Industria cultural – concepto, resumen, ejemplos – Sociología

Industria cultural es un concepto de interpretación sociológica desarrollado por Theodor Adorno y Max Horkheimer en el libro “Dialética do Esclarecimento” de 1944. Este concepto se refiere a la producción y uso de la cultura como bien de consumo industrial, privando al arte y a la cultura de sus principales características interpretación y crítica de la realidad. Tanto los autores como el concepto en sí son parte de la Escuela de Frankfurt, una escuela de inspiración marxista que duró desde 1922 hasta 1969. El principal método de análisis fue la Teoría Crítica.

En su sentido más general, la teoría crítica es una teoría sociológica que tiene como objetivo explorar lo que existe detrás de la vida social y descubrir los supuestos y máscaras que nos impiden comprender plena y verdaderamente cómo funciona el mundo. […] La principal dinámica del trabajo de este grupo fue la crítica de la vida bajo el capitalismo y las formas imperantes de explicarla. Aunque el método se basó en el marxismo, modificaron algunos de sus supuestos básicos y lo combinaron con otros métodos. […] Contrariamente a las opiniones más populares del marxismo, por ejemplo, los miembros de la Escuela de Frankfurt argumentaron que la economía no determinaba la forma de vida social. Destacaron la importancia de la cultura y desarrollaron un enfoque crítico del arte, la estética y los medios. Combinaron el marxismo con el análisis freudiano para crear una comprensión de la personalidad y el individuo en relación con la sociedad capitalista. (JOHNSON, 1997, pág.232).

La industria cultural es un término interpretativo de la realidad que los autores percibieron en la década de los 40 relacionada con los medios de comunicación y las comunicaciones. Su crítica es en el sentido de darse cuenta de que diferentes grupos sociales dominantes estaban comenzando a utilizar la cultura y las artes desde la lógica del mercado capitalista. Para los autores, esto es sumamente dañino porque, al cumplir con los ideales de lucro, mercado, aceptabilidad, estos productos de la cultura serán consumidos como los demás y perderán su potencial de crítica social y de crítica al propio sistema, creando una alienación cada vez mayor en sus consumidores.

Para los autores, el arte es un proceso de reflexión sobre una situación y, por tanto, demanda un momento para su producción, técnicas y estudios. El arte como producto industrializado y de producción masiva, en consecuencia, carece de algunos elementos debido a la necesidad del mercado de ser abastecido y renovado constantemente. Con esto, el proceso creativo en sí se mecaniza y se orienta siempre a complacer al mercado, al consumidor, a las clases que dominan el mercado y al lucro, por lo que se minimiza su potencial crítico.

Como en otros sectores industriales, la industria cultural transforma la materia prima en mercancía, creando nuevos patrones de consumo, orientados a satisfacer las demandas de un público objetivo específico. (TERRA, ARAUJO, GUIMARÃES, 2009, p.134).

Los autores diferencian la cultura clásica de la cultura popular y tanto de la industria cultural como de la cultura de masas. La cultura erudita es producida y consumida por clases intelectualizadas y exige estudio y técnicas muy refinadas tanto para ser generadas como para ser entendidas. La cultura popular es producida espontáneamente por el pueblo y refleja su realidad circundante, no requiriendo estudios para ello. La cultura de masas es diferente, ya que no se refiere a las masas populares, sino a la industria cultural. Es una producción artística encargada por el mercado que tiene la función de satisfacer y generar gustos masivos, no aprecia las técnicas eruditas y no refleja la realidad de las personas. Es un producto de reproducción amplia y rápida que también genera un rápido olvido de este mismo producto, necesitando ser reemplazado. Puede cubrir música, cine, televisión, radio, pintura, literatura, etc.

La cultura popular es un repertorio acumulado de productos culturales como la música, la literatura, el arte, la moda, la danza, el cine, la televisión y la radio que son consumidos principalmente por grupos no elitistas, como la clase trabajadora y baja (así como segmentos sustanciales de la población). la clase media)). (JOHNSON, 1997, pág. 60).

A pesar de las críticas dirigidas a los productos de la Industria Cultural, autores de la Escuela de Frankfurt como Walter Benjamin consideran sin embargo que logra, de cierta manera y en cierta medida, democratizar el acceso a las artes. Esto se debe a que con la llegada de los medios de comunicación y la comunicación masiva ya no es necesario acudir físicamente a un espectáculo ni a la ópera para conocer estas obras. Si bien la calidad del producto es menor y la experiencia no es la misma, la industria cultural puede ser utilizada con fines de accesibilidad, como la reproducción fotográfica de obras, pinturas, esculturas que están presentes en museos y espacios alejados de las clases populares. .

Así, la industria cultural es un concepto crítico para interpretar la producción de bienes culturales en el mercado capitalista. Su característica es la alienación de las personas y la producción masiva y masiva de la obra de arte. Sin embargo, se puede utilizar para promover un acceso y contacto fácil y masificado de grandes obras de arte, incluso con detrimento de la calidad técnica. La función de la industria cultural, sin embargo, no es hacer posible el acceso, sino producir ganancias de las obras de arte, incluida la explotación del artista.

El modo de comportamiento perceptivo, mediante el cual se prepara el olvido y el recuerdo rápido de la música de masas, es la desconcentración. Si los productos estandarizados e irremediablemente similares, salvo ciertas particularidades sorprendentes, no permiten una audición concentrada, sin volverse insoportable para los oyentes, éstos, a su vez, ya no son capaces de una audición concentrada. No pueden mantener la tensión de la concentración atenta, y por eso se entregan resignadamente a lo que pasa y fluye por encima de ellos, y de quien se hacen amigos sólo porque ya lo escuchan sin una atención indebida. (ADORNO, 1978, p. 190).

Concepto y características principales

El término designa el trabajo cultural y artístico bajo la lógica de la producción industrial capitalista.

Sus corolarios son sobre todo el lucro y la idealización de productos adaptados al consumo de las masas.

Cabe destacar la influencia marxista de esta interpretación, que presupone a la economía como «motor» de la realidad social.

En la Industria Cultural, las ilusiones estandarizadas se producen y extraen de la fuente cultural y artística. Estos se comercializan bajo el aspecto de productos culturales destinados a la obtención de beneficios.

Además, pretende reproducir los intereses de las clases dominantes, legitimándolos y perpetuándolos socialmente.

Así, al someter a los consumidores a la lógica de la Industria Cultural, la clase dominante promueve la alienación en los dominados.

Como resultado, hace dominado incapaz de elaborar un pensamiento crítico que impida la reproducción ideológica del sistema capitalista.

Por otro lado, el perfeccionamiento tecnológico de la Industria Cultural permitió perpetuar el deseo de posesión por renovación técnico-científica.

Además, cualquier comportamiento que se desvíe de las necesidades de consumo es combatido y tratado como anormal por la Industria Cultural.

La cultura popular y erudita se simplifica y falsifica para convertirse en productos consumibles.

Esto provoca la decadencia de las formas más originales y creativas de hacer cultura y arte.

Industria cultural y cultura de masas

[ width=»821″]Televisión x Libros ¿Quién estimula más el cerebro: la televisión o el libro?

Inicialmente, debemos destacar que la Industria Cultural y los medios de comunicación, así como las herramientas publicitarias (publicidad, marketing), son inseparables e indistintos.

Estos vehículos y herramientas serán responsables de crear y mantener la creencia en la «libertad individual».

Libres de cualquier estandarización, proporcionan la sensación de satisfacción por el consumo, como si la felicidad pudiera comprarse.

La mayoría de las veces, los productos comprados no cumplen lo que prometen (alegría, éxito, juventud). Así, fácilmente eluden al consumidor, atrapándolo en un círculo vicioso de conformismo.

Aspectos positivos de la industria cultural

No todo es negativo en la acción capitalista de Indústria Cultural. En este sentido, Walter Benjamin (1892-1940) cree que esta es también una vía de democratización del arte.

Para él, los mismos mecanismos que alienan, son capaces de acercar la cultura a un mayor número de personas.

Además, permite el emprendimiento no comercial, ya que permite el acceso a herramientas para la producción cultural.

Theodor Adorno y Max Horkheimer, por su parte, afirmaron que la Industria Cultural actuó como formadora de mentalidades. Sin embargo, no se usaron de manera esclarecedora, lo que también es una posibilidad virtual de este sistema.

Si la Industria Cultural fue la principal responsable de la alienación promovida por la remoción del arte de su rol transformador, en cambio, puede ser la única capaz de difundir y difundir. replantear el arte como factor de transformación social.

Deja un comentario