Ella Fitzgerald –

|Estás en: Blog Biografías Ella Fitzgerald –

Ella Fitzgerald

Cantante de jazz estadounidense (Newport News, Virginia, 1917-Beverly Hills 1996).

La “primera dama” del jazz vocal, tal fue Ella Fitzgerald, quien a lo largo de su vida buscó comunicar el fervor del canto que la habitaba. La pureza de su voz, siempre correcta, así como su increíble arte de la improvisación le otorgaron un carisma que sigue actuando en la actualidad.

La diva de la era del swing

Ella Fitzgerald, huérfana de padre muy temprano, pasó su infancia entre su madre, una lavandera y su tía en Yonkers, cerca de Nueva York. Sueña con ser bailarina y está familiarizada con el claqué. Tenía 16 años en 1934 cuando participó en el concurso amateur organizado por la Ópera de Harlem. Paralizada por el miedo escénico, no podrá bailar, pero cantará. Las dos canciones que interpreta están tomadas del repertorio de un trío de jazz vocal femenino conocido como Boswell Sisters: Connee (1907-1976), Martha (1908-1958) y Helvetia (1909-1988). Así, es gracias al repertorio de jazz blanco que Ella ganó el primer premio, ¡ante la ovación unánime del público! Inmediatamente contratada en el Apollo Theatre de Harlem, fue vista allí por el baterista Chick Webb (1909-1939), uno de los maestros del swing cuya orquesta preside las veladas en el Savoy, el salón de baile más famoso de Harlem.

Fue entonces la época dorada de las grandes bandas, que recurrieron a cantantes femeninas, conocidas como “canarias”, para forjar una imagen de marca. Ella, reclutada por Chick Webb, recibe sus primeros éxitos, incluida la canción de cuna A-Ticket A-Tasket. Tras la muerte prematura del director, fue ella quien se convirtió en uno, a los 21 años, al hacerse cargo de la dirección de sus músicos. Bajo su nombre (Ella Fitzgerald y su famosa orquesta), graba títulos como Bebé, por favor, no volverás a casa y Cabaña en el cielo. En 1941, sin embargo, disolvió la big band. Entonces comienza su carrera personal, que convertirá a la cantante en la reina indiscutible del scat.

Gana dinero generando contenido

¿Te gustaría mejorar este artículo y ganar dinero y regalos?
Date de alta en la red social para alumnos y profesores que te paga por estudiar. .

El socio de los más grandes

Ella Fitzgerald convierte su voz en un instrumento de pleno derecho en la orquesta con la que canta, enfatizando las notas más calientes y usando glissandos aprendidos. Bajo la égida del empresario Norman Granz (1918-2001), creador de los conciertos Jazz at the Philharmonic que reúnen a los grandes jazzistas de la posguerra, colaborará con un gran número de ellos. Louis Armstrong fue el primero, en 1946, en mostrar su destreza vocal en estándares legendarios y lo hizo cantar magníficamente Porgy and Bess de Gershwin (1948). Dizzy Gillespie induce a su gran sacerdotisa del bebop, gracias a jam-sessions que le dan todo su aura. Con Count Basie, grabó, en 1963, un álbum (¡Ella y Basie!) que sigue siendo uno de los aspectos más destacados de su carrera. Duke Ellington, de quien es la intérprete insuperable en Tome el tren «A», la solicita para el álbum Flor de la pasión (1965) y lo lleva de gira por Estados Unidos y Europa. Mientras tanto, Ella graba con el trío de Ray Brown (1926-2002), su marido de 1948 a 1952, y dedica al blues un disco memorable (Estos son los blues 1963). En los conciertos en los que actúa como en los festivales en los que participa (Antibes-Juan-les-Pins, 1964; Newport, 1973), contribuye a la influencia del repertorio de jazz estadounidense.

Ella, que sufría de problemas de visión debido a la diabetes, también comenzó a perder la voz en la década de 1980. En 1990, todavía grababa Todo ese jazz, lo que le valió obtener sus 13mi Premio Grammy (el más alto honor otorgado a un artista en los Estados Unidos), luego se retiró definitivamente de los escenarios en 1994.

¿Crees que faltan cosas en este artículo?

Si estás estudiando este tema y crees que faltan cosas puedes ganar puntos y canjearlos por gift cards de Amazon, Netflix y muchas más.

Deja un comentario