Blog

Lugar de expresión – concepto, qué es, ejemplos – sociología

admin 2 Views abril 22, 2021 0
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Lugar de discurso es un concepto que ha permeado las discusiones y debates actuales en lo que respecta a las minorías y las experiencias sociales. Esencialmente, se refiere a la autoridad que tiene una persona para hablar sobre su situación social mientras pertenece a un grupo minoritario, ya sea étnico, de género, religioso, político, etc. La idea central en Lugar de Fala es entender que, aunque diferentes personas pueden comprender situaciones sociales y teorizar sobre ellas, quienes tienen argumentos autorizados sobre estas situaciones son grupos que tienen experiencias con estas realidades.

El lugar del habla suele ser un lugar social de práctica discursiva asociado a experiencias sociales específicas y, en general, relacionado con algún tipo de opresión o iniquidad social. Por lo tanto, es muy común que la idea de un lugar de expresión sea utilizada por minorías. Para comprender si una persona encaja en una minoría, es necesario comprobar la construcción social en torno al término y los grupos a los que pertenece la persona. Las minorías sociales pueden o no ser grupos en minorías numéricas, pero se refieren a grupos cuya acción social se ve disminuida y su acceso a la ciudadanía de alguna manera restringido.

“La minoría es una categoría de personas que merecen un trato desigual y humillante simplemente porque se les identifica como pertenecientes a ella. Las minorías en general se definen en términos de características de estatus asignadas, como raza, sexo y formación étnica o religiosa, así como estatus adquirido, como la orientación sexual ”. (JOHNSON, 1997, página 149).

Así, diferentes grupos sociales pueden considerarse minorías debido a su experiencia social con el trato desigual. El lugar del habla se relaciona con estos grupos cuando es necesario discutir esta situación social. Este concepto se puede utilizar tanto para respetar una situación social, al reconocer que otras personas pueden hablar más de las situaciones que viven que quienes las estudian teóricamente. O puede usarse en el sentido de reclamar una situación respetuosa de la minoría, en el sentido de no hablar por la persona o sobre la persona y su propia situación.

Como las minorías sociales tienden a ser grupos tratados con desigualdad, es común que el discurso de estos grupos no sea respetado por grupos considerados hegemónicos. Un grupo hegemónico es un grupo que controla las situaciones sociales que provocan que las minorías sean tratadas con desigualdad. Esta actitud de control y poderes no es necesariamente consciente, a menudo se relaciona con la perpetuación de prácticas y actitudes sociales aprendidas que son consistentes con los beneficios sociales de este trato desigual.

Me baso en una conceptualización de la hegemonía de Gramscian (1971) para comprender el proceso por el cual la raza gobernante alcanza el consenso de los grupos subordinados. El grupo dominante controla la construcción de la realidad a través de la producción de ideologías o «conocimiento» (Foucault 1977 [1975]) que circulan por toda la sociedad donde informan las normas sociales, las prácticas organizativas, los procedimientos burocráticos y el conocimiento de sentido común. De esta manera, los intereses de los opresores se presentan como un reflejo de los mejores intereses de todos, logrando así que los grupos oprimidos acepten los intereses del grupo dominante como propios y minimicen el conflicto. […] (PYKE, 2010, pág. 556)

Paso a una conceptualización de la hegemonía Gramsciana (1971) para comprender el proceso por el cual la raza dominante llega a un consenso entre los grupos subordinados. El grupo dominante controla la construcción de la realidad a través de la producción de ideologías o «conocimiento» (Foucault 1977 [1975]) que circulan por toda la sociedad donde informan las normas sociales, las prácticas organizacionales, los procedimientos burocráticos y el conocimiento del sentido común. De esta manera, los intereses de los opresores se presentan como un reflejo de los mejores intereses de todos, haciendo que los grupos oprimidos acepten los intereses del grupo dominante como propios y minimicen los conflictos. [Em tradução livre]

[elementor-template id="184764"]

Las minorías sociales pueden ser minorías étnico-raciales, de género, debido a discapacidades, edad o generacional, acceso socioeconómico, orientación sexual, etc. El debate actual sobre el cuidado de los discursos es común porque hay muchas minorías. La idea es que hoy se utilice el lugar de expresión de la minoría para que se pueda discutir, dialogar y posicionarse sobre la propia situación social. Así, los malestares que provocan los discursos hegemónicos ya no son tolerados por los grupos minoritarios, ya que cuentan con respaldo legal en la Constitución Federal, art. 5, y en Derechos Humanos, por los principios de igualdad y dignidad de la persona humana.

Un ejemplo de esta situación es la creación de conceptos que muestran cuando el lugar del habla se toma de la minoría a la que se refiere, como el concepto de mansplaining puede ser usado. Mansplaining es un concepto que utilizan las mujeres cuando un hombre insiste en explicarles algo obvio como si fuera algo extremadamente inaccesible para esa persona. Mansplaining también se puede utilizar para que el hombre le explique a la mujer la situación que ella misma está experimentando, ocupando su lugar de discurso. Como se ha dicho, muchas veces la intención de quien usurpa el lugar de expresión de una minoría es ayudar o dar su opinión al respecto. La crítica de las minorías es que el discurso de los grupos minoritarios es suficiente para explicar su experiencia, no necesitando la reafirmación de discursos hegemónicos.

Así, la idea de un lugar de discurso se posiciona en el debate actual como un lugar político, autónomo y de voz que busca una posición de igualdad entre la creación de discursos. De esta manera, evitando la reproducción de estructuras de dominación de discursos y prácticas sociales que marginan a las minorías.

Referencias:

PYKE, Karen D. ¿Qué es la opresión racial internalizada y por qué no la estudiamos? Reconociendo las heridas ocultas del racismo. Perspectivas sociológicas, v. 53, n. 4, pág. 551-572, 2010.

JOHNSON, Allain G. Dictionary of Sociology: Practical Guide to Sociological Language. Río de Janeiro: Jorge Zahar Ed., 1997.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.