Genocidio armenio

|Estás en: Home » Definición » Genocidio armenio

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

O Genocidio armenio fue una campaña sistemática del gobierno del Imperio Otomano (actual Turquía) de asesinatos, deportaciones y diversas violencias cometidas contra el pueblo armenio en el contexto de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y posteriormente, durante la década de 1920 ( más precisamente de 1920 a 1923).

Genocidio

La palabra genocidio fue acuñada en la década de 1940 por un jurista polaco llamado Rafael Lenkim. Buscando una palabra que englobara en su etimología todo un salón de hechos históricos, masacres, violencias y agresiones diversas, que victimizaban a grupos de personas por motivos étnicos, raciales, religiosos o culturales, el abogado polaco buscó esclarecer estos fenómenos, observados desde la antigüedad.

Su definición sirvió de base para la elaboración de una ley que tiene como objetivo sancionar a los Estados y las personas que cometan delitos contra las comunidades por los motivos antes mencionados. De esta iniciativa surgió, a finales de la década de 1940, principalmente en respuesta al Holocausto judío perpetrado por los nazis en Alemania y la Europa ocupada, el documento titulado «Convención para la prevención y sanción de los crímenes de genocidio», de Naciones Unidas ( ONU).

el caso armenio

Armenia fue parte del antiguo Imperio Otomano hasta el año 1918. Por lo tanto, el pueblo armenio fue uno de los muchos grupos étnicos presentes en el Imperio, que siempre fue mayoritariamente musulmán. A pesar de esto, el Imperio Otomano reunió dentro de sus fronteras a un gran número de pueblos diferentes con diferentes culturas y religiones.

El pueblo armenio era uno de esos pueblos. Al ser de tradición cristiana, se mantuvo al margen de la práctica religiosa otomana común, lo que hizo que la comunidad se viera mal y vulnerable.

Durante la Primera Guerra Mundial, el Imperio Otomano luchó del lado de la Triple Alianza y se opuso a la principal potencia cristiana de la región, Rusia, que practicaba (todavía practica) la misma rama de la fe cristiana, el cristianismo ortodoxo.

Esta relación entre los eslavos y los armenios arrojó sospechas otomanas sobre la presencia e influencia de los armenios dentro del Imperio. A partir de 1915, el gobierno turco inició una campaña de persecución, expulsión, deportación, tortura y asesinato de personas de etnia armenia. La razón dada por los otomanos fue el peligro para la seguridad interna. Esta ofensiva, llevada a cabo principalmente por diferentes autoridades políticas, entre ellas Behaeddin Shakir, líder de las tropas irregulares utilizadas en el genocidio; Zia Gokalp, ideólogo pan-turco (doctrina que pretendía formar un Imperio Otomano formado solo por turcos, excluyendo, deportando o matando a todos los que pertenecían a otras etnias) y, principalmente, el partido político denominado «Comité de Unión y Progreso», que pasó a la historia con el nombre de “Jóvenes Turcos”. A partir de estos individuos y organizaciones, el genocidio como plan fue llevado a cabo por diversas autoridades, a varios niveles, dentro del Imperio Otomano.

El número de armenios muertos en este genocidio se estima en 1,5 millones, según investigadores e historiadores, pero las fuentes turcas tienden a reducir esa cifra considerablemente. Además, los acontecimientos de 1920 a 1923 tendieron a incrementar la cifra original en unas pocas decenas de miles.

En ese momento, el genocidio armenio se había tratado como un crimen de lesa humanidad. Hubo protestas de diversas potencias contra las medidas del Imperio Otomano y movimientos de ayuda humanitaria al pueblo armenio para que pudieran frenar o al menos minimizar los efectos de la violencia que sufren. Sin embargo, no se hizo nada concreto contra el gobierno otomano por las agresiones cometidas y el asunto se ha convertido en una batalla por la memoria histórica desde entonces, donde varios gobiernos han reclamado el reconocimiento del Genocidio Armenio y el castigo del Imperio Otomano y, en consecuencia, , de Turquía, su heredero legal, y otros que, como los turcos, no reconocen lo ocurrido con el genocidio sino como una consecuencia inherente del contexto bélico del país. El asunto permanece indefinido y ha generado, de vez en cuando, malestar diplomático entre Turquía, Armenia y el resto del mundo, que en ocasiones se pronuncia condenando a los turcos, en ocasiones legitimándolos.

Bibliografía:

Home

http://consuladodaarmenia.com/armenia/genocidio/

POWER, Samantha (2004). Genocidio: retórica estadounidense en cuestión. São Paulo: Companhia das Letras.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

9 − 2 =