edema ocular –

Infiltración de líquido seroso en los tejidos del ojo.

EDEMA CONJUNTO

También llamada quemosis, esta infiltración de líquido debajo de la conjuntiva puede deberse a una contusión, una quemadura o una conjuntivitis alérgica. El edema conjuntival produce una inflamación indolora y a menudo translúcida de la conjuntiva. Visible en el examen clínico, se trata mediante la aplicación local de colirios o ungüentos antiinflamatorios.

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

EDEMA CORNEAL

Esta infiltración de líquido en las capas de la córnea puede ocurrir después de un traumatismo (contusión, herida, quemadura) o inflamación (queratitis), o también puede indicar un empeoramiento de una anomalía congénita. El edema corneal se manifiesta por un engrosamiento de la córnea, que pierde su transparencia y conduce a una disminución de la agudeza visual. Se diagnostica examinando el ojo con un biomicroscopio. El tratamiento del edema corneal implica la aplicación local de colirios antiinflamatorios y antiedematosos.

EDEMA MACULAR

Esta infiltración de líquido debajo de la mácula (parte de la retina responsable de la agudeza visual) está relacionada con la oclusión de la vena central de la retina, o una enfermedad de la retina, provocada por la diabetes o la hipertensión arterial. El edema macular da como resultado una disminución significativa de la agudeza visual y puede causar exudado de plasma en toda la retina o elevación local de la retina. El llamado edema macular «cistoide» está formado por pequeños quistes yuxtapuestos que, si no se tratan, pueden destruir gradualmente la retina durante varios meses o varios años. La angiografía ocular muestra edema macular. El tratamiento de este edema es el de su causa.

EDEMA PALPEBRAL

Esta infiltración de líquido debajo del párpado es el resultado de un traumatismo o inflamación (orzuelo, por ejemplo). El edema palpebral se manifiesta por una llamativa inflamación de uno o ambos párpados, a veces con enrojecimiento, calor o dolor. El tratamiento utiliza antiinflamatorios locales o generales.

EDEMA PAPILAR

Esta infiltración de líquido en la papila (cabeza del nervio óptico) puede deberse a hipertensión intracraneal; luego llega a ambos ojos. Si es unilateral, puede indicar inflamación de la papila (papilitis) o falta de riego sanguíneo (isquemia papilar). También se encuentra en la esclerosis múltiple. Tal edema conduce a una disminución de la agudeza visual. Visible en el examen del fondo de ojo, la papila inflamada parece más prominente y sus contornos se vuelven borrosos. Pueden producirse hemorragias más o menos abundantes en su periferia así como dilatación de capilares y venas. El tratamiento es el de la causa. El edema papilar se resuelve en un período de unos pocos días a unos meses. Las secuelas son posibles: una atrofia óptica (caracterizada por una papila blanca plana) conduce, si se destruyen las fibras visuales, una visión deteriorada que puede ir desde la amputación del campo visual hasta la visión nula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *