Electroterapia – Salud –

LA electroterapia se utiliza como recurso terapéutico en Fisioterapia en varias áreas de actividad. Las corrientes eléctricas se utilizan para promover la rehabilitación, tratar procesos inflamatorios, cicatrización, analgesia y estimulación de la contracción muscular para recuperar y evaluar la funcionalidad. Debido a la amplia aplicabilidad, las cadenas cuentan con parámetros específicos para cada tipo de tratamiento, haciéndolos diferentes y facilitando la consecución de objetivos según las necesidades de los pacientes.

Las corrientes se clasifican en: directas, continuas, unipolares, monofásicas o unidireccionales; también se pueden clasificar en alternas, pulsadas, bipolares, bifásicas, bidireccionales. Las corrientes pueden ser pulsadas unidireccionales o bidireccionales simétricas, asimétricas equilibradas. Se clasifican en: directos, continuos, unipolares, monofásicos o unidireccionales; también se pueden clasificar en alternas, pulsadas, bipolares, bifásicas, bidireccionales. También se pueden clasificar en corrientes de baja frecuencia (hasta 1000 Hz – TENS, FES, Fadic, Galvánico, Diadinámico o microcorriente), frecuencia media (de 1000 Hz a 100 KHz – Interferencial (2000-4000 Hz), Ruso (2500 Hz) )) o alta frecuencia (superior a 300 KHz – Ondas cortas (27MHz), Microondas (2450 MHZ)).

¿Eres estudiante, profesor o academia?

DATE DE ALTA EN NUESTRA RED SOCIAL!, Grupos de estudio, apuntes, escribe en tu propio blog, añadir tu academia o dar clases particulares y Aprende!!!.

Abrir un perfil

La corriente eléctrica se producirá a través de un flujo de electrones entre los extremos de un conductor, de manera ordenada, cuando se someta a una diferencia de potencial. Por tanto, al tener una acción vasodilatadora sobre los tejidos, evita la secreción de noradrenalida, ya que esta vasodilatación será producida por la histamina. Sin embargo, las corrientes pueden tener acción ionizante, ya que la corriente unidireccional puede incrementar la permeabilidad de la membrana celular, dando como resultado el fenómeno de electrólisis. También pueden estimular la excitabilidad muscular, donde el tejido responderá con contracción. Otro efecto muy importante es la analgesia, ya que actúa directamente en la inhibición del estímulo nervioso (teoría del comportamiento del dolor), activando y produciendo sustancias endógenas como las endorfinas. La corriente eléctrica también podrá favorecer la reparación de los tejidos, aumentando la producción de ATP por las células, aumentando la síntesis de proteínas y revitalizando la zona lesionada.

Por tanto, las indicaciones para el uso de la electroterapia son: control del dolor agudo y crónico; reducción del edema; reducción de contracturas; reducción de la adherencia fascial, inhibición de los espasmos musculares; minimización de la atrofia; reeducación muscular; curación de fracturas; fortalecimiento muscular; curación de lesiones abiertas y cerradas. Sin embargo, también existen contraindicaciones, que son: discapacidades cardíacas graves; uso de marcapasos; el embarazo; implantes metálicos expuestos; seno carotídeo; alrededor de los ojos; obesidad morbida.

Se han desarrollado numerosos estudios en busca de las mejores aplicaciones en diferentes situaciones de rehabilitación, ya que sus resultados han sido cada vez más satisfactorios, reduciendo así también el tiempo de tratamiento y facilitando el retorno del individuo a sus actividades diarias. Cuando la electroterapia se usa junto con otras técnicas y recursos terapéuticos, los resultados pueden mejorarse, trayendo así mejores resultados y una mejor aplicabilidad.

Bibliografía:
BAJA, J.; WARD, A.; ROBERTSON, V.; REED, A. Electroterapia explicada: principios y práctica.. 4ª ed. Elsevier Ltd. 2009.

AGNE, Jones E. Terapia electrotérmica: teoría y práctica. Santa María: Pallotti, 2004.

KAHN, José. Principios y práctica de la electroterapia.. 4ª ed. Vila Mariana, SP: Santos, 2001.

AVISO LEGAL: La información proporcionada en esta página solo debe usarse con fines informativos y nunca debe usarse para reemplazar un diagnóstico médico realizado por un profesional calificado. Los autores de este sitio web están exentos de cualquier responsabilidad legal que se derive del mal uso de la información aquí publicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *