Economía brasileña en el siglo XIX – Historia de Brasil

|Estás en: Home » Definición » Economía brasileña en el siglo XIX – Historia de Brasil

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

O siglo XIX es un momento de grandes e imborrables transformaciones para la población de Brasil, que, justo al inicio del período, se enfrenta al episodio inédito de recibir al monarca desde su metrópoli. Como si el solo evento no fuera suficiente, la capital política y económica de todo el Imperio portugués se estableció en la ciudad de Río de Janeiro. Otro episodio inédito en la trayectoria de cualquier país del continente americano será el de la independencia bajo un régimen monárquico. Es también en el siglo XIX que Brasil adopta su actual sistema de gobierno, la República.

En el campo económico, las transformaciones también fueron de gran importancia, ya que la situación vigente a fines del siglo anterior, según Celso Furtado, era la de una constelación de sistemas económicos, unos comunicantes y otros completamente aislados. Las comunicaciones se dieron en dos polos principales, el de las economías azucarera y aurífera. Como complemento de la industria azucarera, predominante en la costa nororiental, se articuló la ganadería que ocupaba el interior de la misma región. El núcleo minero, en el sureste, estaba ligado a la ganadería en el sur del país, extendiéndose desde el actual Rio Grande do Sul hasta São Paulo. En Maranhão y Pará, se ubicaron centros de desarrollo autónomo.

Con el cambio de siglo, el centro económico aurífero de Minas Gerais entraría en inexorable decadencia, dejando a la América portuguesa dependiente de una precaria prosperidad, basada en las anormales condiciones del mercado mundial de productos tropicales (extractivismo en Pará, algodón y arroz en Maranhão y caña de azúcar en el resto del noreste).

La llegada de la familia real a Brasil cambió fundamentalmente el escenario político local, contribuyendo principalmente a reforzar las relaciones comerciales y sociales en una colonia que no se veía ni funcionaba como una unidad, además de liberar el territorio del pacto colonial. La apertura de puertos y otros tratados posteriores darían a Inglaterra el control económico efectivo del país, incluso después de que se obtuviera la independencia.

La situación empezaría a cambiar paulatinamente a mediados de siglo, cuando finalizó el sistema de tratados desiguales firmado por D. João VI y D. Pedro I, donde las potencias europeas tenían ventajas abrumadoras en los acuerdos comerciales, con la aprobación de la Tarifa Alves Blanca. Este arancel, que tomó el nombre de su creador, buscaba eliminar las ventajas arancelarias conquistadas por muchas naciones extranjeras a través de tratados mal firmados. Continuó el predominio de la economía inglesa, pero ahora Brasil comenzó a organizarse mejor en el campo económico.

Es importante mencionar en este período la actuación del Barão de Mauá (Irineu Evangelista de Sousa), como financiero e industrial, figura que se diferenció de los típicos terratenientes de la época por su espíritu emprendedor, iniciando la actividad industrial en el país. , así como la instalación de los primeros ferrocarriles. , pero, lamentablemente, constituyendo una honrosa y singular excepción a la élite agrícola brasileña.

Durante la mayor parte del siglo, el lucrativo y horrendo comercio de esclavos continuaría, como lo había hecho durante los tres siglos anteriores. El Imperio se encontró en la disyuntiva de la presión externa europea, especialmente de Inglaterra, para eliminar la esclavitud y su comercio, mientras que en el escenario interno, la abolición de tal práctica significaría la pérdida de su mayor fuente de apoyo, los grandes terratenientes esclavistas. ., provocando consecuentemente el fin de la Monarquía. Así, la situación se prolongó hasta 1888, con el previsible resultado de la extinción de la esclavitud, y el igualmente previsible resultado de la caída del Imperio.

El producto que marcaría el período comenzó a ganar importancia a mediados de siglo, convirtiéndose pronto en el principal producto de exportación del país, llegando a llenar casi toda la lista de exportaciones: este producto era el café, y su importancia para la economía brasileña sería todavía duran casi cien años, extrapolando el siglo XIX, enriqueciendo a una élite agrícola en el sureste del país, y efectivamente, retrasando la industrialización de Brasil.

Bibliografía:
FURTADO, Celso. Formación Económica de Brasil. 22ª edición. São Paulo: Editora Nacional, 1987. Disponiblehttp://estudosdiplomaticos.blogspot.com/2009/08/economia-brasileira-no-seculo-xix-1.html . Consultado el 06/04/2011.

FURTADO, Celso. Formación Económica de Brasil. 22ª edición. São Paulo: Editora Nacional, 1987. Disponiblehttp://estudosdiplomaticos.blogspot.com/2009/08/economia-brasileira-no-seculo-xix-2.html . Consultado el 06/04/2011.

Economía en el Segundo Reinado. Disponible http://www.portalsaofrancisco.com.br/alfa/Segundo-reinado/economia-no-Segundo-reinado.php . Consultado el 06/04/2011.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

2 × 4 =