Química cotidiana – Curiosidades

, |Estás en: Blog Curiosidades Química cotidiana – Curiosidades

Desde el momento en que nos despertamos hasta que nos vamos a dormir, estamos rodeados de fenómenos químicos y de sustancias químicas. Empezando por el aire que respiramos compuesto principalmente por moléculas de oxígeno (Odos). El fenómeno de la respiración, por ejemplo, es un proceso químico en el que utilizamos moléculas de glucosa como fuente de energía para inhalar oxígeno y exhalar dióxido de carbono.

A la hora de cepillarnos los dientes utilizamos pasta dentífrica con flúor, lo que hace que esta sustancia proteja nuestros dientes de la acción de las bacterias que provocan la caries. Estas mismas pastas dentales pueden contener sales blanqueadoras que actúan como abrasivos y exfoliantes en el esmalte de los dientes.

Cuando ingerimos algún alimento, iniciamos el proceso de digestión, que primero involucra la acción de las enzimas presentes en la saliva (ptialina) que son las encargadas de formar el bolo alimenticio. En el estómago, este alimento sufre la acción degradante del ácido clorhídrico (HCl) ubicado en el estómago. Cuando tenemos ardor de estómago, por ejemplo, significa que la acidez del estómago no está regulada y por eso usamos antiácidos, haciendo que el ambiente estomacal se normalice.

Cuando usamos un transporte, ya sea público o privado, es impulsado por combustible y este combustible se somete a un proceso de quemado (combustión) que genera energía para mover el vehículo. Un proceso de combustión es siempre un proceso químico porque es irreversible, es decir, modifica permanentemente la estructura de la materia.

Gana dinero generando contenido

¿Te gustaría mejorar este artículo y ganar dinero y regalos?
Date de alta en la red social para alumnos y profesores que te paga por estudiar. .

Un fenómeno químico es ese proceso irreversible, es decir, no podemos revertir los reactivos iniciales. Ejemplos de fenómenos químicos presentes en nuestra vida diaria son: hornear pan o bizcocho, respirar, cocinar pasta, usar lejía en la ropa, quemar combustible, encender una vela, entre otros.

Además, cualquier medicamento que tomemos para una enfermedad en particular provoca procesos químicos en nuestro cuerpo, incluidos, por ejemplo, los antidepresivos que actúan para estimular los procesos químicos del cerebro que se ven disminuidos debido a la progresión de enfermedades como la depresión y la ansiedad. El analgésico tiene la función de neutralizar los receptores cerebrales relacionados con el dolor, haciendo que no se sienta y no que se resuelva la causa del dolor.

La gran mayoría de nuestro entorno implica procesos químicos y compuestos químicos y comprenderlos hace que nuestra vida sea más fácil y práctica.

¿Crees que faltan cosas en este artículo?

Si estás estudiando este tema y crees que faltan cosas puedes ganar puntos y canjearlos por gift cards de Amazon, Netflix y muchas más.

Deja un comentario