El fabuloso destino de Amélie Poulain

, |Estás en: Blog Artes El fabuloso destino de Amélie Poulain

Comedia dramática de Jean-Pierre Jeunet, con Audrey Tautou (Amélie), Mathieu Kassovitz (Nino Quincampoix), Rufus (el padre de Amélie), Lorella Cravotta (la madre de Amélie), Yolande Moreau (la conserje), Artus de Penguern (Hipolito), Urbain Cancellier (el tendero), Dominique Pinon (Joseph), Maurice Bénichou (el hombre del palco), Claude Perron (el stripper), Michel Robin (padre Collignon), Isabelle Nanty (Georgette), Claire Maurier (Suzanne), Serge Merlin (el hombre de cristal), Jamel Debbouze (Lucien).

  • Guión: Guillaume Laurent y J.-P. Jeunet
  • Fotografía: Bruno Delbonnel
  • Decoración: Aline Bonetto
  • Música : Yann Tiersen
  • Ensamblaje: Herve Schneid
  • País : Francia
  • Fecha de lanzamiento : 2001
  • Su : colores
  • Duración : 2 horas
  • Premio : Césardu mejor película y mejor música

Abstracto

Una joven de veintidós años, Amélie Poulain, cuya madre ha fallecido trágicamente y cuyo padre se ha vuelto indiferente a todo lo que le pueda pasar a su hija, se convierte en camarera en un café de Montmartre. Un día descubre que su verdadera vocación es hacer feliz a la gente … y nichos para que los malos los corrijan un poco.

Observación

Conocíamos a Jeunet con Caro y esto le había dado éxitos como Delicatessen y la Ciudad de los Niños Perdidos, habíamos conocido a Jeunet sin Caro pero sostenidos por el corsé americano (Alien IV), ¿qué sería de Jeunet solo y en libertad? El resultado es impresionante con esta película llena de imaginación, sensibilidad y poesía. Un delicioso champagne hecho de mil pequeñas burbujas iridiscentes y brillantes.

La magia de la película reside ante todo en su apariencia de meticuloso realismo. Un barrio identificado de París, un bistró como hay cientos, una tienda de comestibles, una estación de tren, jardines, fotomatones, un sex shop, la Foire du Trône… Los personajes son igual de normales: camareras, un tendero y su dependiente, un jubilado gruñón, un conserje, empleados y desempleados. Pero muy pronto nos damos cuenta de que se trata de un auténtico decantado, transfigurado por la poesía. No hay coches, ni problemas de dinero ni inseguridad y los personajes casi todos se han quedado con el corazón de un niño, con un toque añadido de locura: uno sigue repintando el mismo cuadro de Renoir, el otro solo está interesado en su gnomo de jardín …

Todo esto devuelve al espectador a la vida onírica, verdadero punto de anclaje de la película y principal motivo de su asombroso éxito. El París mítico es el que nos gustaría creer que existió, el niño que duerme en nosotros se despierta y soñamos con el adulto que habríamos sido si el mundo hubiera sido menos duro y la gente menos mala.

Sin embargo, la película nunca cae en el irenismo, porque si el fondo está formado por buenos sentimientos (¿por qué no, al fin y al cabo?), El tono se quita, muchas veces cáustico y siempre original. Como Prévert o Queneau, Jean-Pierre Jeunet consigue hacer ideas insólitas y picantes que, tratadas por otros, parecerían banales o cursis. Gracias al milagro de su mirada poética sobre las personas, nos impone el arrepentimiento por un mundo que pudo haber existido o, más insidiosamente, la lectura «dulce» del mundo tal como es.

Deja un comentario