Digestión y absorción de lípidos – Bioquímica

|Estás en: Home » Definición » Digestión y absorción de lípidos – Bioquímica

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Además de los carbohidratos, lípidos son compuestos orgánicos de gran valor energético, que sirven de alimento al organismo. En general, tienen las siguientes características:

Los lípidos pueden adquirirse a través de la dieta, donde serán absorbidos en el intestino, o pueden ser producidos de forma endógena, es decir, por el propio organismo.

En determinadas situaciones, el tejido adiposo elimina los lípidos del torrente sanguíneo y los almacena en forma de grasa, los triacilgliceroles, para utilizarlos como fuente de energía. Así, cuando es necesario, los triacilgliceroles se hidrolizan, formando glicerol y ácidos grasos, que caen al torrente sanguíneo y son utilizados por tejidos, como el hígado y los músculos. El hígado es la principal síntesis de lípidos endógenos.

Para ser absorbidos, los lípidos deben someterse a digestión. Los lípidos de la dieta estimulan la secreción de enzimas presentes en glándulas ubicadas en la base de la lengua, conocidas como lipasa lingual. Sin embargo, no hay hidrólisis de lípidos en la boca, que se dirigen al estómago. Una vez en el estómago, la lipasa gástrica favorece la continuidad del proceso, sin embargo, el pH altamente ácido dificulta la acción enzimática, donde la mayor parte de la digestión tiene lugar en el intestino delgado. Una vez en el duodeno, el bolo con pH ácido termina induciendo la liberación de la hormona digestiva colecistoquinina (CCK), también conocida como pancreozimina. La CCK hace que la vesícula biliar se contraiga y libere bilis en el duodeno, lo que también estimula la secreción pancreática. Los lípidos se emulsionan por la acción de las sales biliares, formando micelas mixtas de triacilgliceroles, que se someten a digestión por acción de la lipasa pancreática, liberando ácidos grasos. De esta forma, los ácidos grasos pueden ser absorbidos por las células que componen el intestino, los enterocitos, y reconvertidos en triacilgliceroles, donde junto con el colesterol y las apoliproteínas formarán el quilomicrón. Los quilomicrones (QM) se secretan luego a los vasos linfáticos y al torrente sanguíneo, sufriendo la acción de las lipoproteínas lipasas y generando ácidos grasos y glicerol. Estos ácidos grasos se oxidarán y utilizarán como fuente de energía, o formarán ésteres, para ser almacenados en adipocitos o células musculares, principalmente.

En el hígado, los triacilgliceroles que componen la QM se reagrupan y enriquecen con proteínas, dando como resultado la síntesis de lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), que contienen entre un 80 y un 90% de lípidos. VLDL también se someterá a hidrólisis por lipoproteína lipasa, promoviendo la liberación de ácidos grasos. Al salir del hígado, la VLDL tendrá como objetivo llevar los triglicéridos a los tejidos y, al absorber los triglicéridos, termina aumentando su densidad, lo que da como resultado LDL. Así, los QM que se reagrupan también pueden formar:

  • LDL (lipoproteína de baja densidad): lipoproteína de baja densidad, que contiene aproximadamente un 70% de lípidos.
  • HDL (lipoproteína de alta densidad): lipoproteína de alta densidad, con 45% de lípidos.

Podemos concluir que el tamaño de la lipoproteína está directamente relacionado con la cantidad de proteína y lípido que la componen, siendo las VLDL las que tienen la mayor cantidad de lípidos y la menor concentración de proteínas. El HDL termina con más proteínas y menos lípidos.

La función de LDL es transportar triglicéridos a los tejidos. Por esta razón, se lo conoce como colesterol malo. El HDL promueve en los tejidos el intercambio de colesterol por triglicéridos, transportándolos de regreso al hígado, donde será metabolizado. También captura el colesterol de los quilomicrones, que se excreta en forma de sales biliares. Debido a esta acción, se considera el colesterol bueno. Para una salud adecuada, se deben mantener buenos niveles de lípidos circulantes.

Bibliografía:

Nelson, David L.; COX, principios de bioquímica de Michael M. Lehninger. Porto Alegre: Artmed, 2011. 6. ed. Porto Alegre: Artmed, 2014.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

once + 8 =