Blog

radioastronomía –

admin 5 Views diciembre 5, 2021 0
Ver en PDFimage_printImprimir

Rama de la astronomía que estudia la radiación electromagnética de las estrellas en el campo de las ondas de radio.

Campo de estudio e instrumentación

El campo de la radioastronomía está limitado, a nivel del suelo, por la transparencia de la atmósfera a las ondas de radio, y cubre longitudes de onda que van desde milímetros. (radioastronomía milimétrica) unos 15 m. Su limitación hacia longitudes de onda cortas proviene de la absorción de radiación electromagnética por moléculas de oxígeno y vapor de agua en la atmósfera; su limitación hacia longitudes de onda largas se debe a la ionosfera, que refleja hacia el espacio radiación radioeléctrica de origen celeste con una longitud de onda superior a 15 m.

La radiación se captura, amplifica y analiza mediante instrumentos llamados radiotelescopios.

Contribuciones científicas

La primera transmisión de radio de origen celeste fue observada en 1931-1932 por K. Jansky; vino del centro de la Galaxia. El desarrollo de la tecnología de radar provocó un rápido auge de la radioastronomía después de la Segunda Guerra Mundial, con el descubrimiento de muchas fuentes de radio. La radioastronomía permitió, en primer lugar, aclarar conocimientos sobre estrellas que ya se conocían, comenzando por el Sol. Cada longitud de onda de emisión corresponde a una altitud con respecto a la superficie: mientras que la óptica se interesa por la fotosfera, la radioastronomía permite explorar la corona solar. El Sol presenta toda una gama de ráfagas de emisiones de ondas de radio muy intensas, y esto de forma muy variable durante su ciclo de actividad de once años. Estas explosiones tienen una influencia en la física terrestre: desencadenan auroras polares e interrumpen las comunicaciones de onda corta.

[elementor-template id="184764"]

Además, el hidrógeno es el componente principal del Universo. Las galaxias son ricas en ellos. Gracias a la radiación que emite a una longitud de onda de 21 cm, descubierta en 1951, hemos demostrado la estructura espiral de la Galaxia y medido la masa, distancia y velocidad de separación de otras galaxias hasta grandes distancias.

Pero debemos sobre todo a la radioastronomía los descubrimientos, muchas veces inesperados, que han modificado profundamente nuestra imagen del Universo durante medio siglo: quásares, púlsares, radiación de fondo a 3 K, etc. También fue la radioastronomía la que descubrió la insospechada riqueza del medio interestelar en moléculas. En 1970 sólo se conocían unos pocos. El desarrollo de los radiotelescopios permitió descubrir más de un centenar, que muy a menudo contienen carbono y, a veces, son relativamente complejos con más de diez átomos.

image_pdfVer en PDFimage_printImprimir
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.