La rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial (1945)

|Estás en: Home » Historia » La rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial (1945)

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

El 2 de septiembre de 1945, a bordo de un barco estadounidense en la bahía de Tokio, el Japón formalizó su rendición a los Aliados. Era lo que se necesitaba para que la Segunda Guerra Mundial llegara a su fin definitivo, porque en Europa, desde la derrota alemana, el 7 de mayo de ese año, ya había terminado.

LA rendición japonesa se esperaba desde julio, cuando su armada quedó casi completamente destruida. El Ejército del Aire también estaba muy debilitado, y los bombardeos promovidos por Estados Unidos y Reino Unido no cesaban, dejando ciudades arrasadas. Económicamente, la situación en el país también era bastante difícil y la población civil estaba experimentando graves privaciones materiales.

El 26 de julio, la Unión Soviética, Estados Unidos y el Reino Unido se reunieron en Potsdam, Alemania, para decidir el futuro de ese país y de Europa tras la derrota del nazismo. Además, el presidente de los Estados Unidos, Harry Truman; el primer ministro británico Winston Churchill; y el Presidente del Gobierno de la República Nacionalista de China (Taiwán), Chiang Kai-shek; lanzó la Declaración de Potsdam, cuyo contenido eran los términos de la rendición japonesa: si no se rendía incondicionalmente, el país enfrentaría una “destrucción total e inmediata”.

La invasión del territorio japonés estaba prevista para noviembre de 1945, bajo el mando del general estadounidense Douglas MacArthur, y partiría de la conquistada isla de Okinawa. Se sabía que esta sería una operación difícil y se predijo que costaría hasta 10 veces más vidas que el «Día D».

Sin embargo, tal operación nunca se llevó a cabo, ya que el 6 de agosto Estados Unidos lanzó la primera bomba atómica sobre una ciudad japonesa, Hiroshima. Ante los destrozos causados ​​y la muerte de 80.000 personas, una parte minoritaria del gobierno japonés consideró rendirse. El 8 de agosto, la Unión Soviética declaró la guerra al país y al día siguiente invadió Manchuria. Pero el 9 de agosto de 1945 trajo otro desastre: se lanzó la segunda bomba atómica, esta vez sobre Nagasaki. Ante la destrucción causada por las bombas, el emperador Hirohito anunció por radio, el 14 de agosto (o 15 de agosto, si se considera la hora japonesa), su rendición. Era la primera vez que el emperador se dirigía a la población, que hasta entonces nunca había oído su voz. La decisión no fue aceptada por unanimidad por el Consejo de Guerra y las Fuerzas Armadas y, antes de que se anunciara, alrededor de 1.000 soldados rebeldes asaltaron el Palacio Imperial para evitar que se hiciera la declaración, pero fueron derrotados por las fuerzas imperiales.

Así, el domingo 2 de septiembre de 1945 se formalizó la derrota japonesa en la bahía de Tokio, donde se encontraban más de 250 buques de guerra de países aliados y de la China nacionalista. Los representantes japoneses fueron el canciller Mamoru Shigemitsu y el general Yoshijiro Umezu. Líderes de las Naciones Unidas, Estados Unidos, China, Gran Bretaña, la Unión Soviética, Canadá, Australia, Francia, Holanda y Nueva Zelanda también firmaron el documento que determinó el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Referencias bibliográficas:

http://www.history.com/this-day-in-history/japan-surrenders

http://www.bbc.com/news/world-asia-33881427

http://www.history.com/this-day-in-history/japans-surrender-made-public

http://amaiorguerra.blogspot.com.br/2014/04/declaracao-de-potsdam.html

http://www.dw.com/pt-br/1945-confer%C3%AAncia-de-potsdam/a-593737

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

trece + 11 =