Partido de Izquierda –

|Estás en: Home » Política » Partido de Izquierda –

Ver en PDFimage_printImprimir

El origen de los términos izquierda y derecha se remonta al período en que ocurrió la Revolución Francesa, entre los años 1798 y 1799. En ese momento, estas designaciones reflejaban la posición que ocupaban los políticos en el parlamento francés. Los de la derecha del presidente representaron la situación y los de la izquierda estaban descontentos. El uso del término izquierda ganó más notoriedad tras la restauración de la monarquía en la nación francesa. Tiempo después, el término se aplicó a una variedad de movimientos, notablemente anarquismo, socialismo y comunismo.

Partido político francés fundado en 2008.

Conjunto de grupos y partidos políticos que profesan puntos de vista progresistas, en contraposición a los de derecha. (En Francia, en la Asamblea Nacional, los representantes de estos partidos se sientan a la izquierda del presidente).

Dentro de la izquierda política, las posiciones varían desde el centro-izquierda hasta la extrema izquierda. El primer grupo presenta una posición ideológica que se refiere a la política tradicional. Ya partidarios de la ultraizquierda, o extremo izquierdo, están vinculados a una posición más radical, reflejando el comunismo de consejos y el trotskismo. Entre los grupos de centro-izquierda, los más notables en el sentido tradicional son los socialistas democráticos, los progresistas, los socialdemócratas y los ambientalistas. En el caso del centro-izquierda, hay una mayor aceptación y asignación de recursos económicos para la creación de una economía mixta, basada en la prosperidad del sector privado combinado con el área pública.

A partir de la década de 1990, cuando se derrumbó el régimen socialista de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas), los partidarios de la izquierda comenzaron a cuestionarse sobre su aplicabilidad y eficiencia. Por otro lado, si Estados Unidos ha dominado casi todo el mundo mediante la expansión del capitalismo, la derecha tampoco ha logrado demostrar la legitimidad del régimen debido a la desigualdad social que provoca su aplicación. Luego, se ingresa a un período de dudas y análisis sobre la existencia de un modelo económico perfecto.

Origen e ideología

Formación política resultante de la salida de las figuras del ala izquierda del Partido Socialista (PS) – Jean-Luc Mélenchon y Marc Dolez – tras el congreso de este partido (noviembre de 2008).

Construido sobre el modelo de la formación alemana Die Linke, el Partido de Izquierda tiene como objetivo reunir, en torno a una línea antiliberal, antiglobalización, ecológica, republicana y laica, a quienes están decepcionados con el giro socialdemócrata del componente principal. de la oposición francesa, así como media docena de miles de militantes, que reivindican estas opciones ideológicas.

El «Frente izquierdo»

Organizado a principios de 2009, el partido estableció contactos con grupos políticos de izquierda y de extrema izquierda, pero finalmente solo logró la concentración del Partido Comunista Francés (PCF) en un «Frente de Izquierda» destinado a presentar listas conjuntas. De candidatos hostiles al tratado europeo en el Parlamento de Estrasburgo en junio de 2009. La estrategia está dando sus frutos para los contratistas, ya que la alianza de las dos formaciones ocupa el quinto lugar con casi el 7,5% de los votos, lo que permite al PCF, por un lado, detener una espiral de declive y mantener sus posiciones, y para el Partido de Izquierda por otro lado, elegir a su principal líder, J.-L. Mélenchon.

Este acuerdo entre las dos formaciones se ha renovado desde entonces. En las elecciones autonómicas de 2010, el buen resultado en más del 6% de los votos a nivel nacional (y el 7,5% en las 17 Regiones donde estuvo presente) y las puntuaciones de doble dígito (Limousin, donde se mantiene en segundo lugar) (alrededor del 20%, Auvergne, Nord-Pas-de-Calais y Córcega), sin embargo, ocultan una disminución de la representación en los consejos (127 elegidos, es decir, 64 escaños menos que en los ejecutivos salientes).

Sin embargo: el Frente de Izquierda y sus componentes aparecen ahora como una ayuda esencial para los contrapoderes y para la alternancia, reclamada por los grandes ganadores de las urnas, los socialistas. Esta tendencia es aún más evidente durante las elecciones cantonales de marzo de 2011: con casi un 9% en la primera vuelta y un 5% en la segunda, el Frente de Izquierda permite que el PCF obtenga 116 escaños, es decir 8 más que antes, y incorporar a los consejos generales a 5 representantes del partido de Izquierda.

Objetivo: presidencial 2012

El copresidente de este último, J.-L. Mélenchon, no oculta su intención de renovar esta asociación para las elecciones presidenciales de 2012: en enero de 2011, formalizó su candidatura y luego obtuvo, en junio, la manifestación a su persona de el aparato comunista, con un acuerdo muy generoso para los legislativos que seguirán. En el proceso, arrebató la aprobación de este arreglo electoral con casi el 60% de los votos de los militantes del PCF.

Si pierde sus 2 electos para el Senado, durante la renovación parcial de la cámara en septiembre, el Partido de Izquierda se pone en condiciones de hacer oír su radicalismo y mover las líneas hacia la izquierda durante las campañas de 2012. sus curvas de popularidad, el eco que sus análisis antiliberales y antiglobalización recogen en la opinión pública, y el éxito de sus reuniones hacen que J.-L. Mélenchon acaricie en marzo la perspectiva de reconectar con el voto popular y convertirse en el “tercer hombre ”En las elecciones presidenciales. Pero si la puntuación del Frente de Izquierda en la tarde de la primera vuelta resulta muy honorable, no permite que la candidata le gane el peón a Marine Le Pen que, con el 17,9% de los votos, está muy por delante de 11,1% obtenido por quienes han intentado desafiar sus propias tesis y desafiarlas en su propio terreno. Después de pedir un voto en contra del presidente saliente, J.-L. Mélenchon, no obstante, hizo una cita para las elecciones legislativas de junio.

El copresidente del Frente de Izquierda pretende continuar en el marco de esta elección la lucha que lideró durante la campaña presidencial y para ello anuncia que se postula en la circunscripción de Pas-de-Calais que el presidente del Frente Nacional. Pero sufrió un fracaso en la primera ronda. Asimismo, ante la ausencia de un acuerdo electoral con las formaciones PS y EE-LV, y por el reflejo legitimista de los votantes que pretenden darle a F. Hollande la mayoría que necesita para gobernar, el Frente de Izquierda tuvo que estar satisfecho. con un resultado mediocre: el 6,9% de los votos el 10 de junio, y la tarde del 17, sólo diez diputados, en su mayoría comunistas: de los tres escaños que ocupó, el Partido de Izquierda sólo salva el de Marc Dolez. Con la ayuda de representantes del exterior, finalmente alcanzó la cifra de 15, umbral ahora fijado para formar un grupo en la Asamblea, en este caso el de la Izquierda Democrática y Republicana, que quiere ser la vigilancia social de la mayoría traída. prender.

Del apoyo crítico a la oposición frontal

De hecho, J.-L. Mélenchon, al igual que los miembros electos del Frente en ambas cámaras, se apresuraron a expresar su desconfianza hacia la orientación socialdemócrata y la política de austeridad seguida por el gobierno de Ayrault, algunos en abstenciones o votaciones. contra algunos de sus proyectos de ley, y el otro atronando contra el poder socialista. Pero la oposición frontal adoptada por quien quiere ser más que nunca para representar la tribuna del pueblo no deja de avergonzar tanto al grueso del aparato comunista como a los cuadros del Partido de Izquierda. Considerando que está más en el juego de la extrema derecha, el señor Dolez, cofundador de este movimiento, decide dejarlo en protesta a fines de 2012.

Además, los activistas convocados a reunirse simbólicamente en el marco de una manifestación conocida como la gran “barrida” en el primer aniversario de la elección de F. Hollande, se preguntan por la realidad de los objetivos de J.- L. Mélenchon cuando evoca la posibilidad de convertirse en Primer Ministro para liderar la política que sigue defendiendo. En cuanto al PCF, ansioso por mantener sus baluartes durante las elecciones municipales de 2014 y, para ello, forjar alianzas electorales con los socialistas, busca distanciarse de lo que algunos en el partido consideran confinado al exceso verbal.

El relativo buen desempeño de las listas autónomas lideradas por el Frente de Izquierda y los Verdes en marzo de 2014, así como, en particular, la conquista de Grenoble por esta coalición, parecen confirmar los análisis de J.-L. Mélenchon, a favor de una alianza con ambientalistas. Pero estos últimos, si abandonan el gobierno y ahora se abstienen en gran número de votos de confianza en la Asamblea, aún dudan en tomar la mano que los líderes de la Izquierda pretenden extenderles. Y los comunistas y los miembros del Partido de Izquierda pagan conjuntamente sus recientes disputas en las elecciones europeas de finales de mayo: con el 6,33% de los votos, el Frente de Izquierda se estanca y, ganando 4 diputados, pierde un escaño en la nueva asamblea. Una afrenta suprema a J.-L. Mélenchon: fue hacia el Sr. Le Pen que la ira y la ira populares se volvieron. Esta última decide entonces retirarse temporalmente de la vida política y dimite de la vicepresidencia del partido, al igual que Martine Billard. Ambos dan paso a una gestión universitaria, liderada por Eric Coquerel.

Los éxitos de los movimientos griego y español Syriza y Podemos a principios de 2015 vuelven a poner en la silla a la gran figura tribuna del partido y parecen acreditar sus orientaciones, a saber, la posibilidad de una alternativa real a la izquierda, siempre que sea así. unidos y consigue liderar el desengaño del PS. Sin embargo, las condiciones en Francia aún no parecen cumplirse: por un lado, los comunistas están en movimiento, negociando continuamente con los socialistas para preservar sus bastiones durante las sucesivas elecciones y sin dudar en febrero en votar con la derecha. moción de censura contra el gobierno en la Asamblea, por otro lado, las alianzas forjadas con ambientalistas para las elecciones departamentales de marzo siguen siendo circunstanciales, frágiles y poco convincentes. No obstante, se prorrogaron puntualmente durante las elecciones regionales de diciembre, a pesar de la desgana comunista y la reciente disputa entre J.-L. Mélenchon y C. Duflot. Sin más acierto, ya que al final de la votación, el partido se queda solo con 7 de los 17 concejales previamente elegidos.

El final del Frente Izquierdo

Las diferencias de opinión con los ejecutivos del PCF aumentaron tras la declaración de candidatura a las elecciones presidenciales de 2017 que J.-L. Mélenchon realizó unilateralmente el 10 de febrero de 2016. Reunidos en la misma lucha contra la reforma de la legislación laboral, que el gobierno finalmente impuso en julio de 2016, los comunistas, J.-L. Mélenchon, sus simpatizantes, y lo que queda de los miembros de un partido de izquierda cada vez más debilitado, solo pueden finalmente redactar la observación de sus desacuerdos y firmar en el mismo momento el acta. de divorcio de su unión en el Frente de Izquierda.

Gran diversidad de corrientes

La izquierda incluye corrientes muy diversas, diferenciándose del doble criterio de la referencia al marxismo y la aceptación de los mecanismos políticos clásicos:

– centro izquierda o socialdemocracia, reformista, favorable a un capitalismo gestionado;

– socialismo, a favor de reformas estructurales profundas (nacionalizaciones, planificación flexible), pero apegado a las libertades públicas;

– el comunismo marxista-leninista, que pide la colectivización de los medios de producción e intercambio;

– extrema izquierda, rechazando generalmente el juego institucional y abogando por la acción directa.

izquierdas francesas

En Francia, y desde un punto de vista histórico, podemos reducir la izquierda a cinco elementos afectados por un movimiento de deslizamiento permanente:

– una primera izquierda, liberal, aceptó la herencia de la Revolución y los principios de 1789, frente a una derecha contrarrevolucionaria; empezó a evolucionar hacia la derecha a partir de 1830, con el orleanismo. Su giro fue precipitado por la aparición, a su izquierda, de un radicalismo secular y democrático, que exigía la plena aplicación de los principios de 1789, incluido el sufragio universal, y pretendía extraer de ellos todas las consecuencias políticas;

– momentáneamente triunfante en 1848 (→ Revolución Francesa de 1848), esta izquierda fundó la república y guió su funcionamiento entre 1900 y 1940.

– Las escuelas socialistas, entre las que el marxismo ganó rápidamente un lugar preponderante, constituyen una tercera izquierda, cuyo progreso electoral y parlamentario rechazó a los grupos inspirados en la tradición radical más a la derecha.

– luego viene el Partido Comunista, haciendo referencia exclusiva al marxismo-leninismo;

– y la extrema izquierda revolucionaria.

Intentos periódicos de unión

Finalmente, la diversidad de tendencias da lugar periódicamente a intentos de unión por parte de la izquierda, siendo los más notables el Frente Popular en 1936 y la firma, en 1972, de un Programa Común de Gobierno entre los Comunistas, los Socialistas y el Partido Comunista. Radicales (→ Partido Comunista Francés), que inició el proceso que iba a tener éxito, a pesar de la ruptura momentánea entre estas formaciones en 1978, con la elección, el 10 de mayo de 1981, de François Mitterrand como presidente de la República y de una mayoría de izquierda. en la Asamblea Nacional.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

trece + catorce =