Feitorias – Historia del Brasil colonial

|Estás en: Home » Historia » Feitorias – Historia del Brasil colonial

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Puesto comercial era un lugar, fortificado o no, generalmente cerca de un puerto. Funcionaron como puesto comercial en las colonias de las potencias europeas en el momento de la expansión marítima. Antes de que esta práctica fuera traída a Brasil, fue ampliamente utilizada durante la Edad Media, siendo las Grandes Navegaciones las grandes influenciadoras. También era una forma de defender los intereses comunes de los comerciantes, inmiscuyéndose en las relaciones económicas y políticas. Quienes dirigían las fábricas eran los capataces (cargo de confianza del Rey, elegido entre la nobleza) cuyas funciones eran gestionar el comercio, los mercaderes e inspeccionar a los esclavos. Repartidos por tierras costeras por donde pasaban los navegantes, también garantizaban la seguridad y jurisdicción del país que representaban. También es importante aclarar que monopolizaron el cobro de los derechos de navegación e impuestos sobre los buques y sobre las mercancías. Funcionaron como mercado, almacén, aduana, defensa y punto de apoyo a la navegación y exploración. En muchas ocasiones, estos mismos puestos comerciales sirvieron también como sede del gobierno de las comunidades locales.

Como Portugal fue el pionero en las grandes navegaciones, el país tuvo los primeros puestos comerciales. La más antigua data de finales del siglo XIV, siendo fundada en Flandes, creada en la ciudad de Brujas, denominada Fábrica de Amberes. Los historiadores señalan una gran diversidad de mercancías en las fábricas: oro, especias, esclavos, azúcar, guindilla, madera, caballos, cereales, plumas de pájaros exóticos, piedras preciosas, sedas, porcelana. Un ejemplo de un puesto comercial grande e importante en Portugal fue la Casa da India, en Lisboa, que fue destruida por el terremoto de 1755, y que tomaba las decisiones sobre los precios de compra y venta de las mercancías que circulaban en el monopolio portugués. El primer puesto comercial del continente africano fue el de Arguim, que data de 1448, atrayendo a los comerciantes musulmanes del norte de África, acaparando el mercado en esa región. También hubo puestos comerciales en el Océano Índico como Goa y Malaca. Fue gracias a estos puestos comerciales que Portugal estableció sus dominios comerciales en los océanos Índico y Atlántico.

Como se dijo anteriormente, en Brasil también hubo puestos comerciales establecidos por los portugueses. Fueron los primeros intentos de explorar la costa brasileña. Después de un viaje de reconocimiento a lo largo de la costa brasileña en 1501 realizado por iniciativa de la Corona portuguesa y comandado por Gaspar de Lemos y con Amerigo Vespucci a bordo, que fue crucial para el éxito del viaje. Según Sérgio Buarque de Holanda, se descubrió la posibilidad de comercialización a gran escala del pau-brasil. Fernando de Noronha, a través de un grupo de comerciantes, que Boris Fausto llama consorcio, recibió el monopolio comercial del palo brasil por tres años a cambio de enviar seis barcos cada año para explorar cerca de 2.000 kilómetros de costa. El arrendamiento se renovó dos veces más, en 1505 y 1513. Este arrendamiento resultó en la donación, con fecha de 1504, de la primera capitanía hereditaria de la costa brasileña, donada por el rey Manuel a Fernando de Noronha: la isla de São João da Quaresma, que hoy lleva el nombre de su propietario, Fernando de Noronha.

Así, se puede ver la importancia económica y política de los puestos comerciales establecidos por Portugal.

Referencias bibliográficas:

ABREU, C. Capítulos de la historia colonial [online]. Río de Janeiro: Centro Edelstein de Investigaciones Sociales, 2009. 195 p. ISBN 978-85-7982-071-7. Disponible en SciELO Books http://books.scielo.org.

ARRUDA, José Jobson de A., PILETTI, Nelson. Toda la Historia – Historia General y Brasileña. Editora Ática, 13ª edición, SP, 2007.

COSTA, Marcos. La Historia de Brasil para los que tienen prisa. Río de Janeiro: Valentina, 2016.

DEL PRIORE, María, VENANCIO, Renato. Una breve historia de Brasil. São Paulo: Editora Planeta do Brasil, 2010.

FAUSTO, Boris. Historia de Brasil. São Paulo: Edusp, 1996.

FERNANDES, Fernando Lourenço. La Fábrica Portuguesa de Río de Janeiro. HISTÓRIA, São Paulo, 27 (1): 2008, p. 155 – 194.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

seis − 3 =