Música india – Arte y cultura

|Estás en: Home » Artes » Música india – Arte y cultura

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

La música es una parte importante de la cultura india, prueba de ello es la rica variedad de estilos e instrumentos presentes en el país. Las tradiciones creadas en torno a este arte se han mantenido durante siglos. Se cree que los orígenes del sistema musical hindú se remontan al canto de los himnos védicos (presentes en los Vedas, antiguo texto sagrado hindú), aunque es más que probable que la civilización del valle del Indo tuviera su propia cultura musical, de que nada se sabe. Lo cierto, en medio de la investigación moderna, es que musica india se desarrolló dentro de una interacción muy compleja entre los diferentes pueblos de diferentes razas y culturas que poblaron el país.

La base de la música india es el sangeet (algo así como cantar con acompañamiento instrumental) que consiste en música vocal, instrumental y de baile. Estas tres formas, combinadas o individualmente, están siempre presentes en el arte musical local. A continuación, dos conceptos queridos por los músicos indios son «rag» (forma melódica) y «tal» (forma rítmica). El trapo, por ejemplo, trata de las escalas musicales particulares de la música india.

Alrededor del siglo XVI, comenzó a producirse la división entre música del norte (indostaní) y del sur (carnática). La música clásica, tanto indostánica como carnática, puede ser instrumental vocal. En el norte, debido a la fuerte presencia musulmana, hubo una mayor apertura a las influencias externas. En algún momento de mediados del siglo XVIII, el violín entró en el repertorio de la música india del sur, instrumento que acabó adaptándose muy bien a las formas musicales locales.

Los instrumentos característicos de la música india como el sitar o el armonio vinieron de distintas fuentes extranjeras en distintas épocas y acabaron convirtiéndose también en símbolos del arte del país. El sitar tiene su origen en el persa setar (setar significa tres cuerdas, o tricordio), que, a lo largo de los siglos, ha sido «impulsado» por músicos clásicos y populares en la India hasta alcanzar su forma actual, mucho más grande que el instrumento original y con veinte cuerdas, varias de las cuales son de acompañamiento. El armonio, que produce el sonido característico de varias piezas indias, fue desarrollado en Alemania en la década de 1820, siendo «adoptado» por los indios y olvidado en el resto del mundo. Además de estos, el instrumento de percusión indio más conocido es la tabla, con dos cajas en diferentes posiciones, la de la derecha curva.

En los años 60, en medio de la revolución de costumbres que vivía el mundo, gran parte de ella influenciada por la música pop, la música india fue descubierta por grupos de rock británicos, especialmente Beatles y Rolling Stones, que fueron cruciales en las carreras del sitar el jugador Pandit Ravi Shankar y el sarodista (jugador de sarod, instrumento de cuerda como el sitar) Ustad Ali Akhbar Khan. «Pandit» y «ustad» son títulos honoríficos, otorgados a conocedores, médicos que han dominado el arte musical en la India: los maestros musulmanes se llaman ustad y los hindúes tienen derecho al título de pandit.

En India, obedeciendo a su intensa diversidad cultural, existen varios patrones musicales, que van desde los tradicionales hasta los éxitos pop de los musicales cinematográficos indios. No hay un conocimiento amplio de la Musicalidad india en Occidente, pero algunos nombres destacan en esta región del Planeta, como Ravi Shankar y Sheila Chandra.

LA musica en india tiene orígenes ancestrales, al menos seis mil años de trayectoria, una mezcla de la influencia de diversas culturas y civilizaciones. Los arios –de la rama asiática de la familia indoeuropea–, al llegar al subcontinente indio, llevaban en su bagaje conocimientos y ritos luego transcritos en los cuatro Vedas, textos en sánscrito que componen las sagradas escrituras del hinduismo, cada uno con su propio. esquema de declamación.

La música creada por los dravidianos, habitantes del sur de la India, se asoció con la sabiduría védica. el paradigma clásico unió la música verbal, conocida como ‘gita’, la parte instrumental o ‘vadya’ y la coreografía interpretativa, llamada ‘nrtya’. El budismo contribuyó a la difusión de la producción musical desde el período cristiano, tomando sus acordes con el Tíbet, China, Corea y Japón, así como con el sudeste asiático, Indonesia, Myanmar y Tailandia.

Al final del dominio budista y helenístico, que duró desde mediados del 250 a. C. hasta el 600 d. C., se produjo un resurgimiento de la musicalidad hindú, en su naturaleza sagrada, renovada por la presencia de nuevos recursos instrumentales y obras más teóricas. En esta época aparecieron piezas famosas, como Brhaddesi, del siglo X, y Sangitaratnakara, de Sarngadeva, que tiene un papel destacado en el viaje musical en la India, lanzado en el siglo XIII.

La musicalidad árabe aterrizó en suelo indio en el siglo XIV, durante el período del Islam, dando a la música local una nueva vibra, un nuevo color. Pero con la caída del imperio mongol en el siglo XIX y la realización del imperialismo británico en la India, la vieja brillantez de la cultura musical se ha desvanecido. Aun así, se puede decir que la presencia de música producida en Occidente es casi nula en esta región de Asia.

En el universo occidental, la influencia de la música india creció con el auge de The Beatles, ya que sus integrantes tenían una gran afinidad con este estilo musical, y contribuyeron a la difusión de estos ritmos en Occidente. Esta tradición, adherida a una temporalidad muy diferente a la occidental, sin percibir distinciones entre el presente, el pasado y el futuro, imprimió su impronta en la musicalidad europea y americana. Los indios solo diferencian hoy – ‘aj’ – del pasado y el futuro, ambos traducidos por la misma expresión – ‘kal’.

Esta concepción temporal se refleja directamente en la visión musical, en la creación de escalas, en la división de octavas, en la institución de intervalos, en el tejido de melodías. La música india no sigue la percepción occidental convencional, principio y fin; fluye, como si de repente naciera y se desvaneciera de la misma manera. Su sistema melódico actual está basado en RAGAS – compuesto por 5, 6 o 7 notas vinculadas a estaciones estacionales, horas diarias, sentimientos, pasiones, variedades de uva, entre otros elementos de esta cultura. Los principales instrumentos que acompañan a la música india son el sitar, la vina, la flauta dulce y las tablas.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

tres × dos =