Intolerancia religiosa – Sociología

|Estás en: Home » Sociología » Intolerancia religiosa – Sociología

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Intolerancia religiosa es una forma de violencia, física o simbólica, que tiene como objetivo la negación y supresión de una religión a expensas de otra. Es decir, se trata de un caso de prejuicio asociado a algún tipo de violencia en el que se pretende negar la existencia de religiones específicas. En Brasil, las religiones afrobrasileñas son el ejemplo de religiones que sufren de intolerancia religiosa. También puede estar relacionado con diferentes procesos sociales, además de la religiosidad en sí, como la colonización, el prejuicio étnico-racial, la hegemonía, la discriminación de género, etc.

La relación con otros prejuicios es evidente porque la religión es uno de los aspectos culturales de un pueblo. Y trae consigo una interpretación del mundo, la vida, las relaciones sociales. Una religión puede discriminar a la otra además de los problemas de diferentes deidades, por ejemplo, por cómo las personas se comportan o se relacionan con los problemas sociales.

La intolerancia religiosa proviene de movimientos hegemónicos. Esta hegemonía significa la búsqueda de convertirse en la única cosmovisión posible, poniendo fin a las expresiones contrarias. El término aparece en los debates sobre la pluralidad de derechos, ya que se entiende que todas las personas tienen derecho a que se respete su cultura y etnia, en consecuencia también a las diferentes religiones.

Sin embargo, acciones de intolerancia religiosa, que pueden ser difamación, demonización, exclusión social, destrucción de templos, propiedades, símbolos, etc. ha estado presente en la humanidad durante mucho tiempo. Porque hay varias religiones que perciben un camino único, tanto en el oeste como en el este. Esto se puede ver, por ejemplo, en la colonización portuguesa en Brasil en relación con las religiones indígenas. Estos solo serían considerados con alma, que es un atributo de la persona humana, si profesaran la fe del Estado portugués. Para los colonizadores, esto no se consideraba intolerancia religiosa, sino la salvación del alma de los “salvajes”.

Hoy, muchas religiones se encuentran en esta misma situación. Su confrontación con los demás es parte de su creencia de que solo hay un camino correcto.

De modo que impedirles expresar tal creencia ciertamente comprometería su libertad religiosa. El problema es que al ejercerlo libremente en los más diversos medios de comunicación y espacios públicos y, a menudo, de manera abiertamente hostil, estos religiosos realizan actos explícitos de “violencia simbólica”, que estigmatizan, descalifican y desmoralizan a los adeptos de los cultos. . afrobrasileños [e outros], así como sus creencias y prácticas religiosas. (ORO, 2007, p. 126).

Si bien la estrategia de salvación sigue siendo la justificación, en la legislación brasileña y en los Derechos Humanos esto se considera un delito de violación de derechos. El entendimiento de que solo la religión salvada en sí misma solo puede usarse dentro de ella y no para atacar a otras personas y culturas. La Ley Nº 9459/1997 modifica la Ley 7716/1989, que regula los delitos de prejuicio o discriminación.

Art. 1 Los delitos resultantes de discriminación o prejuicio por motivos de raza, color, etnia, religión u origen nacional serán sancionados por esta Ley. (BRASIL, 1997).

La idea de libertad religiosa y el estado laico se complementan en la discusión de la intolerancia religiosa, ya que es el estado, dentro de los derechos civiles, el que definirá los actos de violencia e intolerancia. El estado secular es aquel que no profesa una creencia por sí mismo. La libertad religiosa se basa en los derechos civiles, es decir, los relacionados con el individuo, y los derechos humanos para garantizar que no haya discriminación de ningún tipo entre los seres humanos.

En Brasil, en lo que respecta al secularismo, nos enfrentamos al amanecer republicano como un hito. Es cuando se asume el principio de separación entre Estado e iglesias. En términos más concretos: rompe con el arreglo que oficializó y mantuvo a la Iglesia Católica; la enseñanza se declara laica, los registros civiles dejan de ser eclesiásticos, el matrimonio se vuelve civil, los cementerios se secularizan; al mismo tiempo, se incorporan los principios de libertad religiosa e igualdad de los grupos confesionales, lo que daría legitimidad al pluralismo espiritual. Nótese que estamos a fines del siglo XIX y la amplitud de este proyecto de secularización coloca a Brasil al lado e incluso por delante de otros países igualmente comprometidos con esos principios. (GUIMBELI, 2008).

El entorno democrático y plural de las sociedades contemporáneas propicia el debate y la convivencia entre diferentes grupos. El debate sano y respetuoso no se considera intolerancia religiosa, sino, cuando en el debate se busca menospreciar, ridiculizar, ofender, blasfemar, satirizar prácticas religiosas, etc. La crítica de las prácticas religiosas está permitida en la misma línea.

La libertad religiosa, como sabemos, presupone la libertad de culto, creencias, pensamiento, conciencia y expresión, libertades esenciales para el funcionamiento de la democracia. A pesar de ello, el ejercicio de estas libertades, aunque sea restringido y regulado por el aparato político-legal, puede conducir al estallido de luchas culturales e incluso conflictos religiosos. Es decir, el contexto democrático de libertad, tolerancia y pluralismo religioso no se traduce automáticamente en una convivencia armónica (que supone una concepción muy ingenua de la democracia) entre las distintas religiones presentes en un territorio determinado. Más bien, presupone la ocurrencia de disputas, antagonismos, conflictos y competencia entre grupos religiosos, pero ciertamente con la expectativa de que ocurran principalmente dentro de los límites de la ley y la razonabilidad. (ORO, 2007, p. 125).

Es importante señalar que la intolerancia religiosa y la discriminación son diferentes para algunos autores de Antropología. La intolerancia se refiere a actos de no tolerar la existencia de diferentes discursos religiosos; la discriminación coexiste con las libertades religiosas, pero significa tratar a las religiones de manera diferente, otorgar beneficios a algunas, excluir o marginar a otras.

[…] constituye discriminación porque se basa en otorgar un trato desigual a un grupo religioso en detrimento de los demás. Tales actos de discriminación estatal, por supuesto, cuestionan cualquier afirmación o suposición sobre la neutralidad e imparcialidad del Estado brasileño en materia religiosa. (ORO, 2007, p.124).

Así, la intolerancia religiosa es una acción de prejuicio contra una determinada religión de forma hegemónica y con el fin de que la misma, que se presenta como oposición a la primera, sea erradicada. Se considera un delito según la legislación brasileña y es una violación de los derechos humanos. Se diferencia de la discriminación en que no acepta la libertad religiosa y la manifestación plural de diferentes cultos. Puede ejercerse mediante la violencia física, material o simbólica.

Referencias:

BRASIL. LEY N ° 7.716, DE 5 DE ENERO DE 1989. http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/LEIS/L7716.htm#art1

BRASIL. LEY N ° 9.459, DE 13 DE MAYO DE 1997. http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/LEIS/L9459.htm#art1

GIUMBELLI, Emerson. La presencia de los religiosos en el espacio público: modalidades en Brasil. Relig. soc., Río de Janeiro, Vol. 28, n. 2, pág. 80-101, 2008. Disponible en . acceso el 07 de julio de 2019. http://dx.doi.org/10.1590/S0100-85872008000200005.

Rezo, Ari Pedro. Intolerancia religiosa yurdiana y reacciones afro en Rio Grande do Sul. IN: SILVA, Vagner G. da (org.). Intolerancia religiosa: Impactos del neopentecostalismo en el campo religioso afrobrasileño. São Paulo: Editora da Universidade de São Paulo, 2007. Disponible en: https://books.google.com.br/books?id=uKew3ynPFS8C&lpg=PA29&ots=QzCAa_ukCn&dq=intoler%C3%A2ncia%20religiosa&lr&hl=en&pg=PA6#v=onepage&q&f=false

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario