Miocardio

|Estás en: Home » Biología » Miocardio

Ver en PDFimage_printImprimir

[ align=»alignleft» width=»576″] Miocardio normal Miocardio

El miocardio es una de las paredes del corazón, representa la porción intermedia y más gruesa, entre el epicardio y el endocardio.

Consiste en músculo cardíaco estriado y consiste en haces entrelazados de células cardíacas estriadas, inmersas en tejido conectivo altamente vascularizado.

La célula del miocardio, llamada miocito, tiene una membrana plasmática (sarcolema), un núcleo central y varias fibras musculares (miofibrillas), que se deslizan unas sobre otras y se conectan a través de discos intercalados. La unidad contráctil de la célula cardíaca se llama sarcómero.

Función miocárdica

[ align=»aligncenter» width=»437″] Paredes del corazón El miocardio es la pared media del corazón.

El miocardio forma la mayor parte del corazón y es debido a la contracción y relajación de sus células que se bombea la sangre. Entonces, su función es permitir las contracciones cardíacas.

La energía para esta actividad proviene de la respiración aeróbica, dependiente del oxígeno. Por tanto, el miocardio necesita un aporte continuo de oxígeno y nutrientes para su funcionamiento. Las arterias coronarias son responsables del suministro de sangre al miocardio.

Estructura

Células del músculo del miocardio

Células del músculo del miocardio
El miocardio está formado por células conectadas entre sí. Estas células incluyen una membrana que limita un sarcoplasma (sustancia fluida dentro de las células musculares) rica en fibras pequeñas, las miofibrillas (unidades contráctiles de la célula). Cada miofibrilla está formada por miofilamentos de miosina gruesos (filamentos de células musculares), incrustados en miofilamentos delgados de actina. Durante la contracción, los miofilamentos se deslizan entre sí. Durante la relajación, ocurre el fenómeno opuesto. La contracción y la relajación están relacionadas con el movimiento del calcio a través de la membrana de las células musculares.

Fisiología

Corazón

La contractilidad y la distensión dependen de la presión en la cavidad ventricular ascendente y de la resistencia vascular al flujo sanguíneo descendente, el suministro de oxígeno de las arterias coronarias, el suministro de energía, la frecuencia cardíaca y la estimulación del sistema nervioso autónomo. La variación de solo uno de estos parámetros cambia la función de bombeo del miocardio.

Las fibras musculares son más abundantes en el ventrículo izquierdo que en el derecho, también más numerosas en los ventrículos que en las aurículas. Durante la contracción ventricular, o sístole, el acortamiento de las fibras ventriculares disminuye el volumen de la cavidad y aumenta la presión dentro de ella, permitiendo así la expulsión de dos tercios del volumen de sangre contenida. Durante la relajación ventricular, o diástole, el estiramiento de las fibras aumenta el volumen de la cavidad, que recibe sangre de las aurículas.

Patología

Infarto de miocardio

Infarto de miocardio
Ataque cardíaco, infarto de miocardio Ataque cardíaco, infarto de miocardio

Infarto de miocardio

El infarto de miocardio o ataque cardíaco corresponde a la falta de oxígeno y nutrientes en el músculo cardíaco.

Sin oxígeno, las células carecen de energía para realizar sus actividades y, en consecuencia, disminuyen la capacidad de contracción del tejido muscular. Sin recibir sangre y oxígeno, las células comienzan a morir y se produce la necrosis tisular.

Entre las causas del infarto se encuentra la acumulación de grasa que impide que la sangre llegue al corazón, reduciendo el flujo sanguíneo.

Además, algunas situaciones representan factores de riesgo como: diabetes, hipertensión, sedentarismo, estrés, colesterol alto y antecedentes familiares de enfermedades cardíacas.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

5 × cuatro =