fotosensibilización –

, |Estás en: Home » Anatomía » fotosensibilización –

Ver en PDFimage_printImprimir

Aumento de la sensibilidad de la piel a la radiación solar, especialmente la ultravioleta, a menudo debido a una sustancia química o farmacológica y que provoca una erupción.

Los casos de fotosensibilización son cada vez más frecuentes, en gran parte debido a un cambio de comportamiento (exposición más frecuente al sol, uso de sustancias y fármacos que provocan fotosensibilización).

Causas

La fotosensibilización puede ser idiopática (sin causa conocida), causada por un factor desencadenante externo o interno, o de origen genético.

Fotosensibilizaciones de origen externo ocurren después de la aplicación de una sustancia en la piel (perfume) o después del contacto de la piel con varias plantas (ranúnculos, mostaza, etc.).

Fotosensibilizaciones de origen interno se producen tras la ingestión de sustancias o fármacos que ejercen una acción fotosensibilizante tras ser depositados en la piel: psoralenos, ciertos antibióticos (en particular tetraciclinas), amiodarona, quinolonas, ciertos antifúngicos (griseofulvina en particular), etc.

Fotosensibilizaciones de origen genético se deben a determinadas deficiencias determinadas genéticamente, que afectan al sistema de reparación del ADN (xeroderma pigmentosum) o la distribución de melaninas (albinismo, piebaldismo).

Signos y síntomas

Varían según el tipo de fotosensibilización: manchas rojas coronadas por pequeñas vesículas y picor intenso, vesículas o burbujas. Las lesiones aparecen en toda la piel expuesta al sol (fotosensibilización de origen interno), o más localizadas (fotosensibilización de origen externo), donde se ha aplicado el agente en cuestión. Las fotosensibilizaciones de origen genético dan como resultado una ausencia total de bronceado en zonas desprovistas de pigmentos melanina, o por eritema y luego por atrofia cutánea (xeroderma pigmentoso).

Tratamiento y prevención

El tratamiento consiste en aplicar fármacos antisépticos, suavizantes o corticoides locales a las lesiones. La administración sistémica de corticosteroides o antihistamínicos se reserva para las formas más graves. La prevención se basa en la protección de la piel (crema protectora del tipo pantalla total) y sobre todo en la eliminación del agente susceptible de desencadenar la fotosensibilización (medicación, manipulación de determinadas plantas, etc.). La fotosensibilización idiopática se puede prevenir administrando vitamina PP, antimaláricos sintéticos (nivaquina), carotenoides o mediante puvaterapia (exposición a los rayos ultravioleta A, asociada con la ingesta de psoralenos).

Uso terapéutico

La fotosensibilización se utiliza en el tratamiento de determinadas enfermedades de la piel, en particular la psoriasis, durante la puvaterapia. El agente fotosensibilizante (psoraleno) se administra por vía oral o tópica antes de la exposición a radiación ultravioleta artificial.

Ver : fotodermatosis, fotoprotección, puvaterapia.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

siete − 2 =