Inspectores Sarney – Historia de Brasil

|Estás en: Home » Historia » Inspectores Sarney – Historia de Brasil

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Publicado el 01/10/2021

José Sarney asumió la presidencia de Brasil en 1985 tras la inesperada muerte de Tancredo Neves. Fueron elegidos por el Colegio Electoral y Sarney fue el primer presidente civil en asumir el cargo después de la Dictadura Militar. Su gobierno fue visto con sospecha: el nombre en el que los brasileños depositaron sus esperanzas democráticas fue el nombre de Tancredo Neves. Sarney tuvo su ascenso político y económico durante la dictadura militar, y fue un nombre importante en el partido situacionista de la época, Alianza para la Renovación Nacional – ARENA. Pero, con su ascensión a la presidencia, fue el guía del ejecutivo en el proceso de redemocratización. Como resultado, se produjeron varios cambios políticos, sociales, culturales y económicos.

Durante el gobierno de José Sarney, los brasileños vivían a diario con el fenómeno de la inflación. Este fenómeno se caracteriza por el aumento constante de los precios de los productos y servicios y es bastante común en la historia de Brasil: en diferentes momentos la inflación asustó a la gente común, que no veía aumentar su ingreso mensual en la misma proporción que los productos vendidos en los mercados aumentaron (ni el alquiler de sus casas, por ejemplo). El ciudadano brasileño, un consumidor, actuaría como un guardián de los precios comerciales. Esto sucedió tan pronto como se lanzó el Plan Cruzado en 1986. El plan se lanzó a principios de año y se anunció en los medios de comunicación. Llegó a reemplazar al crucero y con él se tomaron algunas medidas para ordenar la situación económica del país: se congelaron los precios por tiempo indefinido y se reajustó el salario mínimo. Como estrategia popular para hacer partícipes a los ciudadanos de la nueva política económica, el gobierno de José Sarney creó las figuras de inspectores de sarney. El principal enemigo a monitorear era la inflación.

El presidente dejó a los brasileños la tarea ciudadana de inspeccionar los precios que se practicaban en el comercio, especialmente en los supermercados. El título que asociaba al brasileño a la tarea de fiscalizar las prácticas comerciales -el inspectores de sarney – ganó popularidad con las noticias de los periódicos. Esta inspección tenía un objetivo claro: contener la inflación. Por eso Sarney insistió en la aprobación del Plan Cruzado y los inspectores deben actuar para hacer cumplir este plan que, como medida principal, contemplaba el congelamiento de los precios de los productos en los estantes de las casas comerciales. El gobierno distribuyó tablas con precios estandarizados y el ciudadano se encargó de informar al gobierno los que no cumplían con el congelamiento de los precios de los bienes. Los inspectores incluso denunciaron los abusos de los comerciantes a la policía para que tomara las medidas oportunas: si se constataba el caso abusivo, los establecimientos podrían incluso ser clausurados temporalmente.

Al principio, el proyecto de gobierno con la acción de los inspectores de Sarney impulsó el comercio: para una población acostumbrada a la inflación constante, el congelamiento de precios generó un consumo que los brasileños no experimentaban desde hacía mucho tiempo. Fue un tiempo –corto– de optimismo y alto consumo. Pero el costo de producción de los bienes que se vendían a un precio fijo se convirtió en un problema y muchos productos comenzaron a terminar en los estantes de los supermercados y, con eso, comenzó una nueva crisis y la inflación volvió a subir. Además, con el aumento de salarios y la congelación de los precios de los productos, muchos brasileños exageraron en el consumo: carne, leche, automóviles, viajes eran cada vez más consumidos por una clase media en ascenso. El Plan Cruzado fracasó y no estabilizó la economía. Los inspectores de Sarney tampoco duraron mucho en los pasillos de los supermercados. Después de él, vinieron otros planes: Plano Bresser, Plano Verão son algunos de los ejemplos de intentos de organizar las cuentas públicas. La dictadura militar había dejado deudas y la milagro la economía era más una construcción fantasiosa que una mejora real en la vida de los brasileños. Incluso en la década de 1980, los efectos del desequilibrio en las cuentas públicas se hicieron sentir y estos problemas se prolongaron durante toda la década. Fue solo años después que la inflación se equilibró: fue el Plano Real el que hizo posible una cierta estabilidad económica para Brasil.

Referencia:

FAUSTO, Boris. Historia de Brasil. São Paulo: Editorial de la Universidad de São Paulo, 2007.

Archivado en: Brasil Republicano, Economía
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

2 × uno =