Peste de Antonino – Historia

|Estás en: Home » Definición » Peste de Antonino – Historia

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

LA peste antonina comenzó en el año 165 dC, cuando el Imperio Romano estaba en su apogeo. En ese momento, el emperador que gobernaba Roma era Marco Aurelio, perteneciente al linaje de los Antoninos. Aquí es de donde vino el nombre. El brote de la enfermedad duró hasta el año 180 d. C., tiempo durante el cual afectó al Imperio Romano en su totalidad. También hubo una segunda fase de la enfermedad entre 251 y 266 d.C.

A juicio de algunos historiadores, la peste antonina desempeñó un papel fundamental en el proceso de decadencia del Imperio Romano de Occidente.

Orígenes de la peste antonina

La peste que pulverizó al Imperio Romano tiene distintas lecturas sobre su surgimiento. El primero, menos centrado en la ciencia, indica que la enfermedad se originó en el acto de un soldado. En medio de las diversas acciones bélicas en Oriente, el combatiente habría retirado y abierto una bóveda sagrada en el templo de Apolo. De esta manera, la vasija desprendió una especie de vapor con la peste antonina, ya que la actitud del hombre fue vista como una profanación. Esto inició el contagio de los romanos y extendió la peste entre ellos.

Sin embargo, la versión más aceptada está relacionada con el suministro de alimentos de la región. En ese momento, Egipto era el principal proveedor de semillas del Imperio Romano. De esta forma, según la ingestión de estos granos infectados, la enfermedad se propagaba por el territorio del imperio.

Así, la peste antonina se propagó no sólo por vías terrestres en las que el imperio se expandía desde el punto de vista militar y comercial, sino también por vías navales, hecho preponderante para la propagación de la peste.

Como en el caso de la gripe española, que se disipó en todo el mundo a través del movimiento de contingentes militares durante la Primera Guerra Mundial, la Peste Antonina siguió el mismo proceso a través del regreso a casa de los militares.

Unido a ello está el hecho de que el saneamiento en la época del Imperio Romano se realizaba de forma más rudimentaria que en el siglo XX, aumentando la propagación de la peste antonina. Todos estos aspectos parecían jugar en contra de los enfermos ya favor de la peste.

Descripción de la enfermedad

Sin embargo, lo que más llamó la atención de la peste antonina fueron sus síntomas. Descritas por el médico de Marco Aurelio, Cláudio Galeno, las dolencias se podían notar a simple vista y dejaban a los guerreros en situaciones infrahumanas.

Las enfermedades aparecían principalmente por síntomas como sed excesiva, repulsión a cualquier tipo de alimento, cansancio, delirio, molestias constantes y edema pulmonar.

Otro hecho destacable fue la rapidez con que la peste antonina destruyó a los romanos. En un lapso de unos siete días después de constatados los primeros síntomas, la persona falleció. Hombres adultos que habían peleado muchas batallas heroicas fueron derrotados por un enemigo invisible.

Como todas las enfermedades antiguas, ya fueran anticipadas u ocurridas después de la Plaga de Antonino, los impactos fueron más allá de lo esperado. Afectaron grandemente todos los campos del Imperio Romano. Después de la muerte de Marco Aurelio por enfermedad, la crisis se duplicó.

Sin un mando centralizado y rehén de la peste antonina, la región donde habitaban millones de personas se vio gravemente afectada. Roma, lugar donde había una gran concentración humana, presentaba uno de los escenarios más terroríficos.

El consenso médico indica que la peste de Antonino fue, de hecho, una epidemia de viruela hemorrágica. El alto contagio se dio por tratarse de una enfermedad de transmisión comunitaria a través del contacto con objetos contaminados. Por lo tanto, el ejército de Roma fue un medio ideal para la propagación de la enfermedad, lo que hizo de esta plaga una de las más temibles de todos los tiempos.

Lea también:

Bibliografía:

UJVARI, Stefan Cunha – La historia y sus epidemias. La coexistencia del hombre con los microorganismos. Senac São Paulo, 2003.

http://www.huciteceditora.com.br/_imagens/_downloads/na_saude_e_na_doenca.pdf

https://www.ancient.eu/Antonine_Plague/

https://quatrocincoum.folha.uol.com.br/br/artigos/d/as-pandemias-eo-desenho-da-historia-da-humanidade

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir

Deja un comentario

3 + doce =