El Tao

|Estás en: Home » Religión » El Tao

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

La expresion ‘Entonces‘tiene el significado literal de’ el camino ‘, no solo en su significado material y concreto, sino también como un procedimiento, una condición para llegar a un fin, una idea que solo puede ser captada por los canales de la intuición. No solo indica un viaje físico y espiritual, sino que se identifica con la noción de Absoluto, que a su vez implica el concepto de dualidad, de Yin y Yang, del cual todo está constituido.

Esta ley inherente a todo lo que existe es un elemento ancestral de la existencia, abrazado por el taoísmo, una doctrina creada por Lao Zi, como su fundamento principal. La razón humana no es suficiente para comprender la grandeza de este principio, de ahí la necesidad de recurrir a la intuición. La principal fuente de investigación sobre el Tao es Tao Te Ching, desarrollado por Lao Tzu.

Es difícil, especialmente para la mente lógica del hombre occidental, comprender el Tao, aunque sus seguidores, especialmente los orientales, lo consideran simple. Para ellos engloba todo lo que existe y lo que no existe, y uno de sus principios fundamentales es la espontaneidad natural, es decir, la Virtud o Te, que garantiza la perfección a la Humanidad. El Tao sería la suma de las actitudes naturales que existen en todas las cosas. Todo en el mundo se reduce a lo que es y su acción, por eso el Tao, para ser lo que es, no necesita actuar, porque todo lo que ya es y actúa naturalmente es el Tao. Así, logra todo sin hacer nada.

La virtud apoya todo lo creado por Tao. Esta creación nace y fluye naturalmente y actúa de la misma manera. Todo lo que no contradice su propia esencia progresa espontáneamente; los cambios que se hacen en la forma de ser de cada uno son los que provocan aflicción, angustia y dolor. El secreto, por tanto, es comprender la esencia de un ser y no volverse contra él; de esta forma es posible hacer todo de forma natural, sin invertir mucha energía.

El hombre debe aceptar sus límites, sus imperfecciones y no obligarse a actuar fuera de los parámetros de su forma de ser. Es importante vivir sin intervenir en la propia naturaleza, respetando lo reservado a cada uno en el camino a seguir en esta existencia. Esta no acción se traduce en felicidad perfecta.

Entre las lecciones más importantes de Lao Tse, destacan los principios de no contención, la búsqueda de soluciones pacíficas; la no acción – ahorrar energía concentrándose en hacer solo lo necesario, para lograr todos los objetivos deseados -; no intención – dejar que las cosas fluyan espontáneamente, sin generar expectativas de gratitud o recompensa -; simplicidad – simplificar la vida para lograr un mayor disfrute existencial -; sabiduría: saber cómo distinguir los límites entre la razón y la intuición, para comprender mejor cuándo utilizar los medios intuitivos para obtener conocimientos; humildad – saber más para reconocer la amplitud de la ignorancia humana -; y dualidad: todo lo que existe sólo tiene sentido si se enfrenta a su opuesto.

El taoísmo tiene un rostro religioso y estrictamente filosófico, que puede convivir perfectamente con otras doctrinas espirituales. El propio cristianismo ha asimilado, a lo largo del tiempo, varios principios de esta religión, añadiendo a su cuerpo doctrinal todo lo que considera beneficioso para sus fieles. También ha inspirado las más variadas manifestaciones artísticas y culturales, desde películas en Hollywood hasta obras literarias que se han convertido en un éxito de ventas. Todos buscan en el Tao el mejor camino para recorrer, un mejor viaje para caminar, que ilumine la existencia, dándole su sentido perdido.

Fuentes
http://www.taoism.net/br/articles/what_taobr.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Tao

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

5 + veinte =