Helenismo – Período helenístico – Historia

|Estás en: Home » Definición » Helenismo – Período helenístico – Historia

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

O período helenístico estuvo marcado por la dominación del Imperio Macedonio sobre Grecia. Ubicados en una región al norte de Grecia, fueron considerados bárbaros por los pueblos griegos. Liderados por Felipe II lograron conquistar toda Grecia en el 338 aC marcando el inicio del período. Felipe murió en batalla pero su trono pasó a su hijo, Alejandro Magno, quien ascendió al poder en el 336 aC Alejandro fue educado por la cultura griega y tuvo lecciones con Aristóteles, que marcaron su trayectoria de conquista de los pueblos de Oriente.

Alejandro Magno, que llegó a ser conocido como Alejandro Magno, fue el principal responsable de la cultura helenística que marcó el período. Además de mantener los dominios ya conquistados por su padre, se dirigió hacia el este conquistando nuevas tierras y haciendo de su imperio un extenso imperio. Tras la muerte de Alejandro, víctima de una enfermedad en ese momento, su imperio no se sostuvo y se dividió.

Busto de Alejandro Magno, tallado en Alejandría alrededor del año 200 a. C., en exhibición en el Museo Británico de Londres. Foto: Spiroview Inc / Shutterstock.com

Alejandro Magno fue un nombre importante en el mundo antiguo. El dominio macedonio y la expansión de Alejandro Magno marcaron lo que llamamos el período helenístico, que se extiende desde la conquista macedonia de Grecia en el 338 a. C. hasta su anexión por los romanos en el 146 a.

Al heredar el trono de su padre Felipe II, Alejandro buscó mantener los dominios ya conquistados por Felipe y expandir su poder. Fue un viajero conquistador que, por donde pasaba, dominaba a los pueblos y trataba de difundir la cultura griega. En las sociedades que conquistó, estableció el modo de vida griego y su organización social. Así, el período helenístico estuvo marcado por la mezcla: de los pueblos conquistados de Oriente con la cultura griega. Al construir templos, ágoras y gimnasios por donde pasaban, la cultura griega se expandió. El centro de esta nueva cultura, mezcla de cultura griega y oriental, se encontraba en Egipto, en la ciudad de Alejandría, que contaba con la biblioteca más grande del mundo antiguo: la biblioteca de Alejandría. Sin embargo, la cultura helenística siguió existiendo, pues se caracteriza por ser el resultado de la mezcla de las culturas griegas y los pueblos orientales conquistados por Alejandro. Fue a través de él que la cultura griega se expandió y se extendió hacia Oriente. Los pueblos conquistados por Alejandro convivieron con la cultura griega al igual que griegos y macedonios convivieron con la cultura local, formando lo que llamamos helenismo. Aun así, hay investigadores que afirman que hay que tener cuidado: la expansión de la cultura griega y su apropiación entre las sociedades orientales se produjo, especialmente entre sus élites, que frecuentaban espacios destinados a la difusión de la cultura griega. Fue en este período que la cultura griega, además de presentarse a las sociedades occidentales a través de las ideas, también estuvo presente en forma física. Las esculturas son el sello distintivo de la cultura helenística: representan cuerpos humanos y están meticulosamente detalladas hasta el punto de representar cuerpos en movimiento.

El imperio de Alejandro era bastante extenso. Consiguió llegar a lugares lejanos y deseados por muchos: además de Egipto, Mesopotamia, Siria y Persia, ya conectadas por mar con los griegos, Alejandro llegó a la India.

El mapa muestra los dominios conquistados por el Imperio Macedonio (Ilustración: Universidad de Texas. Atlas histórico de William Shepherd).

Tras un largo período de profusión de la cultura helenística, fusión de sociedades y culturas diversas -griegos, persas, egipcios-, los romanos finalmente consiguieron dominarlos en su proyecto expansionista y acabaron con el antiguo Imperio Macedonio.

REFERENCIAS:

FUNARI, Pedro Paulo. Grecia y Roma. São Paulo: Contexto, 2002.

GUARINELLO, Norberto Luis. Historia antigua. São Paulo: Contexto, 2013.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

1 × 1 =