Blog

Nero

Nero

admin 10 Views abril 20, 2021 0
Ver en PDFimage_printImprimir

Nero Cláudio César Augusto Germânico (37-68 d.C.), nacido Lúcio Domício Enobarbo, fue el quinto emperador de Roma, el último de la dinastía Julio-Claudio, entre los años 54 y 68 d.C.

Era un emperador joven y excéntrico que gobernó el Imperio Romano desde los 16 hasta los 30 años.

Durante este corto período se dedicó a la política, pero también fue un profundo admirador de la música, el circo, el teatro y el deporte. Fue considerado un excelente cantante y poeta, compitió y «ganó», o mejor, se declaró ganador de las Olimpiadas.

Fue acusado de la muerte de su hermano, su madre, dos esposas, una embarazada y un gran número de opositores.

También era conocido por ser el responsable del Gran Incendio de Roma, pero hoy todavía se discute sobre su verdadera causa. Una de las grandes personalidades de la historia de la humanidad, su figura sigue siendo hoy objeto de debate, fuente de algunas incertidumbres y ambigüedades.

Esto se debe a que la mayoría de los informes de su época se perdieron y la mayor parte de la documentación conservada es posterior a su mandato, con fuerte oposición a su gobierno.

Así, se cuestiona la veracidad de los hechos relatados y la narrativa construida desde entonces sobre Nero. Es cierto que fue estricto con sus oponentes, ordenando varias ejecuciones.

Mucho de lo que se conoce hoy en día sobre el joven emperador romano, entendido como demoníaco, considerado por muchos como el «anticristo», es una interpretación basada en historiadores que fueron sus oponentes.

La verdad sobre Nero sigue siendo un misterio, muy difícil de revelar, lleno de contradicciones, pero que mueve mucha investigación en la actualidad.

El ascenso de Nero al poder

Nerón era sobrino del emperador Claudio y se casó con su madre, Agrippina, y lo adoptó como hijo, convirtiéndolo en el sucesor directo al trono por ser mayor que su medio hermano, el británico. Fue educado y recibió la asistencia de su preceptor, el filósofo Séneca.

Hay indicios de que su madre planeó el asesinato de Cláudio para facilitar la llegada de Nerón al poder.

Con la muerte de Claudio, Nerón, a los 14 años, fue declarado sucesor al trono, pero como era demasiado joven, debió esperar hasta su formación. A los 16 años fue nombrado César (en latín) César), nombre dado al emperador romano. Nerón fue el quinto César, el último de la dinastía julio-claudiana.

En el 54 d.C., el emperador Nerón, apoyado por su madre y Séneca, logró establecer unos años de paz, disminuyendo la actividad bélica. Los primeros años de su administración estuvieron marcados por la prosperidad de los territorios dominados y considerables avances administrativos en materia de decisiones políticas.

Los años del Imperio de Nerón

Predicó una separación bien definida entre su vida privada y su papel de político. Esta división complació a parte del Senado y permitió al emperador desarrollar sus intereses personales, en amplios banquetes públicos y en sus actividades como cantante, músico letrista, con su poesía o en carreras de cuadrigas.

Emperador Nerón
Busto de Nerón, Museo Palatino de Roma

Nerón prohibió pelear con la muerte y en contraparte, actividades estimuladas en el circo y competencias atléticas. También permitió que los esclavos denunciaran las injusticias cometidas por sus amos.

Sin embargo, su hermano británico, contaba con el apoyo de parte del Senado y era una amenaza para su gobierno. El día antes de que Briton cumpliera la mayoría de edad, murió de un presunto ataque epiléptico.

Los historiadores romanos Tácito y Dião Cassio afirman que Nerón y su madre conspiraron y envenenaron a su hermanastro para asegurar su poder.

Este episodio marca el final del período de paz y el comienzo de un cambio en el gobierno de Nero, basado en su desconfianza hacia todo y todos, incluida su madre, con quien tuvo una relación conflictiva.

Según los informes de la época, Agrippina, la madre de Nero, era una mujer poderosa y controladora. Fue acusado de tener relaciones incestuosas con su madre. En el 59 d.C., el emperador envió asesinos para ejecutarlo, bajo sospecha de que había conspirado contra su gobierno.

La vida afectiva de Nerón también fue muy convulsa. El emperador se casó cuatro veces. Su primera esposa, Cláudia Otávia, fue su media hermana, hermana de Britânico. El matrimonio no duró mucho. Nerón embarazó a Popeia Sabina, en una relación extramarital, se divorció de Cláudia Otávia y la desterró de Roma.

El destierro de su primera esposa, amada por el pueblo romano, desató numerosas protestas, Nerón se dio cuenta de que la situación estaba provocando inestabilidad y ordenó que la mataran haciéndola parecer una muerte natural.

Se casó con Popeia y ella engendró a su única hija, pero la niña murió con tan solo 4 meses de vida y recibió el título de augusta, un gran honor del imperio romano.

[elementor-template id="184764"]

En el 63, Popeia Sabina volvió a quedar embarazada y, según relatan sus opositores, en una discusión fue atacada por Nerón con patadas en el vientre y acabó muriendo como consecuencia de la agresión.

Los historiadores modernos proponen que la muerte fue causada por complicaciones en el parto o por un aborto espontáneo. Hay informes de que Nerón no incineró a su esposa, como era la costumbre, le valió los honores divinos, quemó incienso y la embalsamó, acción que sería contradictoria con la agresión.

Más tarde, aún se casó con Estacília Messalina y también con Spore, una esclava liberada que el emperador había castrado y casado con él. Los historiadores de la época informan del parecido de Spore con Popeia Sabina y dicen que Nero lo llamó por el nombre de su esposa muerta.

El gran incendio de Roma

Uno de los episodios más llamativos de la vida de Nerón fue el gran incendio que destruyó gran parte de Roma en el 64 d. ​​C. Este evento generó varias hipótesis y controversias. El incendio adquirió grandes proporciones y afectó a diez de las catorce áreas de la antigua Roma.

Sobre este hecho existe una disputa entre varias hipótesis.

Una de las narrativas difundidas en el período posterior a su muerte afirma que Nerón habría incendiado la ciudad para que sirviera de inspiración para su composición como artista.

Algunos informes en ese momento dicen que Nerón era el Emperador que estaba fuera de Roma durante el incendio. Otra posibilidad apunta al deseo de Nerón de reconstruir la ciudad y proponer un proyecto urbano a su manera, o incluso para la construcción del nuevo palacio.

De hecho, después del incendio, Nero comenzó a construir la Casa Dourada (Domus Aurea), un palacio en un área de aproximadamente 2000 000 mdos, recubierto de oro, marfil y piedras preciosas. El palacio también tenía lagos artificiales, jardines y numerosas salas de fiestas, la actividad favorita de Nero.

En la hipótesis más aceptada, los soldados romanos habrían iniciado el fuego accidentalmente en una persecución a los cristianos. El propio Emperador culpó a los cristianos por el incendio, que justificó una mayor persecución.

El Gran Incendio de Roma marcó el comienzo de la decadencia del gobierno de Nerón. Después de ese evento, la oposición a Nerón se intensificó, culminando con su caída en el 68 d.C.

El fin del imperio de Nerón y su muerte

El avance de la oposición a Nerón se debió al aumento de los impuestos en el imperio y al recrudecimiento de la persecución de los cristianos.

El clima de inseguridad se extendió por todo el imperio y terminó generando una reacción, basada en una serie de complots contra el gobierno. Estudios recientes señalan que Nerón se mantuvo en el poder para obtener un gran apoyo de los estratos más populares del pueblo romano.

Sin embargo, su vanidad le llevó a emprender una larga gira por Grecia en el 67/68 d.C., para demostrar sus dotes artísticas. La remoción de la capital del imperio contribuyó a la pérdida de apoyo y permitió el golpe.

Finalmente, en el 68 d. C., el Senado declaró a Nerón enemigo público y eligió a Galba como su sucesor en el poder. Nerón decidió huir de Roma, pero según los informes, cuando fue alcanzado por un soldado romano, decidió quitarse la vida.

Después de su muerte, siguió un período de inestabilidad en el poder conocido como «el año de los cuatro emperadores» (68-69 d. C.). Durante este período, el Imperio gobernó: Galba, Otão, Vitélio y, finalmente, Vespasiano, quien permaneció en el poder hasta el 79 d.C.

Según los historiadores contemporáneos, la muerte de Nerón continúa su dudosa figura. Aparentemente, la clase de los poderosos y algunos sectores más de la población celebraron su muerte, mientras que una parte de los estratos más populares sufrió su pérdida.

Debido al intenso ataque a los cristianos, Nerón se hizo conocido como el Anticristo. Esto contribuyó a su terrible fama y a la expansión de la narrativa de sus oponentes, tras la ascensión cristiana en Europa.

¿Interesado? Vea también:

Referencias bibliográficas

Champlin, Edward. Nerón. Prensa de la Universidad de Harvard, 2009.
Henderson, Bernard William. La vida y el principado del emperador Nerón. Methuen & Company, 1903.
Joly, Fábio Duarte. «Suetonio y la tradición historiográfica senatorial: una lectura de La vida de Nerón». Historia (São Paulo) 24.2 (2005): 111-127.
Varner, Eric R. Monumenta Graeca et Romana: Mutilación y transformación: damnatio memoriae y retrato imperial romano. Vol. 10. Brill, 2004.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.