Raymond Queneau –

, |Estás en: Blog Artes Raymond Queneau –

Raymond Queneau

Escritor francés (Le Havre 1903 – París 1976).

Su obra inclasificable, lúdica y clásica, risueña y seria, exigente y cómica, erudita y popular, cruzó el surrealismo, la literatura comprometida y la novela nueva sin doblegarse a la seriedad ni a la buena conciencia que acompaña a las escuelas. A pesar de una vida personal bastante tranquila y una carrera como editor (en Gallimard), este hombre lleno de misterio, de un inconformismo radical, está habitado por una insatisfacción crónica que lo lleva en 1932 a emprender un análisis y anima su insaciable curiosidad. para todas las áreas del conocimiento. Queneau está fascinado por las religiones, el esoterismo, las filosofías orientales, pero también por las matemáticas, en particular la aritmética de los números primos: miembro de la Sociedad Matemática de Francia, publica artículos (Bordes 1963) e inventa las “Suites de Queneau”. Esta disposición enciclopédica (de 1930 a 1937, se dedicó a un trabajo erudito heterodoxo transpuesto en elEnciclopedia de ciencias inexactas desde Hijos del limo, 1938) lo lleva en 1954 a dirigir la Encyclopédie de la Pléiade.

La escritura es para Queneau una moral, un conjunto de reglas, elemental, porque se basa en una combinación de elementos pero también en la modestia, la sencillez, el clasicismo. Formó parte del grupo surrealista durante un tiempo pero se separó abruptamente (1929) por diferencias personales y su desconfianza en la valoración de la inspiración involuntaria. Odile (1937) relata su conciencia de la importancia del «francés hablado» y de los valores formales de armonía y composición que son los del clasicismo, durante un viaje a Grecia que lo liberó de los surrealistas (el viaje a grecia, 1973, artículos de 1937-1940). Nacido del proyecto singular de reescribir el Discurso sobre el método, su primera novela, Quackgrass (1933), manifiesta así claramente la atención que presta al lenguaje y su preocupación por una “técnica consciente de la novela” frente al “descuido” del género.

El cuestionamiento del lenguaje está en el corazón de la obra de Queneau, quien formula su defensa del «neofrancés» y sus propuestas, serias y menos serias, de reforma ortográfica y sintáctica en Palos, números y letras (1950) y Mecano (1966). Decidido a «patear el tren hacia el lenguaje», crea un idiolecto donde los giros arcaicos y preciosos se mezclan con la jerga y las frases congeladas del habla cotidiana. Interpreta como virtuoso los más diversos niveles del lenguaje y el telescopio de usos literarios (pasado simple, subjuntivo imperfecto) con aproximaciones, juegos de palabras y vulgaridades (el «mi culo» bautizado por Barthes «clausula zazica») del lenguaje popular, multiplica el deformaciones y transformaciones burlescas de las palabras, inventa grafías fonéticas («houature» o «acheleme») y aglutinaciones miméticas («Doukipudonktan»).

Miembro de la Facultad de Patafísica («ciencia de las soluciones imaginarias y la reconciliación de los contrarios») en 1950 y miembro fundador del Oulipo en 1960, Queneau también aboga por el uso de restricciones, siempre lúdicas pero obedeciendo a una lógica implacable, para estructurar y generar novelas y poemas. Ejercicios de estilo (1947), obra «Oulipian por anticipación» inspirada en El arte de la fuga de Bach, explora las potencialidades del enunciado contando una anécdota insignificante de 99 maneras. Cien mil billones de poemas (1961) es la colección, interactiva antes de la hora, de diez sonetos cuyos versos, inscritos en tiras, son intercambiables porque tienen rimas y construcciones sintácticas idénticas, que produce 1014 combinaciones.

Gana dinero generando contenido

¿Te gustaría mejorar este artículo y ganar dinero y regalos?
Date de alta en la red social para alumnos y profesores que te paga por estudiar. .

Queneau escribió ensayos muy variados pero también canciones, fue guionista (Sr. Ripois por René Clement, Muerte en este jardín de Bunuel …) y, en ocasiones, actor. Entre 1933 y 1975, escribió más de mil poemas y quince novelas. Para él, las novelas y las colecciones poéticas son parte de un mismo proceso: el poema es narrativo y la novela también debe ser un poema, con fuertes limitaciones estructurales y efectos de reiteración.

Queneau critica el uso exclusivo de la metáfora y la imagen en la poesía (los Ziaux, 1943). Considerando al poeta como un artesano más que como un inspirado, aboga por un clasicismo caracterizado por el apego a las formas fijas, a lo alejandrino y a las estructuras rítmicas del verso, y utiliza la arbitrariedad y las limitaciones del lenguaje como medio de infinita invención. Su poesía acoge el lenguaje y las realidades de la vida cotidiana (el espacio vivido en Corriendo por las calles 1967, Batir el campo 1968, Divide las olas 1969), los registros triviales y altos, cómicos y trágicos (el momento fatal 1948), discurso psicoanalítico (Roble y perro, 1937, habla de su psicoanálisis) o científico (su Pequeña Cosmogonía portátil, 1950, es una epopeya parodia y enciclopédica que lleva desde la génesis de la tierra hasta las ciencias modernas). Su última colección, Moralidad elemental (1975), mezcla autobiografía, restricción formal (inventa una forma), aritmética (3 partes de 51, 16 y 64 textos, es decir, un total de 131, número primo palindrómico no trivial más pequeño) y la búsqueda mística (los textos de la tercera parte ilustra los 64 hexágonos de Yi King, el Libro chino de los cambios).

Sus novelas de antes de la guerra (los últimos días, 1936; Un duro invierno 1939; Saint-Glinglin, 1948, que se hace cargo Fauces de piedra, 1934, y los tiempos mixtos 1941) son bastante oscuros y su narrativa es relativamente lineal. De la posguerra (Pierrot mi amigo 1942; Lejos de Rueil, 1944; Siempre somos demasiado buenos con las mujeres 1947; el domingo de la vida, 1952; el Vuelo de Ícaro, 1968), explota el juego más en las posibilidades narrativas y el potencial cómico. Zazie en el metro (1959), que lo hizo famoso, es un interrogatorio sobre la confusión de idiomas, géneros y sexos más complejo de lo que parece, que parodia la Biblia, la novela educativa, Odiseo o cómics, repletos de descubrimientos lingüísticos pero también explotando los recursos de un cómic más burdo. Flores azules (1965) es una divertida y taoísta reflexión (Étiemble) sobre la historia, los sueños y el psicoanálisis, que confunde dos existencias hasta el vértigo: Cidrolin descansa en una barcaza y sueña que es el duque de Auge (anagrama de Ego), que abarca siete siglos de historia soñando que es Cidrolin.

Desde poemas hasta novelas, Raymond Queneau ha construido un universo original, que mezcla lo cotidiano y lo maravilloso, la banalidad, la ligereza y la profundidad, la risa y la vida trágica. Más autobiográficos de lo que parece, sus antihéroes, desprovistos de ambición, incluso de deseos, están animados por la nostalgia de la inocencia, en busca de una ataraxia imposible, y sus fábulas jocosas, apuntaladas por preocupaciones metafísicas (ser y no ser, contaminación del real por lo irreal, el vuelo del tiempo …). Su virtuosismo formal es una forma de superar la angustia existencial y su sonrisa traviesa una cortesía de desesperación.

¿Crees que faltan cosas en este artículo?

Si estás estudiando este tema y crees que faltan cosas puedes ganar puntos y canjearlos por gift cards de Amazon, Netflix y muchas más.

Deja un comentario