Gradualismo – Evolución – Biología

|Estás en: Home » Biología » Gradualismo – Evolución – Biología

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Formulado por el naturalista británico Charles Darwin, el gradualismo (o gradualismo filético) es una idea que sostiene que la evolución se produce a través de pequeñas transformaciones a lo largo de varias generaciones de seres vivos, configurando así un proceso evolutivo lento y continuo.

Darwin propuso esta hipótesis en su libro «El origen de las especies”, lanzado en 1859. Hasta entonces prevalecía el pensamiento religioso, según el cual todos los seres vivos fueron creados por la divinidad, con las mismas características que presentan hoy. El naturalista, sin embargo, creía que los seres vivos sufrían cambios sucesivos de una generación a otra, y tales cambios eran los responsables de las diferencias significativas entre especies.

Después de ser formulado, el teoría del gradualismo influyó en el pensamiento evolutivo durante muchas décadas, hasta que fue cuestionado por otros científicos. La primera pregunta sobre el gradualismo surgió a través del análisis de los fósiles, que no presentaban una secuencia gradual de cambios desde los más antiguos a los más recientes, como sería según la idea de Darwin. En unos pocos casos hubo, eso sí, algunos cambios paulatinos de los fósiles, sin embargo, el análisis mostró una gran intermitencia, con la aparición aparentemente repentina de nuevas variedades a lo largo del proceso evolutivo.

Para los defensores del gradualismo, los fósiles no mostraron cambios graduales porque el propio documental fósil es incompleto, ya que la fosilización es un proceso relativamente raro, lento y complejo. Para otros, sin embargo, el registro fósil es verdadero y demuestra lo que realmente sucedió, es decir, es una prueba de que la evolución no ocurre gradualmente.

Después de eso, se cuestionó el gradualismo en cuanto a cuántas especies diferentes existen en la actualidad. Si la evolución realmente ocurriera de manera continua y gradual, los seres vivos deberían presentar más similitudes entre sí. Es un hecho que muchas especies son similares, sin embargo, cada una de ellas es única, presentando particularidades que las diferencian entre sí.

Con base en estos y otros argumentos, los paleontólogos estadounidenses Niles Eldredge y Stephan Jay Gould propusieron la teoría del equilibrio puntuado (o saltacionismo), que afirma que los seres vivos atraviesan largos periodos de evolución lenta, sin cambios significativos en sus características, seguidos de breves periodos de grandes transformaciones. Quienes defendían la teoría del equilibrio puntuado afirmaban que este pensamiento científico explica la discontinuidad percibida en el registro fósil, así como la existencia de tantas especies diferentes.

Hoy en día, hay científicos que abogan por el gradualismo, mientras que otros, por el contrario, creen que los grandes cambios evolutivos se producen con relativa rapidez. Esto contribuye a la discusión sobre cómo los procesos evolutivos causaron la diversificación de la vida.

Referencia bibliográfica:
AMBIS, José Mariano; MARTHO, Gilberto Rodrigues. Biología volumen 3. São Paulo: Moderna, 2004.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

19 − 7 =