Mercantilismo

, |Estás en: Home » Economía » Mercantilismo

Ver en PDFimage_printImprimir

El Mercantilismo fue el conjunto de ideas y prácticas económicas desarrolladas en Europa en el siglo XIX. XV, durante la Edad Moderna.

Según el mercantilismo, la fuente de riqueza de una nación se basaba en el comercio con el mercado exterior y la acumulación de metales preciosos.

Principales características del mercantilismo

El mercantilismo tuvo algunos elementos comunes en los diferentes países en los que se aplicó. Veamos:

Control estatal de la economía

Los reyes, con el apoyo de la burguesía mercantil, fueron tomando el control de la economía nacional, con el objetivo de fortalecer aún más el poder central y obtener los recursos necesarios para expandir el comercio.

De esta forma, el control estatal de la economía se convirtió en la base del mercantilismo.

Balanza comercial favorable

Consistía en la idea de que la riqueza de una nación estaba asociada con su capacidad de exportar más que de importar.

Para que las exportaciones siempre superaran a las importaciones (excedentes), era necesario que el Estado hiciera frente al aumento de la producción y en la búsqueda de mercados externos para la venta de sus productos.

Monopolio

Los gobiernos, interesados ​​en una rápida acumulación de capital, han establecido el monopolio de las actividades comerciales y manufactureras, tanto en la metrópoli como en las colonias.

Dueños del monopolio, el Estado otorgó a la burguesía, a través de las Sociedades Comerciales, el derecho a explotar el comercio de esclavos, la venta de productos agrícolas, etc.

La burguesía, favorecida por la concesión exclusiva, compraba al precio más bajo lo que producían los colonos y vendía al precio más alto todo lo que necesitaban los colonos. De esta forma, la economía colonial funcionó como complemento de la economía de la metrópoli.

Proteccionismo

Proteccionismo significa proteger el mercado interior de un país.

Al aumentar los aranceles aduaneros, que elevaron los precios de los productos importados, los gobiernos garantizaron el mercado interno para los productores nacionales.

El proteccionismo también se produjo a través de la prohibición de exportar materias primas que favorecieran el crecimiento industrial del país competidor.

intervencion del estado

La intervención económica del gobierno tuvo como objetivo fortalecer y regular la estructura financiera del reino, permitiendo así la constitución de ejércitos y armadas. Si bien, en última instancia, esto benefició principalmente a la dinastía real, que pudo fortalecer su poder saliendo victoriosa en los conflictos, la burguesía también tuvo grandes beneficios, lo que hizo que este grupo aceptara la situación.

Metalismo

Por otro lado, el metalismo consistió en mantener un equilibrio favorable al reino entre la salida y la entrada de metales preciosos. Como se creía en el período en que la riqueza de un país se medía por la cantidad de riqueza dentro de sus fronteras, era necesario mantener una balanza comercial positiva; para ello se utilizó el proteccionismo. Debido a los altos aranceles aduaneros, los productos extranjeros se volvieron tan caros que resultó más ventajoso comprar un producto nacional.

Colonialismo

Finalmente, existía la necesidad fundamental de mantener colonias, es decir, explorar y dominar nuevas tierras más allá de Europa. Aunque el colonialismo se inició propiamente hablando a finales del siglo XV, con el descubrimiento de América por el navegante genovés Cristovão Colombo (1451 – 1506) y, más tarde, por el noble portugués Pedro Álvares Cabral (c. 1467 – c. 1520) , solo se convertiría en una política nacional de los reinos europeos en el siglo XVII. La función de las colonias era proporcionar productos valiosos para sus metrópolis, que luego se venderían en el mercado europeo. Por otro lado, las propias colonias se vieron obligadas a comprar las manufacturas de la metrópoli a precios elevados. Esto se debió al hecho de que no había competencia gracias al monopolio establecido. De esta manera, la ganancia no fue con los productores coloniales, sino con los comerciantes burgueses de la metrópoli.

En el siglo siguiente, el mercantilismo ya comenzaría a ser criticado por la teoría política del liberalismo, aunque solo quedaría realmente obsoleto como práctica económica en el siglo siguiente. Según el filósofo y economista británico Adam Smith (1723 – 90), la identificación entre la cantidad de metales preciosos dentro del territorio y la riqueza era simplemente falsa. De hecho, los altos aranceles aduaneros diseñados para mantener la balanza comercial positiva no trajeron más dinero al reino; de hecho, a pesar de toda la opulencia del reinado de décadas del Rey Sol, Francia habría sido más pobre cuando murió Colbert. Según la línea económica liberal, la actividad comercial debía ser libre independientemente del territorio, ya que la riqueza no equivalía a la acumulación de reservas monetarias, sino más bien relacionada con la producción de bienes, que se beneficiarían de la libre circulación económica aborrecida por el mercantilismo.

Fases del mercantilismo

A lo largo de tres siglos, los pensadores mercantilistas han ido cambiando de opinión sobre lo que haría la riqueza de una nación. Por tanto, identificamos dos fases de las prácticas mercantilistas:

Mercantilismo metalista, siglo. XVI

En el siglo XVI entró en vigor el mercantilismo metalista. LA España es el mejor ejemplo de esta fase, ya que se enriqueció con oro y plata, se exploró en el continente americano, pero como no desarrolló la agricultura y la industria, pasó a importar productos pagados con oro y plata.

Como las importaciones superaron en número a las exportaciones (déficit), la economía española en el siglo XVII entró en una crisis que duró un largo período.

Mercantilismo comercial, siglo. XVI

Portugal fue el país que demostró mayor flexibilidad en la aplicación del mercantilismo. En el siglo XVI, con el descubrimiento de la ruta marítima a las Indias, porque en la práctica el mercantilismo comercial, compra y reventa bienes de Oriente.

Con la exploración de tierras estadounidenses, se convirtió en el pionero de la plantando comercialismo, basado en la producción de azúcar con destino al mercado internacional.

En el siglo XVIII, con el oro de Minas Gerais, practicó el mercantilismo metalístico.

Mercantilismo industrial, siglo. XVII

A Francia, El mercantilismo se centró en el desarrollo de manufacturas de lujo al servicio de la nobleza y el mercado español. Asimismo, buscó expandir sus empresas comerciales, así como la construcción naval.

Esta política económica se conoció como mercantilismo industrial o colbertismo, referencia al ministro Colbert, quien más lo alentó.

Origen del mercantilismo

Luis XI creó así en Francia una tradición tan sólida que, a lo largo del XVIy s., las asambleas estatales exigirán la continuación de esta política económica. Basta leer los cuadernos de agravios de los sucesivos Estados Generales para convencerse de ello. Siempre surgen los mismos deseos: se refieren a movimientos monetarios, al comercio, al aumento de la marina mercante oa la manufactura. En suma, todo lo que presuponga una gran política mercantilista.

Todo un conjunto de doctrinas apuntan entonces en la misma dirección: aumentar el poder del Estado mediante la práctica de una rigurosa autarquía económica. Sin embargo, conviene señalar que el fin primordial no es la prosperidad del Estado y de los particulares con miras a un fin puramente económico, sino la grandeza y gloria del Príncipe, es decir del Estado. Por lo tanto, la política tiene prioridad sobre la economía, y la riqueza será solo una de las consecuencias del poder del Estado.

Estas tendencias finalmente se resuelven en el control del movimiento de las monedas. Pero estos son deseos utópicos, los gobiernos que no tienen, al XVIy s., los medios de su política (imposibilidad de vigilar las fronteras por el escaso número de oficiales y las dificultades de comunicación). Además, los productos esenciales para la fabricación francesa deben importarse del extranjero, ya que no existen en el reino (por ejemplo, el alumbre de Tolfa, en Italia, es necesario para preparar las hojas, para que puedan recibir el tinte). Desde el XVIy s. también, y muy particularmente en Francia, la intervención directa del gobierno se hace sentir vigorosamente.

De hecho, esta política no debe inducirnos a error en cuanto a su eficacia: XVIy s., ningún Estado es lo suficientemente fuerte para asegurar la continuidad de su práctica económica sin la cual no podría llevarse a cabo. Todo ello, por tanto, se limita a un empirismo de las circunstancias, pero no deja de ser revelador de lo que será la política económica de los grandes Estados en los siglos siguientes. En suma, este mercantilismo es, hasta los albores del siglo 17y s., más bien un estado de ánimo que una doctrina coherente

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

tres × 4 =