Genética clásica – Biología – InfoEscola

|Estás en: Home » Definición » Genética clásica – Biología – InfoEscola

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

LA genética clásica consiste en las técnicas y métodos de la genética, anteriores al advenimiento de la biología molecular. Los análisis genéticos son anteriores a las observaciones de Gregor Mendel, pero fue en el redescubrimiento de sus leyes, a principios del siglo XX, junto a los experimentos del estadounidense Thomas Morgan y sus alumnos en relación con la genética de la mosca de la fruta (Drosophila melanogaster) que nació la genética clásica.

Morgan descubrió un solo macho de mosca de la fruta de ojos blancos entre miles y miles de moscas de ojos rojos, y concluyó que la condición de «ojos blancos», aunque heredada precisamente como un rasgo mendeliano recesivo, aparecía solo en los machos, siendo una condición ligada a sexo. En los años siguientes, él y sus alumnos desarrollaron la teoría cromosómica mendeliana de la herencia. Este trabajo fue tan popular que se considera un hito en la genética clásica.

Casi al mismo tiempo, los científicos aceptaron que los genes situados linealmente en los cromosomas de los organismos eucariotas eran los principales mecanismos de herencia, infiriendo que los genes que están más cerca tienden a heredarse juntos. Sin embargo, existe la posibilidad de que estos genes se hereden por separado, a través de la meiosis y los procesos de entrecruzamiento (entrecruzamiento de cromátidas no hermanas de dos cromosomas homólogos) y recombinación (intercambio aleatorio de material genético durante la meiosis), lo que aumenta la variabilidad genética de la descendencia y, por tanto, la garantía de supervivencia.

En genética clásica, el análisis de rasgos biológicos comienza con el análisis de mutantes. Cada mutante debe someterse a prueba para comprobar la heredabilidad de la mutación. El análisis se basa en la observación de proporciones fenotípicas específicas (características externas) en la descendencia de cruces. Los genotipos que pueden aparecer en un cruce monogénico son homocigotos dominantes, heterocigotos (monohíbridos) y homocigotos recesivos. Los genotipos de genes que se segregan independientemente a menudo se pueden tratar como extensiones de la segregación de un solo gen.

Los cuadros de Punnet se utilizan ampliamente para el análisis cruzado en genética clásica. A continuación podemos ver las posibilidades de genotipo en cruces monohíbridos y dihíbridos.

P: AA x AA

F1: Aa

F2:

P: AABB x aabb

F1: AaBb

F2:

AB AB ab AB
AB ABB AABb AaBB AaBb
AB AABb AAbb AaBb aabb
aB AaBB AaBb aaabb aaabb
abdominales AaBb aabb aaabb aabb

En la actualidad, algunas ideas de la genética clásica han sido abandonadas o modificadas debido al aumento de conocimientos que han supuesto los descubrimientos de carácter molecular. Aún así, los estudios de los patrones de herencia mendelianos continúan sirviendo como una herramienta útil en el estudio de los trastornos genéticos autosómicos o ligados al cromosoma X, tanto dominantes como recesivos. Para estudios de enfermedades monogénicas se pueden utilizar pedigríes, una representación gráfica para exponer la genealogía o árbol genealógico de individuos relacionados por parentesco. A través de símbolos y signos convencionales se caracterizan todos los miembros del linaje, lo que permite observar los fenotipos de las generaciones e identificar el tipo de herencia.

Referencias bibliográficas:

Griffiths, AJF, Wessler, SR, Lewontin, RC, Carroll, SB Introducción a la genética. 9. ed. Río de Janeiro: Guanabara Koogan, 2009.

Wagner, Puerto Rico Comprender la herencia: una introducción a la genética clásica y molecular. 1992. Ciencia de Los Álamos. 20:1-67.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

8 − seis =