Doctrina Bush

, |Estás en: Home » Historia » Doctrina Bush

Ver en PDFimage_printImprimir

La Doctrina Bush son el conjunto de principios y métodos adoptados por el presidente estadounidense George W. Bush (2001 a 2009) en su política interior y exterior. Elegido por el Partido Republicano, el más conservador de los dos más importantes de Estados Unidos, se esperaba que su gobierno tuviera un perfil similar.

De hecho, sus principales colaboradores fueron los llamados “halcones neoconservadores” en el medio político, gente como Karl Rowe, Donald Rumsfeld, la secretaria de Estado Condoleeza Rice o el entonces vicepresidente Dick Cheney. Influidos por la religión, altos preceptos morales y sociales, y un patriotismo rayano en la xenofobia, Bush y los halcones terminaron llevando a Estados Unidos a posiciones aislacionistas ante la opinión pública internacional.

Los ataques del 11 de septiembre de 2001 definitivamente moldearían la política exterior de Bush. Se culpó del ataque a la organización terrorista afgana Al Qaeda. Afganistán estaba controlado por el grupo radical islamista talibán y se negó a entregar a Osama Bin Laden, el principal líder de Al Qaeda. El 7 de octubre de 2001, las tropas angloamericanas atacaron Afganistán con el apoyo del grupo Alianza del Norte afgano. La derrota del régimen talibán fue seguida por la ocupación del país por tropas angloamericanas y la instalación de un gobierno pro Estados Unidos.

La administración Bush desarrolla la idea de un «eje del mal», un grupo formado por países que amenazarían directamente a Estados Unidos y sus valores democráticos. Este eje incluía a Irak, Irán y Corea del Norte, que pronto fueron incluidos como posibles objetivos de la doctrina Bush. Al mismo tiempo, surge al mismo tiempo la concepción de que Estados Unidos, la única superpotencia global, tiene el papel de proteger al mundo civilizado de los terroristas que se oponen a Estados Unidos y planean ataques «inminentes» con armas de destrucción masiva. Este concepto se denomina «ataque preventivo».

Pronto, dentro del gobierno, se elabora la idea de que Irak, un antiguo desafecto estadounidense y combatido por el padre de Bush, estaba almacenando armas de destrucción masiva. Aunque las investigaciones no apuntan a la existencia de este armamento, Estados Unidos forma una nueva coalición, esta vez con muchos menos colaboradores, e invade el país. Como en Afganistán, el gobierno es depuesto y reemplazado por uno más que simpatiza con los intereses estadounidenses.

Con el avance de la ocupación iraquí, las dificultades se acumulan. Los ataques terroristas son numerosos y diarios, y Al Qaeda está instalada permanentemente, secuestrando a ciudadanos estadounidenses y amenazando el orden. Hay una falta de armas de destrucción masiva y la política de Bush pierde el favor del público nacional e internacional. Los costos de mantener tropas en dos países y las pérdidas humanas son decisivos para que Bush sea considerado uno de los presidentes más impopulares de la historia de su país.

Contexto histórico de la doctrina Bush

Después de ocho años de la administración demócrata Bill Clinton, los estadounidenses eligieron presidente al republicano George W. Bush.

El gobierno republicano casi siempre se caracteriza por una retórica aislacionista, y George W. Bush no fue diferente.

Bush gobernó durante una de las peores crisis económicas y fue el primer presidente en enfrentar un ataque en suelo estadounidense desde la Segunda Guerra Mundial.

La Doctrina Bush fue lanzada por el presidente en enero de 2002 durante el discurso sobre el estado de la Unión pronunciado ante el Congreso de los Estados Unidos.

Discurso del presidente George W Bush
El presidente George W. Bush habló en 2002 cuando anunció su doctrina

En esta ocasión, el presidente presentó al Congreso sus ideas sobre el papel de Estados Unidos en el mundo. Afirmó que el escenario había cambiado después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 y que Estados Unidos no debe esperar otro ataque terrorista, sino ser proactivo.

El presidente aprovechó la ola de patriotismo y miedo que se apoderó de la sociedad estadounidense para enviar un mensaje de advertencia al mundo. Más que nunca, Estados Unidos pretendía ser la única potencia para dominar el planeta.

eje del mal

George W. Bush señaló a tres países como enemigos potenciales de Estados Unidos: Irán, Irak y Corea del Norte. Los apodó el «Eje del Mal».

Según el Departamento de Estado de Estados Unidos, estos países poseían armas nucleares y armas de destrucción masiva. Como tales, constituían una seria amenaza para la seguridad de Estados Unidos.

Los inspectores de la ONU, sin embargo, demostraron que Irak no tenía armas de destrucción masiva. En cuanto a Corea del Norte, nada se pudo verificar debido al régimen dictatorial vigente en este país.

Haciendo caso omiso de los informes de la ONU, Bush decidió declarar la guerra a Irak que estaba gobernada, en ese momento, por Saddam Husseim.

Guerra preventiva y guerra contra el terrorismo

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos mantuvo su postura de declarar la guerra a un estado solo cuando fue atacado.

En un giro de la política exterior estadounidense, el presidente Bush afirmó que Estados Unidos debería atacar preventivamente a los países que se consideraban peligrosos para la seguridad nacional, incluso si no había un peligro real.

Bush también declaró la guerra al terrorismo y clasificó como «terrorista» a todo aquel que representara una amenaza para Estados Unidos. Por ello, grupos tan diversos como los rebeldes de Chechenia (Rusia), al-Qaeda, los narcotraficantes colombianos y las FARC fueron incluidos como terroristas.

Consecuencias de la doctrina Bush

Estados Unidos declaró la guerra a Irak en 2003, persiguió a Osama bin Laden (responsable de los ataques del 11 de septiembre) y brindó ayuda militar a Colombia.

Como resultado, el mundo se dividió entre países que apoyaban a Estados Unidos y naciones que se declaraban en contra de la política exterior estadounidense.

Entre los países que ayudaron a los estadounidenses en la guerra se encuentran Gran Bretaña, España y Australia. En América Latina, Colombia fue el país que más se alineó con esta política y, por lo tanto, recibió ayuda en la lucha contra el narcotráfico.

Por otro lado, naciones como Francia, Alemania y Rusia constituyeron el «Eje de la Paz» y se opusieron a la invasión de este país a Oriente Medio.

Uno de los objetivos de la guerra de Irak se logró con el derrocamiento del régimen de Saddam Hussein. Sin embargo, Osama bin Laden solo sería capturado durante la administración de Barack Obama.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

4 × 4 =