Obesidad

|Estás en: Home » Enfermedades » Obesidad

Ver en PDFimage_printImprimir

Obesidad es la acumulación de exceso de grasa corporal, caracterizada por el volumen excesivo del vientre y otras partes del cuerpo. La obesidad también se puede llamar adiposidad.

Se considera obesidad el exceso de grasa distribuida en el cuerpo que desarrolla un exceso de peso asociado con un riesgo para la salud. La principal causa de la obesidad es la ingesta excesiva de calorías en comparación con las necesidades nutricionales del organismo.

La obesidad se puede caracterizar de dos formas: cuando la grasa es predominante en el abdomen, se denomina obesidad androide, pero es común en los hombres y se considera la más peligrosa por la evidencia de que su ubicación permanece en órganos vitales; La obesidad ginecoide es aquella en la que se localiza grasa en glúteos y muslos, lo que puede ocasionar problemas en las piernas y articulaciones debido a su ubicación, que es más evidente en las mujeres. Tanto la obesidad androide como la ginecoide pueden estar presentes en hombres y mujeres.

El cálculo más utilizado para detectar si la persona tiene obesidad es a través de la fórmula del IMC (Índice de Masa Corporal), donde se evalúa el peso y estatura del individuo y su relación. La fórmula consiste en dividir el peso por la estatura (en metros) al cuadrado (IMC = Peso (Kg) / (Estatura (m)) ² y del valor verificado analizar el grado de nutrición del individuo. Se aconseja realizar un seguimiento del peso con un profesional responsable (médico y nutricionista) para revertir la condición de obesidad.

La reducción de peso se asocia a la reeducación dietética mediante un menú con valor calórico y nutrientes adecuados a las necesidades de cada persona, junto con la realización de actividades físicas específicas. De esa forma es sencillo adelgazar sin tener que dejar de comer lo que te gusta.

La obesidad aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares como hipertensión y aterosclerosis, diabetes, apnea del sueño, aumentando así el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular.

Según una encuesta del Ministerio de Salud publicada en 2013, la tasa de obesidad en Brasil aumentó 54% en 6 años (de 2006 a 2011) y aproximadamente el 51% de la población mayor de 18 años tenía sobrepeso.

Índice de masa corporal (IMC)

El cálculo de Indice de Masa Corporal (IMC) es una de las formas más sencillas de medir la grasa corporal. Para hacer esto, simplemente divida la masa del individuo (kg) por su altura (en metros) al cuadrado, de acuerdo con la ecuación: IMC = masa / altura².

El resultado del IMC se puede analizar de acuerdo con la siguiente tabla:

IMC
18,5 – 24,9 Normal
25,0 – 29,9 Exceso de peso
30,0 – 34,9 Obesidad leve
35,0 – 39,9 Obesidad moderada
40,0 – 49,9 Obesidad mórbida
50,0 – 59,9 Super obeso
> de 60,0 Super super obeso

Sin embargo, este método no siempre es completamente confiable. Por ejemplo, un individuo musculoso puede tener un IMC alto y no tener exceso de grasa corporal. Su «exceso de peso» se debe a su masa muscular.

Por tanto, en un análisis clínico se analizan otros factores, como la edad, el sexo, la masa muscular, entre otros.

Causas de la obesidad

Existen varias causas de obesidad, siendo las principales:

  • Mala alimentación;
  • Consumo de alimentos extremadamente calóricos;
  • Estilo de vida sedentario;
  • Estrés;
  • Trastornos hormonales.

Aprenda también sobre los trastornos alimentarios.

Obesidad mórbida

La obesidad mórbida se considera una enfermedad grave, que puede traer graves complicaciones al individuo. La obesidad mórbida se caracteriza por Índice de masa corporal (IMC) entre 40 y 49,9.

Tipos de obesidad

  • Obesidad nutricional: Provocada por una ingesta excesiva de calorías, a través de alimentos con mucha grasa o azúcar;
  • Obesidad psicológica: Causado por trastornos psicológicos o adversidades como estrés y ansiedad;
  • Obesidad conductual: Es el resultado de errores de comportamiento, como la inactividad física o la falta de actividad física.

La obesidad también se puede clasificar en:

  • Femenino (ginecoide): Se caracteriza por la acumulación de grasa en caderas, muslos y glúteos;
  • Hombre (androide): Se caracteriza por la grasa acumulada en cintura y abdomen.

Tratamiento y prevención de la obesidad

El tratamiento incluye la reeducación alimentaria, que consiste en consumir alimentos menos calóricos, mayor ingesta de alimentos ricos en fibra y respeto por los horarios de las comidas. Este procedimiento puede requerir apoyo psicológico y asistencia de la familia.

Otra medida adoptada es el inicio de actividades físicas destinadas a gastar la energía acumulada en el organismo en forma de grasa. La actividad física disminuye el apetito y mejora la autoestima. Luego de verificar que la persona se encuentra en condiciones de salud adecuadas para realizar ejercicio, lo ideal es que camine 50 minutos cuatro veces por semana.

  • Dieta;
  • Práctica regular de ejercicio físico;
  • Cirugía de reducción de estómago (cirugía bariátrica o gastroplastia), en casos de obesidad mórbida.
image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario