Madame de –

, |Estás en: Blog Artes Madame de –

Ver en PDFimage_printImprimir

Drama psicológico de Max Ophuls, con Danielle Darrieux (la condesa de Louise), Charles Boyer (el general), Vittorio De Sica (el barón Donati), Jean Debucourt (el joyero), Lia Di Leo (Lola), Mireille Perrey (la enfermera).

  • Guión: Max Ophuls, Marcel Achard, Annette Wademant, basada en la novela de Louise de Vilmorin
  • Diálogos: Marcel Achard
  • Fotografía: Christian Matras
  • Decoración: Jean d’Eaubonne
  • Disfraces: Georges Ammemkov, Rosine Delamare
  • Música : Georges Van Parys (tema de Oskar Straus)
  • Ensamblaje: Boris Lewin
  • Producción: France-London Films, Indusfilms, Rizzoli Films
  • País : Francia
  • Fecha de lanzamiento : 1953
  • Su : en blanco y negro
  • Duración : 1 hora 40

Abstracto

Madame de … (su nombre nunca será pronunciado, cubierto por ruido de fondo o enmascarado por un objeto o el marco de la pantalla) es la elegante y frívola esposa de un general de artillería, un rico aristócrata. Para saldar algunas deudas, vende unos pendientes de diamantes que le ofrece su marido a su joyero, que luego finge haber perdido. El asunto causa un gran revuelo pero el complaciente joyero salva la situación revendiendo la joya al marido, quien se la ofrece a su amante, quien la pierde en el juego; lo compra un atractivo diplomático que se lo ofrece a madame de, de quien se ha enamorado. Este pequeño juego se convertirá en un drama: Madame descubre un gran amor. Su marido, abandonando las reglas de la cortesía, desafía a su rival a duelo. Madame de muere.

Observación

Un vodevil de Racinian

El punto de partida de esta película, la penúltima producida por Max Ophuls, está tomado de un cuento de Louise de Vilmorin, cuyos datos melodramáticos se han ampliado considerablemente. Si el patrón, de hecho, sigue siendo el mismo (joyas perdidas y encontradas que hacen infeliz a una mujer), el desarrollo sigue una curva completamente diferente. En la obra escrita, Madame permanece coqueta hasta el final: se resfría en el baile y muere en paz entre su marido y su amante reunidos junto a su cama, ofreciendo cada uno de los rizos que simbolizan su inconstancia. El final de la película, por el contrario, nos hace caer en un clima de alta tensión dramática: ya no estamos en el tono del vodevil fin de siècle, sino en el de la pura tragedia. La confusión mundana da paso a una exasperación de sentimientos, tanto más conmovedora cuanto que nunca caemos en el patetismo. No es exagerado evocar el clima de Racinian o el de la Princesa de Cleves.

Toda la fuerza de la obra filmada proviene de su técnica. Max Ophuls retoma y desarrolla los temas del amor imposible que ya estaban en el centro de dos de sus mejores películas: Liebelei (Alemania, 1933) y Carta de una mujer desconocida (Estados Unidos, 1948). Ciertas secuencias (el vals sin fin, el duelo) se repiten casi idénticamente de una película a otra. Pero el impulso romántico nunca había llegado a este punto de estridencia. El elegante virtuosismo de la cámara (cada movimiento del dispositivo traduce una oleada del corazón, un sobresalto o una tensión de sentimiento), la delicadeza del diálogo, la suntuosidad del escenario, el refinamiento de la música, un interpretación (entre dos actores perfectos, Danielle Darrieux irradia feminidad y pasión contenida), todo contribuye a la perfección armónica de una obra impecable.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario