Drogas legales e ilícitas –

|Estás en: Home » Definición » Drogas legales e ilícitas –

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Las drogas son sustancias capaces de alterar el funcionamiento del organismo humano. Dependiendo de su naturaleza y composición, pueden actuar en determinados lugares o en el organismo en su conjunto. Toda droga tiene sus efectos, pero no se manifiestan de la misma manera en todos los organismos, especialmente porque cada droga tiene su contraindicación.

Hay dos grandes grupos de drogas, que no las agrupan según sus características, sino según convenciones y exigencias sociales. Son el grupo de drogas legales y el grupo de drogas ilícitas.

Las drogas son sustancias capaces de producir cambios en las sensaciones físicas, psicológicas y emocionales. Por tanto, las bebidas energéticas, el café, los refrescos, los chocolates, entre muchos otros alimentos, contienen sustancias que pueden considerarse drogas porque alteran de alguna forma las sensaciones de quien las ingiere. Sin embargo, si se ingieren en cantidades moderadas, estos no representan ninguna amenaza para los humanos. Sin embargo, si alguien los usa en exceso, pueden causar una dependencia leve y problemas de salud en el futuro.

Se han utilizado para diversos fines desde la antigüedad. Pueden utilizarse para curar enfermedades o para obtener placer. Entre las drogas legales se encuentran las medicinas en general (las cuales solo están permitidas bajo prescripción médica), alcohol y cigarrillos, además de los alimentos ya mencionados. Entre las principales drogas ilícitas se encuentran la marihuana, la cocaína, el éxtasis, el crack, la heroína, etc. Todavía hay otras sustancias adictivas, pero se venden libremente para otros fines, como el pegamento de zapatero y el hipnol. Hay varias otras drogas que también se usan de la misma manera y algunas de ellas ni siquiera son conocidas por el Ministerio de Salud y las autoridades judiciales.

Las drogas lícitas son aquellas permitidas por la ley, que se compran prácticamente libremente y su comercio es lícito. Las drogas ilícitas son aquellas cuya comercialización está prohibida por los tribunales, estas también se conocen como “drogas duras” y son altamente adictivas.

Las drogas siguen divididas en cuanto a su efecto sobre el cuerpo humano: las drogas depresivas son aquellas que provocan efectos similares a los de la depresión (alcohol, cola de zapatero, loló, lanzador de perfumes, tranquilizantes y somníferos); Los fármacos estimulantes, como su nombre indica, provocan un aumento de la adrenalina, una sensación de alerta, un aumento de la frecuencia cardíaca e incluso pueden provocar un ataque cardíaco. Tarda unos 15 segundos en llegar al cerebro (crack, éxtasis, cocaína, marihuana, LSD, etc.); también está el grupo de los opiáceos, donde se encuentra la heroína, que compromete la mayoría de las funciones del cuerpo humano. No estamos hablando aquí de tabaco, alcohol y esteroides (bombas), que son responsables de varias otras enfermedades en la actualidad debido a la alta incidencia del uso de estas drogas.

A excepción de los medicamentos que se utilizan con fines medicinales, el resto no contribuye al crecimiento y desarrollo de las personas como seres humanos. Además del daño a la salud del individuo, que es irreparable y muchas veces incontrolable, existe un daño incalculable con respecto a la vida social, familiar, emocional y psicológica de la persona. Por ello, es necesaria una constante campaña de sensibilización, además de la necesidad de la asistencia a las familias necesitadas para que puedan mantenerse y no caer en enfermedades como la depresión que naturalmente conllevan al uso de drogas. La condición social del individuo influye y contribuye al uso o no de las drogas, ya que la mayoría de las veces estas se consideran un escape de la realidad que enfrentan estas personas, por lo que su uso se vuelve tan frecuente.

Otro factor importante es la formación individual que debe recibir cada persona como ser humano. Esta es una de las principales razones por las que los jóvenes de todo el mundo recurren a las drogas, el hecho de sentirse solos o perdidos, sin muchas experiencias de vida y sin buenas referencias para saber por dónde quieren ir. Esta batalla no es simple y no se resuelve solo con información básica como esta sobre el uso de drogas, pero es un comienzo. Tenemos que afrontar que cualquiera puede caer en esta “trampa” y que para evitar mayores daños tenemos que ser ejemplos de personas que no necesitan utilizar estos dispositivos para tener éxito personal y profesionalmente.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario