Difusión molecular – Bioquímica – InfoEscola

|Estás en: Home » Definición » Difusión molecular – Bioquímica – InfoEscola

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

La membrana plasmática realiza diferentes funciones, y entre estas se encuentra el control de sustancias que entran y salen de la célula. LA difusión moleculartambién conocido sólo como difusión, es un tipo de transporte de materia y tiene como objetivo promover el equilibrio entre dos soluciones que inicialmente se encuentran en diferentes concentraciones. Es un fenómeno físico, en el que las moléculas se mueven constantemente en un fluido, que puede ser líquido o gaseoso, durante la energía térmica, promoviendo el paso del soluto a regiones de menor concentración. Este tipo de transporte es extremadamente importante para la vida celular, ya que permite la absorción de nutrientes y la excreción de productos de desecho.

Así, cuando dos soluciones están en desequilibrio, es decir, con concentraciones diferentes, las moléculas de soluto tienden a moverse desde el medio en el que hay una mayor concentración, llamado medio hipertónico, a una zona de menor concentración, conocida como medio hipotónico. . En este sentido, se dice que el paso del soluto se produce a favor de un gradiente de concentración, no implicando, por tanto, gasto energético y se produce sin necesidad de portador. De la misma manera, pero en dirección opuesta, el solvente puede moverse hacia la solución más concentrada, que es rica en soluto, proceso conocido como ósmosis. Al final, se observa un equilibrio entre las soluciones que se volverán isotónicas, presentando igual concentración.

Sin embargo, no todas las moléculas pueden atravesar membranas. Características como la solubilidad en lípidos, es decir, ser soluble en lípidos, y el tamaño molecular del soluto pueden determinar la capacidad de estas moléculas para moverse a través de las membranas. Como resultado, sustancias como las hormonas esteroides, que son altamente liposolubles, pueden moverse libremente, disolviéndose en la bicapa lipídica y atravesándola más fácilmente. El tamaño de la molécula de soluto puede interferir con el transporte, así como la velocidad a la que se produce el transporte. El movimiento molecular del soluto ocurre de forma aleatoria, es decir, al moverse, la molécula estará chocando con la membrana, la cual, al encontrar un poro mayor a su tamaño, podrá atravesarla, hacia la solución de menor concentración. De esta forma, las moléculas orgánicas de bajo peso molecular pueden difundir fácilmente a través de membranas semipermeables, debido a sus reducidos tamaños. Asimismo, la velocidad de transporte también está influenciada por el tamaño de la molécula, donde a mayor peso molecular del soluto, menor será la velocidad a la que se producirá el transporte. Un ejemplo es la difusión de agua, oxígeno (Odos), dióxido de carbono (COdos) y electrolitos, además de ciertos fármacos que se produce a través de la barrera placentaria, de la madre al feto. Además, el intercambio de gases necesario para nuestra respiración implica la difusión. En este proceso eldos pasa de los alvéolos a la sangre que viaja por los capilares pulmonares, y así mismo el COdos se mueve, pero en la dirección opuesta.

En cuanto a las especies de átomos involucradas, la difusión se puede clasificar como autodifusión, cuando las especies de átomos son las mismas, o interdifusión, cuando en el proceso están involucradas diferentes especies de átomos.

Además del control de celdas, la difusión también se utiliza en otros procesos, como la ingeniería metalúrgica para la modificación superficial de piezas, los filtros para la purificación de gases y la producción de cerámica.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

tres + 7 =