Murakami Haruki –

|Estás en: Blog Biografías Murakami Haruki –

Escritor japonés (Kyoto 1949).

Una pequeña ventana a América

Hijo de un profesor de literatura japonesa, el joven Murakami Haruki se enamoró muy pronto «anormalmente de los libros», y en particular de los autores rusos, franceses e ingleses de la xixmi siglo (Dostoïevski, Tchekhov, Tolstoï, Flaubert, Balzac, Dickens), pero también de Kafka, Marx, Engels o de la obra de su compatriota Natsume Sôseki, único escritor japonés del que admite cierta afiliación. Solitario, creció en Kobe y sus principales compañeros eran los gatos, animales que suelen aparecer en su obra.

Desde principios de la década de 1960, se volvió hacia la cultura estadounidense: «Escuché su jazz, dice, su rock, miré su televisión y leí su novela». Murakami Haruki encuentra a los autores estadounidenses radicalmente diferentes de los japoneses: «ofrecían, continúa, una pequeña ventana abierta en la pared de mi habitación, desde la cual podía ver un paisaje extraño, un mundo fantástico». Aprendió inglés para leer a Francis Scott Fitzgerald y Truman Capote en el texto y entró en la Universidad de Tokio en la sección de cine. De sus maestros norteamericanos, más tarde confiaría en haber “procurado aprender de Fitzgerald su habilidad para describir sentimientos que tocarán el alma de los lectores, de Capote, la elegancia y extrema precisión del estilo y de Carver, la estoica espontaneidad y característica humor «.

Un lenguaje y una escritura siempre renovados

Rechazando el conformismo de la sociedad japonesa, busca su independencia que encuentra al casarse (1971) y al abrir un club de jazz (1974). Sólo tardíamente comprende, como una revelación repentina, que la escritura, que ya practica pero sin mucho éxito, es esencial para él. Escribe, a toda costa, solo para él. Pero el idioma japonés no le parece adaptado a su universo personal, y por falta de dominio suficiente del idioma inglés, entonces comienza a reinventar su lengua materna, a innovar simplificando las oraciones, a contar «con palabras diferentes a las demás». «Escritores japoneses. Lo que le valió, en 1979, el premio Gunzô de nuevos autores por su primera novela. Escucha la canción del viento. Luego publica la máquina de pinball del año 1973 (1980) y La carrera de ovejas salvajes (1982) quienes forman con su primera novela lo que ahora se llama la “trilogía de la rata”.

Su éxito es innegable, pero siendo apasionante la escritura novelística, Murakami no duda en tomar un descanso entre dos novelas, escribiendo en particular muchos cuentos, ensayos, traducciones (Capote, Carver, Irving) o viajando. “Después de escribir una novela, descanso un rato, luego, cuando recupero el aliento, tengo ganas de escribir cuentos. Cuando termino con la noticia, vuelvo a entrar en un período en el que no tengo ganas de hacer nada (durante este período, trabajo principalmente en traducciones. En este sentido, la traducción llena el vacío en casa. forma de rehabilitación literaria), tras lo cual vuelve el deseo de escribir una novela. «

Publicados en periódicos y colecciones, los cuentos de Murakami, a través de los cuales experimentó con numerosas técnicas narrativas, dan testimonio de una escritura «más correcta y espontánea» que sus novelas. Esenciales en su trabajo, están incrustados en los hilos de sus novelas o sirven como borrador o punto de partida para historias más largas.

Gana dinero generando contenido

¿Te gustaría mejorar este artículo y ganar dinero y regalos?
Date de alta en la red social para alumnos y profesores que te paga por estudiar. .

Un trabajo ambicioso

En 1985, Murakami Haruki publicó la ambiciosa novela de ciencia ficción, cerebral y poética, el fin de los tiempos (1985, Premio Junichirô-Tanizaki), basado en un cuento escrito en 1973 “La ciudad y sus muros inciertos”. Sale de esta experiencia agotado – «tal vez, admite, porque tuve la impresión de escribir habiendo puesto el listón una vez y media por encima de mi capacidad máxima». Luego vuelve a las noticias (El elefante se evapora, 1984) y traducciones.

En 1986, partió hacia Europa (Mykonos, Roma), ansioso por crear en sus propias palabras «una nueva afluencia». El escribe alli la balada de lo imposible (1987), una novela de formación, realista a su manera (muchos críticos denuncian su concepción del realismo). Luego pretende “cimentar a través de mentiras integrales y continuas lo que se llama realismo. Al dar un giro adicional a este realismo desgastado hasta la cuerda y manchado de huellas dactilares, [il] deseado[t] intentar [s]una forma de devolverle la vida ”. La novela vende varios millones de copias. En el proceso, Murakami publica Baila Baila Baila (1988), pero pronto superado por este éxito aunque vive lejos de Japón, se hunde en una depresión que le impide escribir: «Ya ni siquiera podía llevar un diario, y me había quedado completamente vacío. «

Madurez literaria

La publicación de la colección Gente de televisión (1990) es un renacimiento literario. De regreso a Japón, el novelista publica extensamente – noticias, diarios de viaje, traducciones – pero sofocado por la sociedad japonesa aprovecha una invitación a la Universidad de Princeton para dejar su país, demasiado «arrogante», y establecerse en 1991 en Estados Unidos (donde permaneció hasta 1995). En 1992, aparece Al sur de la frontera, al oeste del sol, una novela romántica, inspirada en cuentos del período Edo: “Quería presentar este mundo romántico de frontera indistinta entre consciente e inconsciente, despertar y sueño como una historia contemporánea. «Esta novela se compone de» caídas «de una novela» total «,» una gran novela sintética «(planeada en dos volúmenes, pero ampliada en una tercera parte) que luego escribió y que publicaría en volúmenes en 1994- 1995 bajo el título Crónicas del pájaro primaveral.

Volver a lo básico

En 1995, el terremoto de Kobe y el ataque con gas sarín en el metro de Tokio lo llevaron de regreso a Japón. El ataque lo inspiró a recopilar testimonios de las víctimas (Subterráneo, 1997-1998), el terremoto una colección de cuentos (Después del terremoto, 2000). En 1999 publicó los amantes del Sputnik ; en 2002, Kafka en la orilla, una fábula iniciática; en 2004, el paso de la noche ; en 2009, 1T84 (en referencia a 1984 por George Orwell), que vendió un millón de copias apenas un mes después de su lanzamiento. En la mayoría de estas obras, detrás de una pluma melancólica, lo fantástico, lo estrafalario se mezclan con el realismo y el narrador lleva al lector a la vida cotidiana y los estados de ánimo de los personajes corrientes, preguntándose por el vacío de sus vidas. Al fondo, Murakami esboza una crítica a los excesos de la sociedad, japonesa y mundial, en la que el individuo lucha por encontrar su lugar.

Murakami Haruki, escritor libre y poco inclinado a la exégesis de sus obras, obtuvo numerosos premios literarios y recibió en 2009 el premio Jerusalén a la libertad del individuo en la sociedad. Algunos de sus textos, en particular sus cuentos, han sido adaptados para el cine (Madera de Noruega, de Anh Hung Tran, 2010) y en el teatro (Después del terremoto, Kafka en la orilla). También escribió una obra autobiográfica, Autorretrato del autor como corredor de fondo (2007).

¿Crees que faltan cosas en este artículo?

Si estás estudiando este tema y crees que faltan cosas puedes ganar puntos y canjearlos por gift cards de Amazon, Netflix y muchas más.

Deja un comentario