literatura popular –

|Estás en: Blog Literatura literatura popular –

Ver en PDFimage_printImprimir
Almanaque
Almanaque

La literatura popular no es un género popular específico. De alguna manera podemos mirar la Biblia, la ilíada y la odisea como los primeros libros “populares”, leídos (o más bien “recibidos”) por todo un pueblo y transmitidos a todas las civilizaciones occidentales. A un nivel completamente diferente, y en otro momento, la Edad Media, calificaremos como popular los fabliaux, en contraposición a la literatura épica que alimentaba a la nobleza.

Venta ambulante

Estos fabliaux, así como los cuentos y leyendas de la tradición oral y las novelas de caballería, se reproducen en los almanaques, de los cuales el primero conocido: el Compost de los grandes pastores, se imprime en París en 1493. Los almanaques constituyen una parte importante del bagaje de los vendedores ambulantes, que tocan, en el xviimi siglo, un público y un alcance cada vez más diverso, en xviiimi siglo, la provincia y el campo. Además de los almanaques (que aún existen hoy, con elVermot de almanaque y elAlmanaque Hachette, por ejemplo), «literatura ambulante» (es decir, distribuida por vendedores ambulantes, pero no escrita para este fin) incluye obras de astrología, colecciones de consejos religiosos, morales y prácticos (cocina, medicina), novelas sentimentales, cuentos de viajes y aventuras, así como clásicos, generalmente ilustrados. Los títulos que se reimprimen con frecuencia para la venta ambulante incluyen los cuatro hijos aymon y Melusina, Robert el diablo, Ricardo el intrépido, Hasta el travieso.

Al lado de Paul y Virginie y Robinson Crusoe, publicado por la Biblioteca Azul, de Hombre de la miseria y los Cuentos por Perrault, encontramos el caballero afortunado por Mme d’Aulnoy y Estelle y Némorin de Florian, obras de carácter aristocrático pero de temática popular. Ducray-Duminil, que ya se utiliza en las tardes de la cabaña (1794) el trámite que retomaría la novela seriada, fue uno de los últimos representantes de la venta ambulante de literatura, que dio paso, a partir de 1840, a las publicaciones por entrega y a través de la prensa. La literatura popular despega en xixmi Siglo con el triunfo de la novela, género que corresponde al advenimiento de la burguesía, mientras que la transformación de la prensa permite la publicación seriada y las ediciones “populares” se distribuyen a todas las clases sociales. (Entre el xviiimi siglo y xixmi siglo, la tirada media de un libro ha aumentado de 1.000 a 10.000 ejemplares).

Mitología

Aunque no existe un género popular homogéneo, la literatura de masas tiene, no obstante, una serie de temas y procesos que generalmente se toman prestados de géneros superiores. La influencia de la novela negra inglesa, por ejemplo, con sus tramas oscuras, se siente en los misterios de paris de Eugène Sue (1842). Las aventuras melodramáticas hacen referencia al drama burgués y los métodos de terror implementados por Ann Radcliffe (1764-1823), en quien ya se manifiesta el gusto por lo sobrenatural y el exotismo histórico o geográfico.

La novela histórica también proporciona una importante fuente de inspiración. Como Walter Scott (1771-1832), que se reconcilia en Ivanhoe (1820) realidad histórica y ficción, Alexandre Dumas utiliza un marco plausible para escenificar las hazañas imaginarias de Tres mosqueteros (1844). Junto al cambio histórico, la novela de aventuras hace un amplio uso del cambio de escenario en el espacio. Bajo la influencia de Fenimore Cooper (1789-1851), Gustave Aymard (1818-1888), en Tramperos de Arkansas, transporta su escena al extranjero.

Así, la primera condición que debe cumplir la literatura popular es ser mitológica. La novela de capa y espada constituye, en este sentido, el prototipo del género y D’Artagnan el modelo del héroe: las aventuras contadas al público popular deben sacar al lector de la realidad. Esta tendencia se puede encontrar hoy en día en las novelas de detectives, espías y ciencia ficción distribuidas en quioscos, salas de estaciones y supermercados. La probabilidad siempre se basa en una confianza ingenua, en el deseo de ilusión.

El héroe

El centro alrededor del cual gira la mitología popular es el héroe, el personaje investido con la carga emocional más fuerte. Ya se llame D’Artagnan, Lagardère o Rocambole, Tarzán, el Santo, Lemmy Caution o James Bond, se le atribuye la capacidad de provocar simpatía y admiración en el lector. El esgrimista intrépido, el espía invulnerable, el detective fuerte, el cosmonauta valiente, el héroe occidental que encarna la justicia tienen la misma función: provocar una intensa reacción emocional mediante la identificación. Esta relación de simpatía, establecida sobre una base moral primaria, se complementa con la antipatía hacia el enemigo, cuya existencia disfruta a menudo de la misma inmortalidad que el héroe.

La figura del héroe popular es una esquematización del héroe romántico. Judex es un avatar de Hernani, Fantômas es el heredero de Byron y la corriente satánica que vino de él. En cuanto al enemigo, se refiere, más allá del traidor del melodrama, a los personajes de Sade.

La ideología de la novela popular se basa en un maniqueísmo primario; el criminal amenaza el orden, mientras que el héroe defiende la justicia y el honor, a veces a plena luz del día, a veces escondido. Incluso en los casos en que el héroe resulta ser un criminal (Fantômas), los valores “burgueses” no se ven amenazados; por el contrario, los autores populares se adhieren a estos valores, con raras excepciones, como Michel Zévaco y Maurice Leblanc (1864-1941). OSS 117, el héroe de Jean Bruce, lidera una auténtica cruzada al servicio de los valores de Occidente, como la mayoría de los héroes de la novela de espías, mientras que es el autor de novelas policiales que mayor éxito obtiene en Estados Unidos. – United, Mickey Spillane (1918-2006), con casi 100 millones de libros vendidos, declara: “Todos los escritores de los que somos capaces de hablar son ‘perdedores’; sin embargo, hay «ganadores» y cualquiera puede ser un ganador. Por el contrario, los autores que se niegan a explotar sistemáticamente procedimientos simplistas, como Gaston Leroux (1868-1927), creador de Rouletabille, C. S. Forester, renovador del género histórico con Capitán hornblower (1939), Dashiell Hammett y John Le Carré, autor de El espía que vino del frío encontrar un público más reducido y exigente, al que también se dirigen un gran número de escritores de ciencia ficción, como Bradbury y Asimov. Sin embargo, en general, podemos ver desde el período glorioso (final de xixmi siglo) de Ponson du Terrail una notable degradación de la literatura popular, de la cual los medios de comunicación son en gran parte la causa.

Literatura popular y medios de comunicación

Junto a los seriales de radio y televisión, que a menudo retoman los “clásicos” de la literatura popular, el cine ejerce una influencia considerable en el desarrollo y difusión de esta literatura. El cine, la radiodifusión y la televisión refuerzan o restablecen la popularidad de temas y héroes preexistentes (Tarzán, Fantômas); el cine está creando otros nuevos (Zorro, los héroes del westerns), que pronto encontramos en forma “literaria”: fotonovelas, cómics, etc.

En el primer rango de tales publicaciones se encuentran las «romances del corazón», cuyo origen es la literatura sentimental destinada a la xviiimi siglo, a las mujeres ociosas. El moralismo simplista que caracteriza Pamela (1740), de Samuel Richardson (1689-1761), proporcionó los modelos que aseguraron el éxito de las novelas de Delly, la mayor circulación del siglo (serie de Magali, 1910-1923), Caroline cariño y Angelique, marquesa de los ángeles han experimentado un éxito similar, pero su lado de «capa y espada», teñido de erotismo, ha sido un activo adicional para estas series románticas.

Hoy, el verdadero «romance del corazón» tiene un carácter periodístico: el lector «popular» pasa, como imperceptiblemente, por aventuras llorosas narradas en una foto-novela con un drama imaginario, o magnificadas, por un personaje real que ocupa habitualmente la «portada» de las llamadas revistas «especializadas».

Para obtener más información, consulte el artículo. literatura popular.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario