Escolástica – Filosofía –

, |Estás en: Home » Definición » Escolástica – Filosofía –

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Después del período de la escuela patrística, la filosofía practicada dentro del cristianismo comenzó a enseñarse en las escuelas a partir del siglo IX. El período conocido como escolar duró hasta el final de la Edad Media y lleva el nombre de la palabra latina «scholasticus«, que significa «uno que pertenece a una escuelaUtilizó la base propuesta por la patrística, pero con mayor dedicación a la actividad especulativa, dejando de lado, en parte, la teología y dedicándose a la formulación de la filosofía cristiana. El filósofo más destacado de este período, que impulsó la transición del platonismo a una forma más sofisticada de filosofía, es Tomás de Aquino.

El método escolástico consistió en la lectura crítica de obras seleccionadas, aprendiendo a apreciar las teorías del autor, mediante un estudio detallado de su pensamiento y sus consecuencias. En este proceso, como complemento, se exploraron otros documentos u obras relacionados con la obra en cuestión. A partir de la comparación entre el texto de la obra y los documentos relacionados con ella, especialmente los documentos eclesiásticos y los análisis de estudiosos anteriores, el sententiae, frases breves en las que se enumeran los desacuerdos entre distintas fuentes sobre los temas tratados en el trabajo objeto de estudio. A setenta también podrían incluir recortes de los textos originales, para compararlos y comentarlos.

A setenta servirían para formular ambos lados de la argumentación, buscando un acuerdo, libre de contradicciones, sobre el pensamiento del autor o el tema discutido por él. Para eso, utilizaron el análisis filológico y la lógica formal. El análisis filológico buscó palabras que pudieran tener múltiples significados, o que el autor podría haber usado con un significado diferente al habitual, lo que podría resolver los problemas de desacuerdo de inmediato. Una vez entendido, de la mejor manera posible, lo que dijo el autor y lo que quiso decir, el análisis procedió a través de la lógica formal, explorando la argumentación en busca de conexiones y conclusiones, comprobando la consistencia de los argumentos. En este proceso, las contradicciones podrían entenderse como subjetivas para el individuo que lee el texto, pero no presentes en el texto mismo. Por otro lado, si se reconociera efectivamente la contradicción, la posición sería rechazada.

El primer período permanece vinculado a la filosofía de Agustín y el platonismo, en este período hay una falta de distinción entre lo natural y lo sobrenatural, el fuerte predominio de la fe sobre la razón, así como una separación aún no muy clara entre filosofía y teología, aunque esta última ya comienza a distinguirse como una disciplina independiente en el período patrístico.

Con la llegada de Tomás de Aquino, Albertus Magnus y otros pensadores más vinculados a la filosofía de Aristóteles, la escolástica entró en una nueva fase. En esta etapa, hacia el siglo XIII, se enfatiza el uso de la razón y se amplía el uso de nuevas fuentes aristotélicas, una recuperación de las transcripciones y traducciones de las obras de Aristóteles. Se propone una síntesis de la doctrina cristiana y la teoría aristotélica, definiendo cuál sería la filosofía de la Iglesia católica en los siglos siguientes. Para Aquino, la razón y la argumentación fueron la base de la filosofía, alejándose del platonismo y agustinianismo que dominaron los primeros años de la escolástica, así como se acercó a las posiciones aristotélicas, especialmente a su metafísica y epistemología. Se dedicó especialmente a señalar los que consideraba errores de interpretación del comentarista Averroes, importante pensador islámico, permitiendo la incorporación de la filosofía de Aristóteles.

Después del período dominado por la filosofía de Tomás de Aquino, la escolástica declinó como institución, pero se mantuvo como campo de estudio, siendo explorada por pensadores contemporáneos como David Oderberg, Giovanni Ventimiglia y Peter King.

Referencias bibliográficas:
Hyman, J .; y Walsh, JJ, eds. (1973). Filosofía en la Edad Media. Indianápolis: Hackett Publishing.

SPINELLI, Miguel. Herencia griega de filósofos medievales. São Paulo: Hucitec, 2013.

Steven P. Marone, «Filosofía medieval en contexto « en AS McGrade, ed., The Cambridge Companion to Medieval Philosophy (Cambridge: Cambridge University Press, 2003); Jean Leclerq, El amor por aprender y el deseo de Dios. Nueva York: Fordham University Press, 1970.

HIRSCHBERGER, Johannes. Historia de la Filosofía en la Edad Media. Trans. Alexandre Correia. São Paulo: Herder, 1966.

McGrath, Alister. 1998. Teología histórica: una introducción a la historia del pensamiento cristiano. Oxford: Blackwell Publishers. Capítulo 1 ‘El período patrístico, c. 100-451.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

cuatro + 14 =