Lucius Cornelius Sulla o Lucius Cornelius Sylla

|Estás en: Blog Biografías Lucius Cornelius Sulla o Lucius Cornelius Sylla

Sulla

General y político romano (138 a.C.-Cumas 78 a.C.).

Introducción

Venía de una rama oscura del Gente Cornelia. Amante de la literatura, se involucró en la política al final del día, gracias a los recursos de una herencia. Su falta de escrúpulos y moralidad así como las cualidades que demostrará en sus deberes militares marcarán el conjunto de su carrera original.

La conquista del poder

Cuestora en el 106 a. C., Sila participó, bajo el mando de Mario, en la guerra contra Yugurta. Sabe, como diplomático, cómo persuadir a Boco, rey de Mauritania, para que entregue Jugurta. Además, Bocchus le otorga su apoyo económico. Sulla luego acompaña a Marius en sus operaciones contra Cimbri y Teutons: como legado, derrota a varios líderes bárbaros. Pero los celos mutuos entre él y Marius empeoran rápidamente. De vuelta en Roma, Sulla busca sin éxito la pretoría; no lo obtendrá, a fuerza de dinero, hasta 97 antes de J.-C. Dueño entonces en Cilicia, cazó vigorosamente piratas y obtuvo sin demasiada dificultad de Mitrídates VI Eupator, rey del Ponto, la restitución de Capadocia a Ariobarzane Ier, rey protegido por Roma. Recibe una embajada de los partos y firma el primer acuerdo con ellos.

A su regreso a Roma, donde su fama creció, fue recibido como uno de los posibles líderes de la facción aristocrática. La Guerra Social (91-88 aC), contra los pueblos rebeldes de Italia, le dio una nueva oportunidad para distinguirse. Legado en el 89 a. C., Sulla obtuvo varias victorias sobre los samnitas. Cónsul en el 88 a. C., quitó los principales lugares ocupados por los rebeldes y puso así fin a la guerra.

Su rivalidad con Marius alcanzó entonces la cima: ambos aspiraban a ser responsables de la guerra contra Mitrídates, cuyas invasiones en Asia requerían una respuesta enérgica. El Senado nombra a Sulla. Marius, a su vez, obtiene el mando, gracias a un motín provocado por un tribuno de la plebe. Parece que Sila abandonó Roma a Mario, con la condición de que él mismo dispusiera de las tropas. Marius se había aprovechado de la situación. Pero, contrariamente a sus pronósticos, Sila logra persuadir a sus soldados para que marchen contra Roma (los oficiales superiores, ellos, prefieren despegar) y entra en la ciudad a pesar de la resistencia de la plebe. Dueño de la situación, sólo tiene que dictar sus deseos al Senado: él mismo ha asignado la dirección de la guerra, y Marius es declarado enemigo público. En el 87 a. C., Sulla se marcha, dejando Roma en manos de personas que parecen dedicadas a ella. E incluso si sus enemigos recuperaran la ventaja en Roma, solo podría ser provisionalmente, porque ya tenía la receta de la dictadura militar en la mano.

En Oriente, Sulla encuentra una situación desastrosa: Mitrídates masacró a los romanos, arruinó su comercio, sedujo a sus aliados. Grecia se volvió hacia él. Son todos los países greco-asiáticos los que se van a recuperar. Sulla avanza a través de Grecia requisando y rescatando, y asedia a sus oponentes en Atenas, que pronto se muere de hambre: se comen las pieles de las botellas y ortigas de la Acrópolis. Tomando Atenas, luego el Pireo (86 aC), Sila provocó una verdadera carnicería y venganza por las burlas de los atenienses, quienes lo llamaron «mora espolvoreada con harina», alusión a su rostro, pálido y manchado. En Chéronée y Orchomene, derrotó poco después a los ejércitos enviados por Mitrídates en ayuda de Atenas. La Grecia de Europa está una vez más subyugada. En cuanto a Asia, rápidamente se cansó del despotismo de Mitrídates y los partidarios de la alianza romana recuperaron la ventaja. Mitrídates intenta procrastinar, luego trae su sumisión a la entrevista de Dardanos (85 aC). Sulla reconstituye la provincia de Asia, hace una útil reforma fiscal y llena sus arcas reclamando impuestos atrasados. Permanece en Grecia, donde se encarga del embarque de su botín. El botín, los soldados satisfechos: nada más se necesita para consolidar su posición en Roma.

Durante su ausencia de cuatro años, Mario y sus seguidores fueron maestros en Roma y reinaron allí como tiranos: la casa de Sulla fue arrasada y sus seguidores fueron masacrados. Sulla envía una carta vengativa al Senado que hace temblar a los padres y los insta a prepararse para una reconciliación. Luego, sin prisas, desembarcó en el 83 a. C. en Brindes con su ejército y su enorme flota. Muchos pasan inmediatamente a su campamento. Muchos, pero no todos: Sila tardará un año en abrir el camino a Roma (victoria del desfile del Sacripuerto, cerca de Préneste, en el 82 a. C.), donde entrará tras una batalla final en la Colina de la Puerta. Al mismo tiempo que entraba en la ciudad, arrasó con las últimas tropas de los marianistas y puso fin a la guerra civil, no sin deber mucho a sus amigos (o cómplices del momento) Metelo y Pompeyo.

Gana dinero generando contenido

¿Te gustaría mejorar este artículo y ganar dinero y regalos?
Date de alta en la red social para alumnos y profesores que te paga por estudiar. .

Dictadura

Sulla fue uno de los iniciadores del período de desorden que llevó a Roma de la República al Imperio. El historiador Appiano ya observó que el golpe de Sila en el 88 a. C. marcó una ruptura en la historia romana, a partir de la cual los generales victoriosos se comportaron como déspotas. Argumentó que Sulla podría haber fundado una monarquía. La cuestión ha sido reconsiderada por los historiadores modernos: si Jérôme Carcopino hace de la empresa de Sila un intento de monarquía, H. H. Scullard piensa, por el contrario, que el dictador quería restaurar la autoridad senatorial, a expensas de otras instituciones. Para C. Nicolet, Sulla representa el éxito de una facción del senado, la de los aristócratas. Como vemos, hoy hay espacio para una cierta diversidad de hipótesis. Es cierto que Sila practicó una política reformista coherente, resultado de una intención precisa. Sin embargo, al observar estas reformas, la intención subyacente sigue siendo más o menos enigmática.

Sulla comenzó por ser nombrado dictador de por vida por el lex valeria (82 aC), que le otorga todos los poderes, y eliminando no solo a sus oponentes políticos, sino a todos aquellos por los que tiene que vengarse. Mientras dicta sus deseos al Senado, escuchamos los gritos de los que ha masacrado en el circo vecino. Los que no mueren están prohibidos. Su lista es larga y el forajido no tiene más propiedades ni derecho a la vida. Cualquiera puede matarlo: una oportunidad de ensueño para muchos ajustes de cuentas, tanto entre los nobles como entre una población celosa de los ricos. Después de eso, una ley «de majestad» condena a lo peor a quienes levantan tropas, fomentan el desorden o simplemente profieren comentarios difamatorios en público. Cierto terror así institucionalizado, Sila llega a las reformas, que, rápidamente ejecutadas, modifican claramente las condiciones de funcionamiento del Estado.

Uno de los rasgos característicos de sus reformas es la tendencia a la dispersión de poderes entre un mayor número de personas, lo que puede satisfacer a un cierto número de pequeños partidarios ambiciosos, al tiempo que disminuye la autoridad de las funciones involucradas. El Senado, que fue diezmado, no sólo se reconstituye, sino que se amplía: 600 miembros, de los cuales 500 son nombrados por Sila, muchos de ellos del orden ecuestre. Este orden, por el contrario, se desmantela: pierde sus privilegios honoríficos así como sus atribuciones judiciales o fiscales. Se aumenta el número de magistrados: los pretores van de seis a ocho y los cuestores de ocho a veinte. Un artificio sutil permite compartir más el poder de los cónsules sin aumentar el número oficial de ellos. En cuanto al tribuno de la plebe, con armas demasiado efectivas, Sila lo redujo a un poder teórico y un camino sin salidas. Finalmente, el gobierno de las provincias y el mando de los ejércitos se retiran de los magistrados para ser confiados únicamente a procónsules, o propreteurs, en número suficiente, equivalente al de las provincias, lo que elimina el privilegio de prórrogas repetidas. Italia escapa al sistema, ahora gobernado por magistrados ordinarios, sin legiones. Por otro lado, fue colonizada por fieles veteranos: 120.000 de ellos recibieron tierras, la mayoría de las veces en Campania, Lazio y Etruria, lo que aseguró el cerco de Roma.

Las otras reformas del dictador van en la dirección del restablecimiento o consolidación del orden y la tradición. Sulla se esfuerza por revalorizar la religión tradicional, aumenta el número de pontífices y augurios, reconstruye el Capitolio. Legisla activamente en materia penal, refuerza las penas contra homicidios, pirómanos, portadores de armas ocultas, falsificadores, falsificadores. La fraudulenta campaña electoral se lleva a cabo con rigor. Sulla se esfuerza por codificar los delitos hasta el menú y fijar el precio de las multas. La inmoralidad no escapa a su celo: el adulterio, los juegos de azar, las fiestas ruinosas son el blanco de su molesto despotismo. La actividad del dictador se extiende también a los beneficios otorgados a la plebe romana: suprime la distribución de trigo a los necesitados, pero grava sin piedad el precio de los alimentos. En Roma, construyó o reconstruyó los templos de Venus y Hércules, traza nuevos caminos, remodela el Foro y construye el Tabularium, cuyos sólidos arcos aún se pueden admirar. Para el pueblo, ofrece celebraciones espectaculares: en el 94 a. C. la primera pelea de leones, en el 81 a. C. un banquete colosal. Después del duro período de la guerra civil, esta distensión es bienvenida; la vida literaria misma reanudó su curso, aunque no se fomentó la elocuencia política. A Sila le atribuíamos tanto la paternidad de los Atellanes que los apreciaba. Este tipo de ópera cómica avanza a expensas de la comedia clásica. En materia de arte, Sulla, conocedor, se hace pasar por el introductor en Roma del pavimento en marquetería de mármol. De su época data la formación del segundo estilo ornamental, del que las pinturas pompeyanas ofrecen muchos ejemplos.

Jubilación

Sulla renuncia abruptamente a todos sus poderes en el 79 a. C., es decir, después de muy poco tiempo. Cuando juzga que su trabajo ha terminado, según algunos. Cuando siente que se acumulan nubes oscuras, dicen otros. Entre estas nubes se encuentran la ambición de Pompeyo, la pérdida del apoyo de Cecilii Metelli, que siempre tuvo, la decepción de la aristocracia senatorial, con poder reducido, finalmente un escándalo: el asesinato de Roscius Amerinus, ocasión del alegato de Cicerón a favor de Sexto Roscio, hijo de la víctima. Sulla se retira a su villa en Cumas, donde pasa su tiempo cazando o escribiendo sus Memorias. Cuando muere, dos años después de su abdicación, tiene derecho a un funeral solemne. El destino le ha sido especialmente favorable. Sulla también era devota de la diosa Fortuna, cuyo templo de Préneste fue, en su época, reconstruido a una escala espectacular. Se había dado a sí mismo el apodo de Felix («Happy») de noviembre del 82 a. C.

¿Crees que faltan cosas en este artículo?

Si estás estudiando este tema y crees que faltan cosas puedes ganar puntos y canjearlos por gift cards de Amazon, Netflix y muchas más.

Deja un comentario