Defensor Público –

|Estás en: Home » Definición » Defensor Público –

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Durante mucho tiempo, los menos favorecidos han tenido dificultades para contratar un abogado profesional que actúe en defensa de sus derechos, especialmente cuando se trata de un litigio más especializado en el tratamiento o aplicación del recurso legal más adecuado. En el conjunto de la realidad brasileña, especialmente a partir de 1988, cuando se reafirmó el objetivo de construir una sociedad más justa y solidaria, los distintos segmentos sociales buscaron más intensamente la implementación de servicios y acciones afirmativas del Estado para dar sentido y practicidad a la realidad brasileña. programas que fueron redactados en la Constitución.

En el artículo 5 de la Carta Magna, donde se tratan los derechos y garantías individuales, se destacan algunos puntos que abordan la necesidad de implementar un Defensor más fuerte y más activo. Esto se debe a que disciplinan tales elementos:


XXXIV – están garantizados para todos, independientemente del pago de tasas:
a) el derecho a recurrir a las Autoridades Públicas en defensa de derechos o contra la ilegalidad o abuso de poder;

XXXV – la ley no excluirá de la evaluación del Poder Judicial el daño o la amenaza a los derechos;

LXXIV – el Estado brindará asistencia jurídica plena y gratuita a quienes demuestren insuficiencia de recursos;

Así, el ciudadano que necesita defender sus derechos, encuentra sustento en la Carta Constitucional que define que cualquier lesión o amenaza a los derechos no puede ser excluida de la apreciación del Poder Judicial, y para quienes no tienen recursos, el Estado debe brindar condiciones para la plena asistencia legal y gratuita.

En este nivel, se puede comprender la importancia de defensor público pues un gran contingente de la población brasileña, que no cuenta con recursos, necesita una acción más directa y oportuna de la Defensoría Pública para el ejercicio efectivo de sus derechos en su plenitud. Los artículos siguientes determinan la competencia legislativa y los objetivos de la Defensoría Pública previstos en la Carta Constitucional de 1988:

Art. 24. Corresponde a la Unión, los Estados y el Distrito Federal legislar concurrentemente sobre:

XIII – asistencia jurídica y defensa pública;

Art. 134. La Defensoría Pública es una institución esencial para la función jurisdiccional del Estado, siendo responsable de la orientación jurídica y la defensa, en todos los grados, de los necesitados, de conformidad con el art. 5to, LXXIV)

Como en el tema de la salud pública, que, según nuestra Constitución, toda persona debe tener derecho a acceder, a través de la atención médica, también entre los derechos individuales y colectivos previstos en el artículo 5. de la Carta Magna, incluye el derecho de acceso a la Justicia, que debe ser a través del abogado profesional. De la misma forma que no todo el mundo puede pagar un médico individualmente, y el Estado debe brindar atención médica, en el ámbito de la Justicia, el Estado también debe promover las condiciones para que los ciudadanos tengan acceso a una defensa técnica y patrocinada para los menos favorecidos.

El abogado público que trabaja en la defensa de intereses privados se denomina Defensor público. En Brasil, existen Defensores Públicos Estatales, que actúan en litigios fundamentalmente relacionados con asuntos privados y entidades públicas estatales en su localidad, y Defensores Públicos Federales que actúan en el campo involucrando a entidades públicas federales, tales como INSS, Secretaría de Ingresos Federal y la Unión. Recordando que los Defensores siempre actúan en defensa de las entidades privadas que se demuestre estar necesitadas, que eventualmente pueden necesitar defensa legal y legal en estos casos.

Debido a que la plantilla actual de Defensores Públicos de la Unión es bastante reducida en relación a la alta demanda de la población, en muchos casos los Defensores Públicos Estatales también trabajan en el ámbito federal para atender a las personas más necesitadas. Los casos típicos de acción de la Defensoría Pública del Estado en el Poder Judicial Federal son acciones que involucran al sistema de seguridad social, en particular al INSS.

Es importante destacar que, para determinar el grado de miseria, el requisito no siempre estará restringido a aquellas personas que tengan hasta cierto límite de ingresos familiares. Esto se debe a que existen situaciones en las que los ciudadanos, a pesar de recibir una remuneración bruta razonable, pueden encontrarse en una situación financiera tan crítica que se encuentran entre los más necesitados de la asistencia de la Defensoría Pública.

La Ley 1060/50, regula el tema de la gratuidad y los trámites que deben cumplirse para la obtención de la asistencia jurídica, en lo que se refiere a los procesos vinculados a la Defensoría Pública y también a todos aquellos procesos en los que el ciudadano necesite de forma gratuita el ejercicio de la su derecho a pedir o defender.

En algunos estados brasileños, la función de Defensor Público es asumida por abogados denominados Dativos, que son abogados designados por los Jueces para actuar en defensa de los necesitados, cuando faltan o faltan Defensores Públicos.

Al igual que los Jueces y Fiscales, los Defensores Públicos deben tener una experiencia mínima en el área del derecho, luego de su formación académica, siendo admitidos solo aquellos que efectivamente cuenten con credenciales para actuar como abogado de acuerdo con la Ley 8906/94 – Estatuto de la Ley. En el caso concreto, necesitan al menos 2 (dos) años de experiencia y experiencia legal, para optar a los exámenes y títulos, siendo nombrados y juramentados, previa aprobación oportuna, adquiriendo además estabilidad y algunas prerrogativas del cargo, en el fin de la etapa probatoria, precisamente para no interferir en su autonomía funcional.

Fuentes
BRASIL.Constitución de la República Federativa de Brasil de 10.05.1988.
BRASIL. Ley Federal Complementaria 80 de 1994 y sus modificaciones.
BRASIL. Ley Federal 1060 de 1950.
VICENTE, Petrúcio Malafaia, Defensoría Pública – Principios Institucionales 2a. Ed. Río de Janeiro: DP&A, 2001.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario