Microevolución – Biología – InfoEscola

|Estás en: Home » Definición » Microevolución – Biología – InfoEscola

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Podemos llamar evolución al proceso de descendencia con modificación por el cual los organismos que conocemos hoy evolucionaron a partir de sus ancestros. Pero si pudiéramos “ver” este proceso más de cerca, veríamos que la evolución en su escala más pequeña consiste en el cambio en la frecuencia de los alelos en la población durante generaciones. La evolución vista de esta manera más restringida se llama microevolución🇧🇷

La materia prima para que ocurra la evolución es la variabilidad genética y los principales mecanismos evolutivos son la selección natural, la deriva genética y el flujo de genes. Cada uno de ellos implica diferentes efectos sobre el acervo genético de la población.

Los organismos de una población varían en una serie de rasgos observables, y estos generalmente reflejan la variación en los genes. Las fuentes principales de tales variaciones son la mutación (cambios en la secuencia de nucleótidos del ADN) y la reproducción sexual (cuando los genes existentes se reorganizan de nuevas formas).

La selección natural es el más conocido de los mecanismos evolutivos. Actúa directamente sobre las características fenotípicas de los organismos e indirectamente sobre los genes, aumentando la frecuencia de alelos que confieren una ventaja adaptativa y disminuyendo los alelos desventajosos. Este es el único mecanismo evolutivo que explica consistentemente las adaptaciones existentes en la naturaleza. Pero es importante señalar que si bien la selección natural conduce a la evolución adaptativa y no es un proceso aleatorio, no tiene propósito ni objetivo, sino que sólo selecciona entre las variaciones existentes en la población.

A diferencia de la selección natural, que favorece o desfavorece ciertos alelos según su aptitud, la deriva genética ocurre completamente por casualidad. Consiste en eventos aleatorios que conducen a un cambio en la frecuencia de los alelos a lo largo del tiempo. Imagine que una tormenta arrastra parte de una población a una isla aislada desde donde se encuentra la población original. Ciertamente, la composición genética de esta nueva población no reflejará la de la población original. Este fenómeno se denomina efecto fundador. Otra situación es el efecto de cuello de botella, cuando el tamaño de una población disminuye drásticamente, debido a desastres naturales, por ejemplo, eliminando individuos al azar. O incluso, aunque no se produzca ningún evento atípico, la diversidad genética de una población cambia cada generación por mera casualidad, ya que las combinaciones de genes heredados de los padres son únicas.

El flujo de genes también puede modificar las frecuencias alélicas de una población a lo largo de generaciones. Consiste en el intercambio de genes entre poblaciones. Así, las variaciones genéticas que no existían en una población determinada pueden introducirse a través de la inmigración. Asimismo, las poblaciones pueden perder variación genética a través de la emigración.

Ejemplo

Suponga que, al analizar una población de aves aislada en una isla, encuentra que la proporción de genes responsables del tamaño del pico es del 20 % para el gen del pico grande y del 80 % para el gen del pico pequeño. Dos años más tarde, regresa y observa que la proporción de genes responsables del pico grande ha aumentado. Este patrón muestra que ha tenido lugar una microevolución: la frecuencia de los alelos ha cambiado entre generaciones en esa población durante un corto período de tiempo. Sin embargo, la especie en su conjunto continúa exhibiendo las mismas variaciones fenotípicas, sin cambios observables. Las transformaciones notables que sufre una especie a lo largo del tiempo evolutivo serían el foco de los estudios macroevolutivos.

Referencias:

Entendiendo la Evolución. IB-USP

Reece, Jane B. et al. Biología de Campbell. 10ª Edición. Porto Alegre: Artmed. 2015.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

4 × 4 =