad torácica de la cavidad abdominal, además de ser considerado el principal músculo involucrado en el proceso respiratorio. Se considera una lámina musculofibrosa curva, en forma de cúpula, estando fijada en tres porciones: esternal, costal y lumbar. La forma de inserción de esta musculatura facilita la movilidad de las estructuras óseas y cartilaginosas durante la respiración, facilitando así la expansión y mantenimiento del posicionamiento de cada una de las estructuras involucradas.

La caja torácica protege los órganos tanto en la región superior del tronco como en la región superior del abdomen. La región del pecho (tronco superior) protege órganos vitales como los pulmones y el corazón. La región superior del abdomen alberga los siguientes órganos protegidos por las costillas: hígado, riñones, páncreas, estómago y bazo.

Los doce pares de costillas se articulan directamente a las vértebras torácicas, estando en contacto con el cuerpo vertebral y la apófisis transversa de cada una de las 12 vértebras. Las costillas tienen algunas peculiaridades estructurales que las diferencian de otras estructuras. La primera costilla tiene algunas particularidades, tales como: cabeza de la costilla, cuello de la costilla, surco de la arteria subclavia, tubérculo del músculo escaleno anterior, surco de la vena subclavia. De la segunda a la duodécima costilla encontramos las siguientes estructuras: cabeza de la costilla (se articula con las vértebras torácicas), fóvea de la cabeza de la costilla, cuello de la costilla, tubérculo de la costilla, fóvea de la tubérculo de la costilla, ángulo costal. En la diáfisis ósea de la costilla aún podemos observar la superficie interna, la superficie externa, el borde superior, el borde inferior y el surco costal, por donde suelen pasar dos venas, una arteria y un nervio intercostal.

Lea también:

Referencias

NETTER, Frank H.. Atlas de anatomía humana. 2ª edición Porto Alegre: Artmed, 2000.

TORTORA, Gerard J. Cuerpo Humano – Fundamentos de Anatomía y Fisiología. Puerto Alegre. 4ª ed. Editorial Artmed. 2000

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

quince − catorce =