Derecho administrativo y principios constitucionales

|Estás en: Blog Derecho Derecho administrativo y principios constitucionales

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Es cierto que la ley viene impuesta inicialmente por las costumbres, la doctrina, la jurisprudencia y, fundamentalmente, por la aceptación por parte de la sociedad de su aplicabilidad.

En el caso del derecho administrativo, no es diferente. Esto se debe a que, como sabemos, para que un Estado o país funcione como una institución pública, es necesario estructurarlo en un contexto de máquina administrativa, que servirá exactamente para desarrollar las políticas y la implementación de los lineamientos del Estado, desde los aspectos macro a los aspectos de filigrana de un protocolo, en cualquier agencia pública.

En la perspectiva de que el derecho administrativo se ocupa de las relaciones de la administración pública con sus administradores (personas naturales y jurídicas), así como de la regulación interna y la regulación de la administración, en Brasil, también se entendió que establece a nivel constitucional , los principios fundamentales que deben regir el funcionamiento de la estructura administrativa, a saber: Legalidad, Impersonalidad, Publicidad, Moralidad y Eficiencia.

En nuestro país, quizás por la cultura de la regulación rigurosa y detallada, que está claramente representada en la Constitución Federal, el derecho administrativo también se compone de esta manera.

Por todo ello, la aplicación de la ley, con certeza jurídica, se cuestiona en ocasiones por la infinidad de normas, de todo tipo, en los más diversos niveles de la federación, además de los marcos y adaptaciones locales y sectoriales.

Teniendo la certeza de que la Constitución es la Ley Mayor del país, es necesario prestar atención a lo dispuesto en su artículo 37, que establece los principios antes descritos, para no perder la tranquilidad y seguridad jurídica, cuando el ciudadano o el profesional tratándose con cualquier entidad pública, momento en el que encontrará gran cantidad de leyes, decretos, resoluciones, ordenanzas, etc.

Es importante resaltar que estos principios deben ser ponderados para encontrar un equilibrio en el control de la actividad pública y en la relación entre los administrados y la máquina estatal.

Por tanto, el principio de legalidad, requisito indispensable para la observancia de los actos de la administración pública, debe combinarse con otros principios, que no existen de forma aislada. Es decir, un principio no debe prejuzgar la aplicación de otros, todos con la misma relevancia.

Otro ejemplo, con respecto al principio de moralidad, que debe orientar la ética en la administración pública, es que este principio debe impregnar a todos los demás.

Por lo tanto, todos los principios deben conciliarse y no pueden verse perjudicados por leyes o reglamentos infraconstitucionales.

Por último, es importante traer un dispositivo penal, que por supuesto no pertenece, a priori, al ámbito del derecho administrativo, pero que, en gran medida, ha contribuido a inhibir el control de la administración pública, por parte de los administrados, especialmente en la vida cotidiana.

Este es el delito de desacato a la autoridad, que podemos comentar en otra ocasión. Este delito se ha confundido durante mucho tiempo con su tipicidad, que ha inhibido el ejercicio de los derechos ciudadanos en su plenitud.

El caso es que, con la infinidad de regulaciones en el campo del derecho administrativo, los ciudadanos persisten en constantes dudas sobre sus derechos más triviales y, quizás también debido a la desastrosa y reciente historia brasileña, temen cuestionar las decisiones o incluso dirigirlas. .si a un funcionario / funcionario público.

De esta manera, los principios de la administración pública, inscritos en la Constitución, conviene reiterar, deben servir como parámetro para la valoración de la posible inconstitucionalidad y también como pautas para el comportamiento de la máquina pública, sin desprecio por posibles cuestionamientos cuando tales principios no sean respetados por los agentes públicos.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario