La Dolce Vita La Dolce Vita

, |Estás en: Blog Artes La Dolce Vita La Dolce Vita

Ver en PDFimage_printImprimir

La buena vida

Reseña dramática de Federico Fellini, con Marcello Mastroianni (Marcello), Anita Ekberg (Sylvia), Anouk Aimée (Maddalena), Yvonne Furneaux (Emma), Lex Barker (Robert), Alain Cuny (Steiner), Nadia Gray (Nadia), Magali Noël (Fanny), Jacques Sernas (el ídolo), Annibale Ninchi (el padre de Marcello).

  • Guión: Federico Fellini, Ennio Flaiano, Tullio Pinelli, Brunello Rondi
  • Fotografía: Otello Martelli
  • Decoración: Piero Gherardi
  • Música : Nino Rota
  • Ensamblaje: Leo cattozzo
  • Producción: Riama y Pathé
  • País : Italia
  • Fecha de lanzamiento : 1960
  • Su : en blanco y negro
  • Duración : 2 h 58
  • Premio : Palma de Oro, Cannes 1960

Abstracto

Joven periodista sin carácter, Marcello frecuentó los círculos ricos de Roma. Pasa la noche con una prostituta con la socialité Maddalena, mientras su compañera Emma, ​​enfermizamente celosa, intenta suicidarse en casa. Va al aeródromo para recibir a Sylvia, una estrella escandinava que lo fascina: ella lo molesta con su coquetería, pero será golpeado por su amante titular. Su padre, que vino a verlo a Roma, sufrió un infarto en un entrenador. Su amigo Steiner, un hombre culto, aparentemente feliz, se suicida tras matar a sus hijos. Marcello se hunde poco a poco (y con lucidez) en un desenfreno que es sólo el reverso de la desesperación. Menos actor que espectador, participa en la fiesta que da Nadia para celebrar su divorcio. Al amanecer, ve, visiones antitéticas, un enigmático monstruo varado en la playa y una joven llena de gracia que una vez lo había conmovido.

Observación

Grandes cuadros yuxtapuestos

Objeto de un gran escándalo cuando salió (Anita Ekberg se disfraza allí de cardenal, pasamos directamente de una sesión de espiritismo a una misa con nobles decadentes …), La buena vida es para nosotros el punto de inflexión decisivo en la carrera de Fellini. Sin preocuparse por una trama como tal, asumió la estructura a gran escala de las críticas del music hall, una práctica a la que difícilmente renunciaría. El mundo que describe (el del cine internacional, en particular) ya estaba cerca de su declive. Pero no es ahí donde hay que buscar el sentido de preocupación que invade a todos los personajes. ¿Preocupación religiosa o no? Fellini (que tuvo cuidado de no decidir) es probablemente más cierto cuando habla del «miedo a los marcianos» (metáfora del miedo atómico). Esta preocupación también revela el miedo a morir que alimenta, por tanto, la vitalidad del artista, que se cita a sí mismo (el falso milagro se refiere a Il Bidone) y ya no dejará de citarse a sí mismo, como para compensar el paso del tiempo, sugirieron varios. veces de una manera sorprendente en este vasto fresco moderno.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario